Atalaya: desde la tela de araña

Cultura en la red, reflexiones, relatos, tutoriales y paridas diversas

Personalización masiva

2003-09-05 12:07 Inicialmente, lo personal era símbolo de inconformismo. Cualquier cosa que te distinga externamente como persona, puede hacerte destacar, y puede convertirse en una manifestación política, como llevar una cresta mohawk (red skin) o ir pelado y con unas botas Doc Martens (skin) o simplemente no pelarse ni afeitarse, y llevar una camiseta con el Ché (...algo a la izquierda de la derecha).
Alvin Toffler, en su Tercera Ola, empezó a hablar de la personalización masiva: los sistemas de fabricación flexible permiten hacer tiradas pequeñas de cualquier tipo de producto, de forma que, eventualmente se pueden hacer productos diferentes para cada persona; hoy en día en cualquier ciudad puedes ir a una tienda de camisetas donde te pueden bordar una donde ponga "Zoy er mejó" en tres colores diferentes. En muchas marcas de coches no se comienza a fabricar el producto final hasta que el comprador no lo configura, a veces desde una página web.
En informática, y fuera de la informática también, la personalización se convierte en skinning; en juegos de rol masivos en Internet, hay expertos en skinning que te "construyen" la apariencia del avatar a medida, como contó Helen Kennedy en el congreso New Media Paradigms; los móviles se pueden personalizar con logos, melodías y carcasas, y se ha desarrollado toda una cultura (o subcultura, me da igual) que es el tuning de coches.
Hasta ahora, esta personalización tendía a ser "soft", es decir, posible dentro del software: juegos, la pantalla de un móvil; pero se está empezando a usar una personalización "hard", es decir, aunque detrás esté algún tipo de programa, un objeto puede cambiar físicamente para adaptarse al usuario. Donde yo he visto esto es en los coches: el Volvo S40, por ejemplo, "recuerda" varias configuraciones de espejos, asientos, y lo lleva guardado en la "llave", de forma que al abrir el coche empieza a menearse hasta que se pone como el usuario correspondiente lo ha puesto por última vez. Al parecer, el Renault Laguna tiene hasta 5 configuraciones diferentes, que guarda en una tarjeta.
No será difícil que, en el futuro, esta "personalizacion" siga un protocolo de interfaz abierto, de forma que, llevando uno encima un llavero o un colgante, cuando se monte en un coche, o entre en una habitación de un hotel, ésta le pregunte sus preferencias (usando algún tipo de conexión inalámbrica), y las recuerde cuando vuelva la próxima vez, o cuando vaya a alguna otra habitación de hotel.
Lo curioso es que la personalización, algo que comenzó como un signo de rebeldía, se convertirá simplemente en un gadget más. Pero así es la vida.

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://atalaya.blogalia.com//trackbacks/11076

1
De: Atalaya: desde la tela de araña Fecha: 2005-08-17 09:12

Personalización masiva en En.Red.Ando: «Acaban de sacar en la sección enredados de En.Red.Ando mi artículo sobre personalización masiva, una versión corregida y bastante aumentada de esta atalaya antigua, pero que gira alrededor del mismo concepto: qué pu»



2
De: Atalaya: desde la tela de araña Fecha: 2005-11-14 15:43

Música personalizada: « Hace poco vi un anuncio, que no he vuelto a encontrar, de una compañía de móviles española, donde anunciaba melodías para el móvil personalizadas; pero no en el sentido de que te puedes bajar la melodí»



Comentarios

1
De: Algernon Fecha: 2003-09-05 16:40

¡Interesante! A ver si esto me inspira para un post :)



2
De: JJ Fecha: 2003-09-05 16:43

Yo también voy a seguir tirando de la hebra... :-)



3
De: fernand0 Fecha: 2003-09-05 17:34

La personalidad se convirtió en 'mainstream'. Ahora lo revolucionario es reconocerse vulgar y todo el mundo presume de tener mucha personalidad, aunque no la tengamos.

