Atalaya: desde la tela de araña

Cultura en la red, reflexiones, relatos, tutoriales y paridas diversas

Holgando

2002-06-25 21:10 En el siglo XIX, estaba claro el tema de la huelga, como estaba claro el tema del trabajo.
Se trabajaba, en general, en un sitio determinado y fijo, para un patrono. el patrono poseía los medios de producción, el trabajador ponía su habilidad o su fuerza a su servicio. Si el trabajador dejaba de trabajar, se declaraba en huelga, el patrono dejaba de ganar (y el trabajador también, claro).
En el siglo XXI en el que estamos, las cosas no están tan claras. Evidentemente, sigue habiendo fábricas, y minas, y la gente va allí físicamente para trabajar, y trabaja con sus manos. Pero, en general, el concepto de huelga va perdiendo sentido, convirtiéndose en algo simbólico, como va ampliándose el sentido de la palabra trabajo.
Para empezar, no siempre los medios de trabajo pertenecen a un empresario. En el caso de las pequeñas empresas, en muchos casos se trabaja en régimen de cooperativa, o de comunidad de bienes. Eso no es nuevo, lo que es nuevo es que muchos medios de producción, un ordenador, por ejemplo, están prácticamente al alcance de cualquiera.
Las relaciones de producción también cambian; en algunos casos en beneficio del productor, otras veces del empresario. Del "tantos días trabajas, tanto cobras" se pasa al "tanto haces, tanto cobras". Si se tarda un día más en hacer un trabajo, el único que pierde es el productor, no el empresario.
Por otro lado, gran parte de los trabajos y de las empresas están automatizados. La distribución de aguas, las comunicaciones... En Telefóonica se declararon el jueves pasado el 50% de los trabajadores en huelga. ¿Lo notó alguien? Al descolgar el teléfono, seguía dando tono. El servicio al cliente sufriría un poco, pero tampoco creo que nadie se diera cuenta.
También ocurre que muchos trabajos son de tipo intelectual: investigación y desarrollo, publicidad, diseño... y cada vez forman una porción mayor de la masa trabajadora. En este caso, aunque un día ese trabajador no se siente delante de una mesa de diseño o un ordenador, ¿es que se va a dejar de pensar?
En resumen, que, en trabajos que sigan requiriendo presencia física, medios de producción caros y ajenos, y sean de tipo físico y no intelectual, seguirá teniendo sentido el concepto de huelga, pero en los demás casos, que serán mayoría pronto si no lo son ya, habrá que buscar formas más creativas de luchar por los intereses del currito.

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://atalaya.blogalia.com//trackbacks/1708

Comentarios

1
De: lgs Fecha: 2002-06-26 10:28

Vi esto porque lo señalaste en respuesta a lo de rvr en su cuaderno de bitácora. Menos mal.

Hablas de "formas más creativas de luchar por los intereses del currito".

No es que a mí lo de "luchar" me guste (soy esencialmente poco combativo), pero puede que vaya siendo hora de que en copensar (y en la lista de correo de la parte alta de la página, a la derecha) nos vayamos dedicando al uso de técnicas de pensamiento creativo, con ejemplos prácticos en las áreas de la política (democracia, huelgas), la educación, y el tráfico.



2
De: lgs Fecha: 2002-06-26 11:28

Un ejemplo, si quieres, en inglés pero te puede servir, aquí.

En Constructive Thinking hay más.

Había otra página que ha caducado, con más ejercicios y ejemplos.

Seguramente hay más técnicas pero estas funcionan muy bien.

Lo importante es poder ampliar la propia percepción de las posibilidades. Eso creo.



3
De: Yam Fecha: 2002-06-30 22:58

Pues es cierto que hoy día la huelga no es lo que era... Ni siquiera en las empresas más "tradicionales": una huelga en una fábrica de automóviles, por ejemplo, en realidad a quien más perjudica es a los fabricantes de componentes, y viceversa. Por no mencionar las huelgas de servicios públicos, que hacen mucho más daño al ciudadano que utiliza esos servicios que al empresario que, muchas veces, es simplemente un organismo público.

Lo que ocurre es que pedir un nuevo modelo de... bien, digamos que de "lucha laboral", a nuestros sindicatos, es como pedir una renovación de ideas y de métodos a Monseñor Lefevre.



4
De: fernanda belen jaramillo Fecha: 2008-12-17 14:02

14375572



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.225.54.120 (0f9f8a5c91)
Comentario

Se comenta en...

  • curso manipulador alimentos homologado en [libro #20] Trunk Music, de Michael Connelly
  • Google Adsense en 10 razones (o por ahí) por las que cada vez ganas menos dinero con AdSense
  • Jabon casero en [libro #14] Bad Monkey, de Carl Hiaasen
  • JJ en [Libro #10] The son, de Jo Nesbo
  • Anónima en [Libro #11] Prisoners of Geography, de Tim Marshall
  • JJ en [Libro #3] A Christmas Carol, de Charles Dickens
  • PABLO PASCUAL LÓPEZ en [Libro #3] A Christmas Carol, de Charles Dickens
  • JJ en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • Anónima en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • JJ en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • Sobre Atalaya

    Esta es la bitácora o blog de Juan Julián Merelo. Si quieres contactar con el autor, usa su correo electrónico jjmerelo (arroba) gmail.com, o simplemente deja un comentario. Y si quieres leer alguna cosa más de las que escribe, prueba esta novela

    Listas de deseos

    A veces leo

    Otras veces escribo en

    Blogalia Blogalia