Atalaya: desde la tela de araña

Cultura en la red, reflexiones, relatos, tutoriales y paridas diversas

[Libro #14] How the Scots invented the Modern World, por Arthur Herman

2016-05-21 13:50 A quien se pregunte porqué no he hablado del 14º aniversario de este blog, sí, en 2002 había internet, blogs, y todo, bueno, Twitter no, ni he lanzado a bombo y platillo mi nueva novela, precuela de Historia Lógico Natural ni he escrito ninguna otra reseña, no, no fue porque Maestra me haya hecho perder la fe en la palabra escrita, es que he estado con este libro, que tiene que ser bueno, porque tiene su propia página en la Wikipedia y también, y en una clara relación causa-efecto, con mi libro, que es algo así como "Cómo los guipuzcoanos (nacidos o residentes) inventaron el mundo moderno. Lo que probablemente no le interesa a nadie, pero tenía que poner mis ideas en orden, y una vez puestas ¿por qué no publicarlo?
Pero me ha llevado mucho tiempo porque, no nos engañemos, este libro es un rollo. La mayoría de los ensayos lo son, pero es qeu si para meterte en faena el libro empieza por contarte como juzgaron por perjurio a (tío con nombre escocés antiguo), sucede que tienes que empezarlo varias veces, hasta que al final o te engancha o te encabezonas en terminarlo sin importar como.
Lo compré hace mucho tiempo, de hecho y fue como preparación para una presentación o tutorial que ya he olvidado y que, al final, no necesitó de tal recurso. Un libro completo que se lleva 10 o 12 horas de tu vida para una presentación, posiblemente dada pro bono, pero es que una presentación, o un tutorial, no es una enumeración de hechos con algún meme insertado sin hilación ni conclusión, es un argumento hilado con ayuda, muchas veces, de una metáfora, como hace muy bien Psicobyte en este Zen de Git. Hablar de la historia de la tecnología de Guipúzcoa, como voy a hacer dentro de dos semanas, necesita leer libros, escribir libros. Los libros que se leen por los que se escriben, aunque este que he leído tiene 400 páginas y el que he escrito 37, qué queréis, una historia alternativa cuesta trabajo, pero también la historia real de Escocia, y eso se nota.
El libro se concentra, sobre todo, en el siglo XVIII, cuando se produjeron los grandes hechos de esa época: la rebelión jacobita, las Clearances, pero también la creación de las universidades de Glasgow y Edimburgo, la creación del "Edinburgh review", y la aparición de grandes luminarias de la economía, la filosofía y, por supuesto, la ingeniería.
Todo ello encaja con una teoria heroica de la Ciencia, de la que, en gran parte, muy pocos escapan, pero a la vez también da suficiente información adicional sobre el contexto social, económico y cultural como para defender, con mayor menor éxito, cómo los escoceses lograron contribuir a ese mundo moderno, que no sé si inventaron, pero al menos hicieron por él mucho más que otras naciones. Y no señalo a nadie.
En resumen, un libro árido, pero que si logras sobreponerte a él, acaba mereciendo la pena el esfuerzo.

[Libro #13] Maestra, de L. S. Hilton

2016-04-26 07:28 Este es uno de los peores libros que he leído nunca. Y ha leído libros malos. Algunos los he dejado de leer al rato. Pero, con este, simplemente no podía admitir que fuera tan malo, así que lo he aguantado hasta el final, aunque sea sólo para certificar la ausencia de todo tipo de cualidad redentora.
Pero vamos primero con lo que la novela no es. No es un thriller. No tiene nada de thriller. Un thriller no es una novela donde matan a gente. Debe haber thrill, emoción, anticipación. Esa emoción que precede al asesinato y que te hace, como en los títeres de cachiporra, gritarle al personaje "No, por ahí no" o al malo "No, no, vete, vete". No, los crímenes pasan, el asesino o asesina se queda tan pancha y el muerto no puede quedarse otra cosa que muerto. ¿Hay emoción en la persecución del asesinato? No, tampoco. Tras el primero queda claro que todo va a queda impune, así que a pesar de algún intento de la autora de que parezca que hay alguna tensión en la misma, no, no la hay.
¿Es "la novela más sexy que leerás este año"? Desde luego, no pienso leer ninguna novela más de este estilo en una buena cantidad de años, así que es posible que sea la más "sexy", lo que quiera que signifique eso. Que en este caso significa que hay sexo. Pero habrán pensado que meter crímenes y sexo es una fórmula ya un poco trillada. ¿Qué más le podemos meter, dicho sea sin ningún tipo de intención? Ah, sí. Coprofilia. Venga, un toquecito aquí y allá, para que no digan que no innovamos en la literatura. Y arte. Muchos nombres de pintores, así sin ton ni son. Salvo Artemisia Gentileschi, cuyos cuadros parecen darle una especie de hilo conductor (más allá del sexo, asesinato, parte aburrida, sexo, asesinato) y que quizás sea lo único que salve a esta obra del cero patatero.
¿Aparte de esto, qué queda? Demasiados pañuelos Miu Miu y ropa de Prada. Detalles de vestuario que se quedan en eso. Hay ropa cara y ropa barata. Los personajes son intercambiables. Gordos, desaliñados, estúpidas, estúpidos. La autora ha decidido tratar con infinito desprecio a toda la creación, a toda su creación, inclusive a Judith Rashleigh, ¿qué tipo de nombre es ese?. Y ya que hablamos de nombres, "da Silva" no es un nombre italiano. Es portugués. Y el traductor también tiene culpa. Uno no se pasea "por" una Riva. Se pasea "en" una Riva, que es una lancha, una maravilla artesanal, el Rolls Royce del mar. Y hay que informarse un poco sobre los silenciadores subsónicos. Que no silencian tanto. Que viene en la wikipedia. Y vaya lío que se hace con la Ruger y los silenciadores.
En resumen, un perfecto mojón que no me cabe duda que, con los mimbres anteriores, se convertirá en todo un éxito.

