Atalaya: desde la tela de araña

Cultura en la red, reflexiones, relatos, tutoriales y paridas diversas

[Libro #12] La cola de la serpiente, de Leonardo Padura

2015-07-21 20:24 Es enteramente posible que este libro me lo haya regalado alguien como Fernand0 o PJorge. De hecho es seguro que es un regalo, aunque es posible que sea un auto-regalo. Padura es santo de la devoción de esta Atalaya, donde, por cierto, no sé para qué diablos pongo el ordinal del libro si cada vez leo menos y además no hago otra cosa más que leer libros. Bueno, y cómics. Una pila de los cuales, por cierto, tengo por ahí sin comentar. Los pondré todos ahí, del tirón.
Pero este libro merece un comentario a ritmo más pausado, ritmo caribeño que cae fuera de las estaciones del año como sus otros libros pero que encaja con el inspector Mario Conde, a quien le tocan asesinatos especialmente raros y que como cualquier currante tiene que tragar mucha mierda para poder hacer su trabajo bien, el trabajo de meter a los malos en la cárcel.
En este caso el muerto es chino, residente en el barrio chino de Cuba, un barrio en el que estuve y que era tan cochambroso como el resto de Habana Centro pero donde podías encontrar una calle repleta de restaurantes chinos. Sin embargo, esa pequeña China donde, por cierto, ningún promotor ni camarero era chino, es muy diferente de la China hermética con la que se encuentra Mario Conde, donde nadie sabe nada y todos tienen algo que ocultar. Como en las cajas chinas, el crimen parece estar relacionado con una sociedad secreta china, pero al abrir esa caja se encuentra con la santería, cuya caja, a su vez, oculta también ritos masónicos o, simplemente, otra caja repleta de dinero. Con su melancolía, su amigo el flaco, su amor del Pre que volvio de Italia, Mario Conde va abriendo cajas, poco a poco, y encontrándose también con restos del pasado y con las personas que, efectivamente, acabaron por meter a la gente dentro de las cajas, que en algún caso son cajas de muertos.
Una novela más breve de lo habitual y tan metafórica como siempre, un Padura que no hay que perderse. Como ninguno de ellos, claro.

[Libro #11] How to sharpen pencils, por David Rees

2015-06-28 20:09 Por un lado, este libro es exactamente lo que cuenta el título (y subtítulo: A Practical & Theoretical Treatise on the Artisanal Craft of Pencil Sharpening for Writers, Artists, Contractors, Flange Turners, Anglesmiths, & Civil Servants). Es decir, un manual para afilar lápices. Capítulo a capítulo, va hablando de afilalápices manuales, eléctricos (estos hay que evitarlos), cómo afilar a navaja... Pero poco a poco, empezando por el capítulo en el que describe cómo hay que tratar a los afiladores electricos, se va convirtiendo en una épica surrealista, que incluye listas, consejos e ilustraciones de un hierático afilador, del trabajo manual e individual. O algo así.
Lo curioso es que, lo que quiera tratar de conseguir, lo consigue. Es leerlo y le entran a uno unas ganas locas de afilar lápices. Le empiezan a dar pena esos que se encuentra uno mochos y deshilachados en los lapiceros y empieza a aprenciar la gracia de los nunca bien ponderados lápices del Ikea. Despierta verdadera admiración por manufacturas vascas El Casco, de las que ya leí en Monocle y que son el epítome de los productos de escritorio de lujo, incluyendo los mejores afilalápices del mercado, que sacan puntas dejando sólo un fino polvillo como rastro y que te cuestan lo que un móvil de gama media. Pero, qué caray, quiero uno. Ya tengo un móvil de gama media, después de todo. Y en ellos, hasta el sonido de la ventosa está estudiado para provocar una sensación de trabajo bien hecho en el usuario.
En resumen: que merece la pena echarle un vistazo. Aunque sea a salto de mata y al lado de la piscina, que es una actividad en la que los afiladores de lápices verdaderos nunca se entretendrían.

[Libro #10] The Origin of Evil de Ellery Queen

2015-06-27 20:24 El origen del género negro está en el pulp, un formato de bolsillo, con papel y encuadernación de baja calidad y donde los autores usan seudónimos, que a veces se heredan de unos a otros. Este es el caso de Ellery Queen, dos personas, Daniel Nathan y Emanuel Lepofsky, que escribieron toda una serie de novelas a lo largo de 40 años, con el protagonista Ellery Queen, un escritor de misterio que se dedica a resolver crímenes.
Es más, es que el libro que me prestó Anónima es un verdadero pulp publicado en 1956 y que le viene de familia. Una delicia con el verdadero tacto y olor de un pulp y todas sus desventajas: ir sujetando sus páginas por el metro de Nueva York (donde se publicó) para que no se caiga en pedazos.
Tras esto, casi es superfluo lo que pueda decir sobre la novela en sí. Ellery Queen es un maestro del pulp y del género negro y la novela satisface todas las expectativas. Aunque comienza con un misterio más tradicional, del tipo "¿Cómo diablos puede matarse a un menda con un perro muerto?". Así empieza la novela: una mujer (que Ellery Queen describe con todo lujo de detalles) lo busca para que investigue la muerte de su padre adoptivo, fallecido de un ataque al corazón unos días después de recibir un perro muerto con un mensaje. Ellery deja de lado el libro que está escribiendo para asistir a la chica y a la policía, cruzándosele por medio, como femme fatale que nunca falta, la mujer del socio del occiso y una serie de curiosos personajes, cada uno con sus intereses en el asunto.
La novela, sin elevarse más que lo justo del nivel pulp es entretenida con giros infinitos y arenques rojos para hacer cuarenta quilos de sushi. Por todo eso, totalmente satisfactoria y muy aconsejable.