Casi todo es muy personalizable, pero poca gente lo personaliza, porque cuesta tiempo, hay que aprender a hacerlo.... (en casi todas las teles y los vídeos -no hay que tener un Volvo ;P- se puede poner el nombre de la cadena que estamos viendo. Casi todo el mundo lo hace cuando compra el aparato, pero en casi todas las casas veremos que los nombres no corresponden con algunas cadenas: cambiaron de sitio, pero no gastaron tiempo en la parte de personalización). Me acabo de acordar de la web semántica (je). O es automático, o no será.



4
De: JJ Fecha: 2003-09-05 17:42

Si, debería ser automático; en el Volvo lo es. "Recuerda" las posiciones que tú hayas puesto, no tienes que decirle "memorizar, ahora lo pongo, ahora te acuerdas".
También supongo que el que fueran de interfaz abierto ayudaría.



5
De: Tubbo Fecha: 2003-09-05 18:53

Pues yo discrepo (no podría ser de otro modo) con lo epuesto por Merelo. ;))

Dice Merelo lo personal, inicialmente, era símbolo de inconformismo y esto no es cierto.

En el principio, lo personal fue símbolo de exclusivismo y estaba solamente al alcance de los aristócratas y, posteriormente, de los burgueses.

Antes de las camisetas del ché (nada exclusivas, por cierto) estuvieron muy de moda las bordadoras que eran unas señoras, generalmente muy atareadas, que se dedicaban a bordar en las camisas las iniciales del nombre y apellidos de quien quería dotar de cierta exclusividad sus camisas.
Yo he conocido hasta quien se hacía bordar el escudo de armas.

Eso sí que era personalizar la vestimenta y no el ponerse una del ché o dejarse una cresta en la cabeza, cuya finalidad no es precisamente la de distinguirse como individuo sino la de identificarse con un determinado grupo con el que alienarse (lo contrario al individualismo del burgués, que es al que realmente debemos nuestro desarrolo cultural).

Hace unos años yo solía llevar bordadas tres letras A.L.B. en mi pechera junto a la bandera naútica correspondiente a la X. Hoy en día, en que cualquier patán puede hacerlo, ya no merece la pena.

Conclusión, en un mundo masificado las personalizaciones (excepto la de la cara de cada uno y a veces ni eso) no son más que meras quimeras con las que juegan los publicistas para sacarnos el dinero.



6
De: Tubbo Fecha: 2003-09-05 18:56

Se me olvidaba.
Nadie realmente exclusivista permitiría que le cuelguen un llavero chivato de esos.
El exclusivista es por definición original y sus gustos son creativos y cambiantes.
Solamente los patanes hacen o piden lo mismo vayan a donde vayan.



7
De: el cavilante Fecha: 2003-09-05 21:27

Yo quiero ser original, único, inimitable. Por eso pienso lo mismo que Tubbo. Bueno, no, lo mismo que JJ. Esto, tampoco, ... ¡Jo!, menuda personalidad.



8
De: Tubbo Fecha: 2003-09-05 21:38

Oiga cavilante que yo no he dicho a cual de los dos grupos pertenezco actualmente, si al de los exclusivistas o al de los patanes. ;))



9
De: zarita curnita almira Fecha: 2006-10-29 14:27

me parece super interesante pero kiero encontrar noticas de prensa ke para analizar la personalizacin masiva y no las encuentro((((((())))))



10
De: xupita marixa c ulita Fecha: 2006-10-29 14:28

me parece super genial



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.145.101.227 (5e587fe963)
Comentario

Se comenta en...

  • JJ en [Libro #3] A Christmas Carol, de Charles Dickens
  • PABLO PASCUAL LÓPEZ en [Libro #3] A Christmas Carol, de Charles Dickens
  • tpeliculas en [Libro #31] Crimen contra reloj, de Frank Launder y Sidney Gilliat
  • JJ en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • Anónima en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • JJ en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • tripu en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • fernand0 en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • josemaria en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • armando en Las olas van y vienen
  • Sobre Atalaya

    Esta es la bitácora o blog de Juan Julián Merelo. Si quieres contactar con el autor, usa su correo electrónico jjmerelo (arroba) gmail.com, o simplemente deja un comentario. Y si quieres leer alguna cosa más de las que escribe, prueba esta novela

    Listas de deseos

    A veces leo

    Otras veces escribo en

    Blogalia Blogalia