[Libro #12] The investigation, de Philippe Claudel

2016-04-06 20:35 En general, las novelas suelen ser una forma artística pegada a la realidad. Para empezar, suelen ser narrativas, cuentan algo. También tratan de describir con palabras cosas que podrían haber sucedido, suspendiendo la incredulidad usando una serie de elementos narrativos: motivaciones, atmósferas, percepciones.
No tiene por qué ser así, claro está. Los personajes en una novela no tienen por qué tener ningún tipo de motivación. Van haciendo cosas, y les van sucediendo cosas, quizás unas detrás de otras. Al final se alcanza un clímax, los héroes vencen, los asesinatos se resuelven, las puertas se cierran o se dejan abiertas para otras novelas. En la pintura hace tiempo que se superó esa barrera. En pintura se usan colores y a veces más cosas para crear una imagen que, en general, es bidimensional pero que no tienen ni que ser narrativa ni, en realidad, hacer nada más que provocar una respuesta, de algún tipo, en el que la contempla. Pero en el camino entre lo concreto y lo totalmente abstracto como Rothko o similar, se encuentra uno a genios como de Chirico. Combina elementos que, por separado, son reales, existen, son concretos. Pero, como en un sueño, se yuxtaponen elementos chocantes y se crea un efecto inquietante de espacios inabarcables y de soledades insuperables. El tren parece que nunca va a llegar a la Gare de Montparnasse, y aunque llegue, las dos siluetas que avanzan por el paisaje no están interesadas en el mismo o serán incapaces de encontrar a quien vaya a desembarcar del mismo. La chica que avanza con el aro por el misterio y melancolía de la calle va a chocar con el vagón, dentro del cual nos espera algo que, quizás, ya se ha ido o nunca ha estado allí. Esa tensión visual, de sombras de algo que no llegamos a ver, de arcadas que llegan hasta el infinito, de ventanas vacías, provoca mucho más horror que la soledad de las pinturas de Hopper.
Todo esto es para hablar de La Investigación de Claudel, un libro que me compré recomendado a saber por quién y que comparte libro con otro libro inquietante de Stanislav Lem, recientemente reeditado. Y son los dos libros en los que un Investigador recibe la tarea de averiguar qué ha sucedido con una serie de muertes, en el caso que nos ocupa por suicidio, suicidas todos Empleados de una Firma.
Por el camino figurativo de este libro nos encontramos a otro pintor Tooker. Más que de Chirico, Tooker pinta a personas reconocibles en ambientes también reconocibles. El metro, la playa, probadores, un comedor, una oficina del gobierno. Pero se trata de multitudes que se ignoran. La ciudad y la Firma de The Investigation son de Chirico, pero la descripciones de las escenas son totalmente Tooker. Las escenas en el comedor del Hotel son Lunch de Tooker.
La investigación, al final, no importa demasiado. Importan las escenas, las descripciones, las imágenes, un Investigador que hace lo que tiene que hacer enfrente de un Policía que tambien lo hace en un mundo hostil y que apenas entiende, sin que esa hostilidad ni la incomprensión sirvan como excusa para que el Investigador deje de hacer nada, porque por hostil que pueda ser un mundo, siempre puede serlo un poco más. Y, al final, una historia que es metáfora de sí misma y que convierte a esta novela en algo que, como obra de arte, provoca una serie de emociones en el lector, más que una serie de explicaciones. Por eso, una obra excepcional, que merece la pena leer y que, por tanto, agradezco a quien me la haya recomendado el haberlo hecho. Aunque no recuerde quien fue tal Recomendador.

