Atalaya: desde la tela de araña

Cultura en la red, reflexiones, relatos, tutoriales y paridas diversas

[Libro #22] The center cannot hold, de Harry Turtledove

2014-09-28 09:59 Si hay una lección que nos enseña la historia es que nadie aprende las lecciones que nos enseña la historia. Cada uno que interprete esto como le dé la gana, pero es también el mensaje que impregna este libro, que es el volumen central de una trilogía que, a su vez, forma parte de un terceto de trilogías. Todo el cogollo de esta historia alternativa de Turtledove que, a su vez, es el centro del colectivo de historiadores alternativos. No puede haber más centro.
Y el centro no se sostiene, como cuenta el título. Este tomo de la historia abarca desde la mitad de los años veinte hasta los años treinta en un mundo cuya premisa fundamental es la división de Norteamérica en dos estados tras la victoria secesionista en la guerra de tal nombre. Cincuenta años más tarde, sigue dividida, pero los estados confederados han perdido la primera guerra mundial y los Estados Unidos ocupan Canadá (ganado a los británicos, sus enemigos en la guerra) y Utah donde los levantiscos mormones, pertrechados de camisas blancas y chapitas con su nombre precedido por "Elder", ponen bombas y disparan a todo soldado americano de ocupación que se encuentran a tiro.
Estos estados desunidos pasan por episodios familiares: la efervescencia bursátil de los felices 20, seguidos por el crash, la gran depresión y la ascensión de partidos populistas en la persona de Jack Featherston, del Partido de la Libertad de los estados confederados.
Turtledove usa su método habitual de recorrer en cada capítulo una serie de personajes, soldados, trabajadores pero también presidentes del gobierno y personas de partido que van dando diferentes ángulos de la historia y discutiendo las consecuencias de las decisiones que otros toman. Los personajes que unen más hebras son los femeninos: una mujer que venga la muerte de su marido y que posteriormente escribe un libro sobre esa aventura en los estados del Sur es la que más aparece mencionada por los diferentes personajes. Turtledove nos viene a decir que los pequeños actos y decisiones personales pueden cambiar la historia, pero los que verdaderamente la mueven son las mareas populistas y nacionalistas ante las cuales las personas están totalmente impotentes y no pueden hacer nada.
Esa es la conversación que más se repite entre los diferentes personajes: una sensación de inevitabilidad e impotencia ante la cual lo único que cabe es huir. Personajes que ven con claridad como otros personajes caminan hacia la perdición y al caos al cual van a ser arrastrados ellos, inevitablemente, pero no pueden hacer nada salvo huir y a veces ni eso.
Mientras que en Worldwar el mensaje era Simeoniano: si trabajamos y queremos, podemos darles para el pelo a estos malditos marcianos, aquí es más bien Van Gaaliano: nunca positifo, siempre negatifo. Lo que deja, al final, una impresión también ligeramente negativa: el libro necesita 700 páginas para contártelo y durante mucho, muchísimo tiempo, no pasa prácticamente nada, simples historias cotidianas de personajes que te ayudan a conocerlos y a establecer vínculos con ellos pero que resultan excesivos cuando hay más de veinte. Las historias independientes, en sí, tienen más atmósfera que tensión y eso lastra bastante el libro, que me ha costado casi un mes acabar. El problema con los libros en serie es que enganchan, soy un lector en serie de libros en serie... Pero si no te gusta ni la historia alternativa ni, en general, la historia no os lo aconsejo lo más mínimo.

