Atalaya: desde la tela de araña

Cultura en la red, reflexiones, relatos, tutoriales y paridas diversas

La cadena trófica bitacórica

2004-02-13 01:00 La blogosfera funciona como un ecosistema. El equivalente de la energía solar sería la información que viene del exterior, de los medios de comunicación, y de los caletres de cada cual. La cantidad de información que proviene del exterior es, en principio, constante, lo que ocurre es que hay variaciones estacionales: en vacaciones no solo hay menos noticias, sino que la gente tiene menos gana de ponerse a cavilar qué diablos escribir en la bitácora; eso puede explicar que la cantidad de historias experimente ciertas variaciones estacionales. Hasta ahora no se notaban mucho porque quedaban ocultas por el aumento de historias debido al aumento de las bitácoras, pero empezará a notarse cada vez más.
A partir de ahí, se empiezan a crear historias. Los consumidores primarios se alimentan principalmente de las noticias externas (y aquí incluyo a los que escriben cosas que se les ocurre a ellos mismos); serían algo así como los herbívoros. Lo que ocurre es que de estos no hay muchos, en realidad la mayoría la mayoría son un poco omnívoros: degluten igual la hierba extra-blogosférica que la tierna carne procedente de otros congéneres blogosféricos.
Algunos, finalmente, los que están al final de la pirámide trófica, se alimentan exclusivamente de otros blogs. De estos grandes predadores, evidentemente, hay pocos, no en vano se llama pirámide. Cuantos mas haya, a menos tocarán. Finalmente, alguno tendrá que desaparecer. El ecosistema no puede soportar más de una especie, o unas pocas.
Lo interesante de la analogía es que la temática de un blog se puede igualar a un nicho ecológico. También es interesante buscar qué nichos ecológicos se hayan sin ocupar (lo cual, habitualmente, no sucede en la naturaleza, la naturaleza aborrece el vacío).

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://atalaya.blogalia.com//trackbacks/15709

Comentarios

1
De: fernand0 Fecha: 2004-02-13 08:33

Te olvidaste de los buitres y las hienas ;)



2
De: JJ Fecha: 2004-02-13 09:18

Pozí. Y de los parásitos, simbiontes, de los que usan la imitación....
La ecología es muy complicada... si te animas a ampliar.
Lo más curioso es la historia que publiqué hace un año. Los ciclos de la vida...



3
De: fernand0 Fecha: 2004-02-13 10:00

Yo también he detectado auto-ciclos. ¿Estará acabándose esto, como dicen algunos?



4
De: JJ Fecha: 2004-02-13 10:21

Los ciclos son ciclos de renovación.... ;.)



5
De: JJ Fecha: 2004-02-13 10:34

¿Quién será? Id afilando vuestras espadas para cortar cabezas...



6
De: Algernon Fecha: 2004-02-13 10:34

Esto es como "Los Inmortales"...

...sólo quedará uno :D



7
De: lgs Fecha: 2004-02-13 10:35

Este sistema no es cerrado.



8
De: JJ Fecha: 2004-02-13 10:42

Los ecosistemas tampoco lo son. Yo diría que, al menos, hay tres tipos de entradas. Una serían las noticias que provienen del exterior, pero habría otras, creo yo.



9
De: jorge alberto Fecha: 2007-02-23 05:13

chido eeeeeeeee



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.161.3.96 (e11ae72252)
Comentario
¿Cuánto es: mil + uno?

Se comenta en...

  • George Windsor en Vuelven los buenos tiempos
  • JJ en [Libro #22] Fantasía, de Emilia Pardo Bazán
  • Palimp en [Libro #22] Fantasía, de Emilia Pardo Bazán
  • marta en [Libro #21] Birchwood, de John Banville
  • JJ en [Libro #10] The son, de Jo Nesbo
  • Anónima en [Libro #11] Prisoners of Geography, de Tim Marshall
  • JJ en [Libro #3] A Christmas Carol, de Charles Dickens
  • PABLO PASCUAL LÓPEZ en [Libro #3] A Christmas Carol, de Charles Dickens
  • JJ en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • Anónima en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • Sobre Atalaya

    Esta es la bitácora o blog de Juan Julián Merelo. Si quieres contactar con el autor, usa su correo electrónico jjmerelo (arroba) gmail.com, o simplemente deja un comentario. Y si quieres leer alguna cosa más de las que escribe, prueba esta novela

    Listas de deseos

    A veces leo

    Otras veces escribo en

    Blogalia Blogalia