Atalaya: desde la tela de araña

Cultura en la red, reflexiones, relatos, tutoriales y paridas diversas

Promesas incumplidas 1: paz y amor

2003-09-19 20:12 Ya que vamos de series, voy a comenzar una nueva serie, que no sé cuánto jugo me dará, ni cuánto durará: promesas incumplidas por la internet. Yo no sé qué os contaron cuando os metieron en la Internet, u os metísteis vosotros solos, pero a mí me daba la impresión, pardillo yo, de que era un sitio con muy buen rollito donde, además, todo el mundo iba a ganar un montón de dinero sin darle un palo al agua.Para muchos, el comienzo de la internet vino con el correo electrónico, a finales de los 90, bien en alguna de las redes conectadas a Internet, como Bitnet, o bien a través de BBSs conectadas entre sí; algunos incluso con conexión directa. Y uno se acordaba de cuando estaba en una organización juvenil y se metía en una red de Pen Pals, amigos por correo, y se escribió un par de veces con unos hermanos de Trinidad y Tobago.
Pensaba que la internet iba a ser algo así, pero más rápido. Ibas a entrar en Internet, e ibas a empezar a escribirte con gente de Turquía, alguna república soviética o África subsahariana; a través de ello, ibas a conocer otros pueblos, otras costumbres, y del conocimiento iba a venir la comprensión, y, lo dicho, la paz mundial.
Algunos incluso lo intentaron; véase este mensaje que trataba de parar la guerra entre Perú y Ecuador. Bueno, de hecho, lo siguen intentando.
Y al principio, de hecho, pasaba algo de eso. No era inhabitual recibir algún mensaje de algún amigo, o paisano, o ni lo uno ni lo otro, que se conectaba a Internet por primera vez, y, entusiasmado, mandaba mensajes a todo el mundo. De eso hablé en esta primera Atalaya (la primera que, como tal, se emitió por la radio), de la que hace unos seis años.
Será que nos vamos haciendo viejos, o será que la internet también se va haciendo vieja, o serán las dos cosas. El hecho es que ya no existe ese espíritu de "reach out and hug a friend", de explorar, de conocer cosas nuevas. No sé, quizás la gente que entre nueva sí lo tenga, pero también tienen suficiente con escribirle a sus amigos, charlas con ellos con el MSN y el IRC y todo eso, y ver las páginas web de su serie favorita, para ponerse a buscar cosas nuevas. Es ya tanto lo que hay, que un solo sitio web necesitaría una vida entera para explorarlo...
Aparte que también descubres que, una vez conocido a alguien de Mongolia exterior, puede ser tan aburrido como tus colegas de toda la vida. Así que, ¿para qué moverse?
En fin, una promesa incumplida. Y sólo es la primera.

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://atalaya.blogalia.com//trackbacks/11476

Comentarios

Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.158.183.188 (82f13ccd06)
Comentario

Se comenta en...

  • JJ en [Libro #3] A Christmas Carol, de Charles Dickens
  • PABLO PASCUAL LÓPEZ en [Libro #3] A Christmas Carol, de Charles Dickens
  • tpeliculas en [Libro #31] Crimen contra reloj, de Frank Launder y Sidney Gilliat
  • JJ en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • Anónima en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • JJ en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • tripu en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • fernand0 en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • josemaria en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • armando en Las olas van y vienen
  • Sobre Atalaya

    Esta es la bitácora o blog de Juan Julián Merelo. Si quieres contactar con el autor, usa su correo electrónico jjmerelo (arroba) gmail.com, o simplemente deja un comentario. Y si quieres leer alguna cosa más de las que escribe, prueba esta novela

    Listas de deseos

    A veces leo

    Otras veces escribo en

    Blogalia Blogalia