[Libro #21] A Highly Unlikely Scenario, or a Neetsa Pizza Employee's Guide to Saving the World de Rachel Cantor

2014-08-30 10:39 Hay libros de esos raros que te llegan no sabes muy bien de dónde y que te sorprenden agradablemente, porque parecen ser una cosa y en realidad son otra totalmente diferente. U otras.
Este libro, que posiblemente me llamó la atención por su título, porque me gustan los libros con títulos largos y elaborados, empieza de una forma suave e inocente. Leonard, un empleado de la corporación del título, Neetsa Pizza, espera en su habitación blanca las llamadas de soporte de usuario, a las que responde usando escenarios, como los del título. La compañía sigue la filosofía pitagórica y poco a poco vas descubriendo un mundo dirigido por el líder supremo en el que los sistemas ideológicos y filosóficos están asociados a corporaciones de comida rápida: baconianos, neomaoístas, incluso los dadaistas, todos tienen su corporación de comida rápida. Pero de repente una de las llamadas que recibe Leonard resulta ser de Marco Polo y el choque entre la cultura hikikomori de Leonard con las ganas de visitar el mundo de Marco Polo es curioso y le hace replantearse una serie de cosas. Como su relación con su familia.
Leonard es judío y había recibido de su abuelo una serie de mensajes, que sólo debía de dar a su nieto. Pero su abuelo, muerto, empieza a hablarle y le da instrucciones para salvar el mundo, relacionadas, wait for it, con el manuscrito Voynich y ciertos estudiosos de la cábala del siglo XII.
Lo dicho, totalmente inesperado. Con exposiciones curiosas de filosofía y de cabala, es, como Breakfast with the ones you love de Fintushel (que quizás usaron como base para la recomendación de Amazon, igual me llegó por ahí) un exponente de la ciencia ficción judía donde los mitos y las tradiciones cabalísticas son la clave para el desarrollo de la trama.
En resumen, por lo inesperado, lo curioso de los personajes y lo divertido que es a veces, una novela bastante buena. Y Rachel Cantor, una autora a seguir.

[Libro #20] Train dreams, de Denis Johnson

2014-08-25 08:38 Seguro que hay alguna razón válida para que este libro acabara en mi Kindle. Los trenes en el título, por ejemplo, o alguna recomendación de mis suministradores habituales de recomendaciones. Pero en todo caso el libro resultó totalmente diferente a lo que yo me esperaba. Cuanta la historia de Robert Granier, una persona cuya vida ha estado ligada al tren, por trabajo, por los silbidos que oía desde su cabaña por la noche, por ser el medio de transporte que usaba con cierta frecuencia en su Idaho natal. También porque su familia, en su primer recuerdo, lo mandó en un tren a casa de unos tíos, donde efectivamente se crió y creció.
No es por tanto una novela de viajes, de un vagabundo que va de tren en tren, sino de una persona ligada a su tierra, a su cabaña y a la que le ocurren una serie de desgracias que le convierten en un ermitaño. La narración no sigue un orden lineal, sino que va dando saltos, como si fueran los sueños de una persona cerca de la muerte y tienen un cierto halo de realismo mágico que es bastante poco habitual en las novelas americanas. En su trabajo, en su vida, va conociendo a personas, hablando con ellas, esas personas entran y salen y le van contando episodios curiosos, donde aparecen indios, mujeres-lobo y, por supuesto, ferrocarriles.
Una lectura ligera y curiosa, como digo. Cuatro estrellitas, qué menos que eso.

[Libro #16] Asimov's April/May 2014, varios autores

2014-08-21 14:19 Un número de Asimov's que tiene como plato fuerte a William Preston, con una curiosa historia sobre una raza inmortal y cómo llega a tratarla el gobierno, "The Principles", una historia de amor de Robert Reed en una ucronía que empieza en la época de los romanos y que es capaz de transmitir en el espacio de una novela corta un mundo completo y una fábula orfeica, "Of finest scarlet was his gown", de poco considerado Michael Swanwick y que a mi me parece uno de los mejores relatistas de ciencia ficción de hoy.
El lector atento (si es que existe) habrá notado que este libro está fuera de secuencia; lo tenía por ahí para reseñarlo pero hasta ahora no he encontrado el hueco. Lo siento. No volverá a pasar. No es cierto, pasará cientos de veces.

[Libro #19] A time of gifts, de Patrick Leigh Fermor.

