Atalaya: desde la tela de araña

Cultura en la red, reflexiones, relatos, tutoriales y paridas diversas

La payola, el iPod y la teta de Janet Jackson

2004-02-13 01:00 Hace tiempo, las discográficas pagaban a las emisoras para que pusieran las canciones que había que escuchar, o directamente, para que las pusieran en las listas de escucha, y fueran emitidas una y otra vez.
La distribución de música a través de internet ha acabado con eso. Para empezar, las listas de más vendidos se calculan directamente a partir de las ventas. O simplemente, a partir del número de copias diferentes que circulan por los sistemas P2P.
Ahora hace falta enseñar una teta, y, con todo y con eso, no pasas del número 68 (es en Salon, hay que tragarse la publicidad para ver el artículo). Lo dicho, malos tiempos para la lírica.

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://atalaya.blogalia.com//trackbacks/15756

Comentarios

1
De: JR Fecha: 2004-02-13 18:00

Chiste redondo de haber llegado al puesto 69.



2
De: JJ Fecha: 2004-02-13 18:17

:-D No había caido... bueno, de hecho, ha _pasado_ del 69, pero solo por uno.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.196.72.162 (c73e28d5dd)
Comentario

Se comenta en...

  • Linker SEO en La internet invisible
  • pioneerseo en La internet invisible
  • Less Annoying CRM Review en [Libro #21] Birchwood, de John Banville
  • food open near me en [Libro #21] Birchwood, de John Banville
  • cara membesarkan alat vital pria dengan tangan en La internet invisible
  • obat kuat en La internet invisible
  • Linker SEO en La internet invisible
  • Linker SEO en La internet invisible
  • parsa en [Libro #17] American Noir, recopilado por Ellroy & Plezner
  • uali20 en [Libro #21] Birchwood, de John Banville
  • Sobre Atalaya

    Esta es la bitácora o blog de Juan Julián Merelo. Si quieres contactar con el autor, usa su correo electrónico jjmerelo (arroba) gmail.com, o simplemente deja un comentario. Y si quieres leer alguna cosa más de las que escribe, prueba esta novela

    Listas de deseos

    A veces leo

    Otras veces escribo en

    Blogalia Blogalia