[Cómic #3] The Royals, Masters of War

2015-06-14 13:11 Me pillé esta novela gráfica en una librería especializada en Nottingham atraído por esa portada que muestra Spitfires, la casa blanca y a un tío con una cazadora de aviador y la bandera de Inglaterra volando, aparte del sello de Vertigo, esos cómics de DC más "adultos" y fuera de cualquier tipo de continuidad en el universo de la firma. Además, a priori parecía atractivo el tema: las casas reales son en realidad mutantes y el contexto, la segunda guerra mundial.
Y vamos a ver, no es que no cumpla lo que promete. Es exactamente eso. El mundo se mete en la segunda guerra mundial y las casas reales, mutantes ellos, han hecho un pacto de no intervención, más que nada porque, como sucede con las bombas atómicas, se puede liar pardísima si lo hacen. Mas hete aquí que el heredero británico, sin poder aguantarse el cuerpo, empieza a darles para el pelo a los nazis y a partir de entonces el resto de las casas reales (salvo un Borbón, qué buen papel habría hecho, o unos Bonapartes, o esos Vittorio Emmanueles, qué gran traje superheroico habrían hecho) se empiezan a dar para el pelo.
Todo esto es clásico superheroico. Como es de Vertigo, había que provocar un poco más de lo normal: las viñetas violentas son todo lo explícitas que puedan ser, con brazos arrancados y cabezas voladas a tutiplén, y además hay pistas de un cierto incesto en la casa real británica, pero no mucha más provocación.
Lo que viene a decir que la premisa inicial se cumple, pero se diluye... Los personajes se sitúan bien en escena, pero finalmente no acaban de realizar todo su potencial. El emperador japonés, por ejemplo, es el más desaprovechado. Hay una tercera parte del libro que es perfectamente obviable, aunque, afortunadamente, el final tiene su gracia y está relativamente bien pergeñado.
En resumen, que es una historia interesante sin que vaya a pasar a los anales del cómic ni, para el caso, de la realeza.

[Libro #9] Como leer Nueva York, de Will Jones

2015-06-13 18:49 Que Nueva York tenga apenas 400 años, menos que la mitad de los barrios de Granada, no quiere decir que no haga falta entenderlo o, como anuncia este libro, leerlo. Más allá de las atracciones turísticas y a través de sus edificios y de sus esquinas, la ciudad te está contando algo, pero hace falta una cierta ayuda para entenderlo, ayuda que encontrarás en este libro.
El libro, subtitulado "Una Guía De La Arquitectura De La Gran Manzana", describe, organizados en los estilos que se sucedieron en la ciudad, diferentes edificios desde el punto de vista de la arquitectura y de las fuerzas económicas que los construyeron. A diferencia de casi cualquier ciudad europea, no fue la religión ni el gobierno el que creó la mayoría de los edificios: fueron los empresarios que, o bien para mostrar su poderío o bien como inversión, crearon la mayoría de estos edificios, que son, también, no sitios para visitar, elementos de un parque temático, sino lugares donde se vive y se trabaja. Llama la atención que hasta el MOMA tuvo que construir una extensión (que puedes ver, justo a la vuelta de la esquina) habitable para financiarse, o que la estatua de la Libertad (en realidad, la base, la estatua en sí era un regalo de Francia) tuviera que crearse por suscripción popular, como contó nuestro guía, a base de publicar en un periódico los nombres de todas las personas que dieron algo para hacerla posible.
En general, por tanto, es un libro útil y me lo leí en el avión de ida hacia allá, para releerlo, en voz alta, enfrente del propio hito una vez en la ciudad. Los dos iconos en la portada son también emblemáticos: es difícil andar por Midtown sin ver el edificio Chrysler, que es, además, uno de los más bellos, igual que es difícil andar por la ribera sur de Manhattan y perderse la estatua de la libertad y el nuevo número uno del World Trade Center.
El único problema que tiene es que ya tiene un par de años y en Nueva York no paran de construir. Aunque figura el recién abierto 1 de World Trade Center, aparece el viejo Whitney en vez del nuevo, de Renzo Piano, que se acaba de inaugurar. También habían desaparecido los árboles de la torre Trump. Es lo que tiene Nueva York: en unos años, el libro puede que esté totalmente obsoleto. Pero, mientras tanto, puedes usarlo para entender mejor esta ciudad que es un mundo en sí misma.

Se comenta en...

  • JJ en [Libro #6] Marruecos a vuelo de pájaro, de Juan Goytisolo
  • Mariluz en [Libro #6] Marruecos a vuelo de pájaro, de Juan Goytisolo
  • guille en [Ayuda] ¿Quién canta esto?
  • JJ en [Cómic #1] Hawkey, de Fraction, Aja y Pulido
  • josemaria en [Cómic #1] Hawkey, de Fraction, Aja y Pulido
  • JJ en L
  • Senior citizen en L
  • JJ en L
  • Palimp en L
  • JJ en L
  • Sobre Atalaya

    Esta es la bitácora o blog de Juan Julián Merelo. Si quieres contactar con el autor, usa su correo electrónico jjmerelo (arroba) gmail.com, o simplemente deja un comentario. Y si quieres leer alguna cosa más de las que escribe, prueba esta novela

    Listas de deseos

    A veces leo

    Otras veces escribo en

    Blogalia Blogalia