2014-08-21 10:49 En dos frases: un clásico de la literatura de viajes y un rollo pedante.
Compré este libro en una librería de segunda mano de Vancouver. Un libro dedicado "con todo el amor" de alguien a otra persona que, necesitada o simplemente decepcionada por el libro, lo acabó vendiendo hasta que acabó en mis manos. El libro tiene anotaciones puntillosas que señalan ciertos errores, incluso anotaciones en lápiz que pueden ser erróneas porque se ven a pesar de haber sido borradas. Quizás la persona que lo recibió no fue capaz de aguantar errores sobre el lugar de reproducción de las anguilas. O igual le pareció un rollo, como a mi.
A priori, el libro es atractivo: un joven inglés inquieto, incapaz de encajar en ningún tipo de educación formal pero, a pesar de ello, con ciertos conocimientos de lenguas clásicas y una capacidad prodigiosa para los idiomas, decide ir andando desde Holanda a Constantinopla, que todavía no era Estambul, a pie. Esto sucede diez meses después de la ascensión de Hitler al poder, en una Europa convulsa que se preparaba para la masacre de unos años más tarde.
Lo hace con muchas ganas de conocer gente, de beber, cómo se pone el tío, sopla más que un corneta bizco, más de una vez se despierta sin saber dónde y con poco dinero, cuatro libras que en aquella época daban mucho de sí pero que hoy en día apenas te dan para un viaje en el metro de Londres. Va alojándose de transeúnte, en palacios de amigos, y qué amigos, condes, vizcondes y títulos nobiliarios muchos más raros que abundan en las páginas como piojos en costura, margraves y boyardos, del que recuerdo sólo al boyardo Tamaroff, que era un malo del Capitán Trueno, o quizás el ministro de Vivienda del doctor Muerte... por las páginas del libro se va paseando él, pero también detalles arquitectónicos tediosos de basílicas en algún lugar de la república checa, cómo los lansquenetes trajeron el barroco a toda Europa en la forma de sus mangas y cómo se dicen los nombres de los ríos en todos los idiomas centroeuropeos.
En concepto y en ejecución es un libro único; la erudición de la persona es considerable, pero la búsqueda de la Bohemia de las obras de Shakespeare tiene un atractivo limitado para el lector de hoy. La librera que me vendió el libro me comentó que ya no se hacían viajes así. Pero tampoco se escriben libros así, libros del "Gran tour" europeo que te pasean por toda la historia, arte y folklore de los lugares. Interesante como referencia y quizás como inspiración, como sin duda lo ha sido a escritores de viajes posteriores, como Jan Morris. Pero tedioso, aburrido, pedante y, para mi, totalmente prescindible.

Se comenta en...

  • JJ en [Libro #18] A darkness more than night, de Michael Connelly
  • Esteban en [Libro #18] A darkness more than night, de Michael Connelly
  • Esteban en [Libro #18] A darkness more than night, de Michael Connelly
  • yhoysi en [Libro] Cuentos de otro mundo, de Ángel Olgoso
  • Tasksjye en Compartir una impresora en linux usando CUPS
  • santi en How-NOT-to Actualizar ubuntu a la ultimísima versión
  • José Antonio en How-NOT-to Actualizar ubuntu a la ultimísima versión
  • JJ en How-NOT-to Actualizar ubuntu a la ultimísima versión
  • José Antonio en How-NOT-to Actualizar ubuntu a la ultimísima versión
  • Tesla en How-NOT-to Actualizar ubuntu a la ultimísima versión
  • Sobre Atalaya

    Esta es la bitácora o blog de Juan Julián Merelo. Si quieres contactar con el autor, usa su correo electrónico jjmerelo (arroba) gmail.com, o simplemente deja un comentario. Y si quieres leer alguna cosa más de las que escribe, prueba esta novela

    Listas de deseos

    A veces leo

    Otras veces escribo en

    Blogalia Blogalia