Atalaya: desde la tela de araña

Cultura en la red, reflexiones, relatos, tutoriales y paridas diversas

Historia fiel cierta en un 90% de una visita al parque nacionalnatural de Cabárceno, y de si había leones (o no) [y 5ª parte]

2003-09-02 10:18 leon (uno solo)

Conclusión in des exaesperada


Eligiendo una de las dos direcciones aleatoriamente, seguimos hacia delante, y llegamos a unos cangurillos (wallabíes, que no es una secta mahometano-canguril); simpáticos, pero cangurillos. Tras atravesar linces, babuinos, y otros antílopes, o, quizás, los mismos, llegamos a las hienas. Seguían sin estar allí.
"Fácil" dije yo. "Volvemos a los elefantes, y empezamos de nuevo". Pues no. Llegamos a unos antílopes. Vuelta a la casilla de salida. De ahí, vuelta a los antílopes. Al final, vimos los leones, tras pasar por los elefantes tres o cuatro veces. A esas horas del día, ya empezabas a encontrarte a los coches en los cruces, parados, no sabiendo si ir hacia las hienas, los elefantes, o seguir el puerro de color fucsia. "Pero mira el mapa, Pepe", se oía; pero en el mapa los hipopótamos estaban cambiados de sitio, y el niño que estaba echando los dientes lo había usado a modo de sustituto de un mordedor.
A mí me daba ya igual, porque ya había visto los leones. "El ciclo de la vida", decía una de mis hijas. Pero el problema ahora era salir, no sin antes visitar la fauna ibérica y los rinocerontes y jaguares. Precisamente, en la zona ibérica decía muy claramente "no salir del coche", porque andaban por allí, sueltos como las olas del mar, las monas de Gibraltar, colocadas en esa zona no sé si con ánimo reivindicativo o como representación simiesca, que se te pueden tirar a los pelos y darte un disgusto, pero, claro, la otra fauna ibérica se pasa por el forro del cuero del BMW las instrucciones, así que una feliz familia extendida se dirigió hacia los susodichos monos o monas, y nosotros nos quedamos parapetados en el vehículo, a verlas venir: a las monas hacia la familia o a los guardias con escopeta cargadas con postas de sal hacia cualquiera de ellas. Pero no sucedió ni lo uno ni lo otro.
A partir de ahí, los coches raleaban, y para ver a Bambi, un gamo postadolescente cuya cornamenta no disuadió a mis hijas de darles hierba, estábamos solos. Así que salimos al atardecer, tras unas horas en contacto con algo parecido a la Naturaleza pasada por Hormaechea, y, como suele decirse, cansados, pero felices. Al menos, más que otra familia, de la que se escuchaba "Pero si no hemos visto al león, buaaaaa" "Calla, niño, la próxima vez te vienes con Rodríguez de la Fuente, y que te lo encuentre él"

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://atalaya.blogalia.com//trackbacks/10983

1
De: Atalaya: desde la tela de araña Fecha: 2005-11-23 10:02

El románico erótico cántabro: «Mensajes para los iniciados, representación del pecado o simplemente escenas de la vida cotidiana, la colegiata de Cervatos tiene en su exterior una sorprendente cantidad de canecillos procaces, incluyendo múltiples figuras itif»



Comentarios

Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.80.157.133 (b8e69c4ca4)
Comentario
¿Cuánto es: mil + uno?

Se comenta en...

  • JJ en [Libro #22] Fantasía, de Emilia Pardo Bazán
  • Palimp en [Libro #22] Fantasía, de Emilia Pardo Bazán
  • marta en [Libro #21] Birchwood, de John Banville
  • JJ en [Libro #10] The son, de Jo Nesbo
  • Anónima en [Libro #11] Prisoners of Geography, de Tim Marshall
  • JJ en [Libro #3] A Christmas Carol, de Charles Dickens
  • PABLO PASCUAL LÓPEZ en [Libro #3] A Christmas Carol, de Charles Dickens
  • JJ en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • Anónima en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • JJ en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • Sobre Atalaya

    Esta es la bitácora o blog de Juan Julián Merelo. Si quieres contactar con el autor, usa su correo electrónico jjmerelo (arroba) gmail.com, o simplemente deja un comentario. Y si quieres leer alguna cosa más de las que escribe, prueba esta novela

    Listas de deseos

    A veces leo

    Otras veces escribo en

    Blogalia Blogalia