[Libro #11] The Lime Twig, de John Hawkes

2016-04-05 07:50 Aunque es un libro corto, necesité dos tandas de lecturas para leerlo. Se trata de un libro complicado. La historia, aparentemente, es la de una persona, Michael Banks, que quiere robar un caballo con ayuda de un par de fascinerosos. Pero, de alguna forma, se acaba convirtiendo en una historia de horror, de un descenso a los infiernos en las que, como un juego de tronos hípico, casi todos acaban mal parados.
Pero la historia tiene relativa poca importancia; la tiene el horror al que son sometidos los personajes: la mujer de Michael, Margaret, a la que secuestran no queda muy claro por qué; los asociados de Banks y el propio Banks que es sometido al horror a través de la seducción de la que no puede escapar. Descripciones densas, sensoriales, situaciones imposibles y castigos sin sentido, en una historia oscura a través de la que cuesta trabajo avanzar. Sin duda tiene su público, pero la combinación gótico-literaria resultó un poco excesiva para mi. Pero si le gustó a Flannery O'Connor, quién soy yo para quitarle mérito. Así que anímense a leerla o al menos a intentarlo.

[Libro #10] Fates and Furies, de Lauren Groff

2016-03-29 07:45 Supongo que fue en el Time, como en muchos otros casos, donde leí por primera vez acerca de este libro, aunque en el momento que lo comencé, poco después de recibirlo como regalo de cumpleaños de Fernando, no tenia en mente mucho más, que es posiblemente la forma adecuada de acercarse a un libro.
Una vez leído, puedo decir que es una mezcla de The Interestings, por el ambiente artístico y Gone Girl, por casi todo lo demás. No hay asesinatos, pero sí la carrera artística de Lancelot, por bue nombre Lotto, que pasa de ser un actor fracasado a un dramturgo de mucho éxito, y eso se cuenta en la primera parte, Fates, donde el punto de vista imperante es el suyo. La segunda, Furies, sucede aproximadamente donde termina la primera, pero se narra desde el punto de vista de su esposa, Mathilde, y te obliga a reinterpretar no sólo lo ocurrido en la primera, sino el planteamiento del libro y el propio concepto de destino.
Y la felicidad. ¿Qué es la felicidad? ¿Qué es lo que hace feliz a alguien? ¿Los éxitos? ¿La ausencia de fracasos? ¿El crecimiento personal? ¿El de las personas que te rodean? ¿Las parejas deben de tener confianza o ignorancia? ¿Monogamia o poligamia extrema? ¿Arte o comercio?
El narrador en tercera persona de las dos partes está acompañado por un meta-narrador, que aparece entre corchetes, y que a veces le contesta o le adelanta acontecimientos, a modo del coro de las obra de teatro griegas, en las que en parte se inspira, como se inspira casi toda la narrativa moderna. En ese sentido, también es una exaltación del deus ex machina. La parte Furias no es sino una exposición de las machinas de todos los dei que aparecen en la primera parte.
Por todo eso y porque, además, la narración es ágil y entretenida, es un libro que merece la pena leer. No sé si de cinco estrellas, pero de cuatro y una de neutrones, seguro.

Se comenta en...

  • RMP en [Cómic #15] Arrugas, de Paco Roca
  • R. en [Comic #7] Crónicas de Jerusalén, de Guy DeLisle
  • RMP en [Cómic #4] Un zoo en invierno, de Jiro Taniguchi
  • Lucía en [Libro #1] El hombre que pintó al dragón Griaule, de Lucius Shepard
  • Lucía en [Libro #16] El abuelo que saltó por la ventana y se largó de Jonas Jonasson
  • Lauandlau en Los 100 de Atalaya 2006, v 1.0
  • Jose Antonio en No compréis una Polti AS-520
  • JJ en [Libro #26] Pan, educación y libertad de Petros Markaris
  • josemaria en [Libro #26] Pan, educación y libertad de Petros Markaris
  • JJ en [Libro #22] Asimov's January 2014
  • Sobre Atalaya

    Esta es la bitácora o blog de Juan Julián Merelo. Si quieres contactar con el autor, usa su correo electrónico jjmerelo (arroba) gmail.com, o simplemente deja un comentario. Y si quieres leer alguna cosa más de las que escribe, prueba esta novela

    Listas de deseos

    A veces leo

    Otras veces escribo en

    Blogalia Blogalia