Atalaya: desde la tela de araña

Cultura en la red, reflexiones, relatos, tutoriales y paridas diversas

El identificador personal universal

2004-03-30 01:00 Recientemente, James Gleick publicó un artículo en el NYTimes llamado Fuera de mi espacio de nombres (que está ya retirado, pero que podéis leer también en el sitio web del autor), que trata de la importancia de los nombres en esta era conectada, y como diferentes espacios de nombres, es decir, compartimentos estancos que cualificaban a los nombres (tal como el compartimento estanco de "música" o el comportamiento estanco de "fruta", que pueden cualificar a la palabra "Apple"), se están fusionando y poniéndose al lado unos de otros gracias a los buscadores y a la globalización.
El artículo mencionaba el caso de varias personas que, porque se les ocurre llamarse como alguna compañía (imaginaros Levi Strauss, como en Regreso al Futuro), no pueden tener su propia página web o su propio nombre de dominio, porque las compañías suelen tener los abogados con las corbatas más caras y se lo quitan. Así que, ¿porqué no proponer un identificador personal universal?
Ya existe tal cosa, en realidad: el URI, o Uniform Resource Locator, o localizador universal de recursos, una sintaxis para crear un identificador único para cualquier cosa del mundo mundial. En realidad, se parece a los URL, Universal Resource Locators, o localizadores universales de recursos: el URL de una página, por ejemplo, http://atalaya.blogalia.com/pagina/otra/cosa.html, es, a la vez, su URI.
Volvamos entonces a las personas. Ahora mismo, dependiendo del pais, el URI de una persona es algo así como [nombre] [primer-apellido-de-los-padres]. El problema es que si se usara esto como URI no sería universal, ni único; si no, que se lo digan a los miles de Antonios López que hay por el mundo. Se puede ayudar con algún tipo de número de identidad, tal como person://[numero-ID]@nombre.apellido, pero también es chungo, porque ese número lo suele dar un estado, y los chavalillos no tienen porqué tenerlo. Usemos otro tipo de convención.
person://[nombre-propio].[nombre-padre].[nombre-madre].[nombre-abuelo].[nombre-abuela].[nombre-abuelo].[nombre-abuela]
por ejemplo:
person://ataulfo.chindasvinto.urraca.sigerico.berenguela.witiza.flor
Este URI sería bastante más único, pero nadie te asegura que si todos tus padres y abuelos se llaman José y María, seas el único, por lo que se podría dar una colisión en el espacio de nombres. Hay varias formas de evitar esto. Primero, caray, llamarte de otra forma. Que te pongan Diego Enrique o Alan Jesús de las Mercedes. Segundo, usar números. Todas los juzgados del mundo deberían tener un comprobador de URIs cuando uno llegue a inscribir al neonato, y si hay una colisión, se le dice,
-Se siente, macho, ya existe el person://jose.jose.maria.jose.maria.jose.maria .
-Bueno, pues póngale usté José María.
-También.
-Pues Maripuri. Hala.
En fin, es solo una propuesta. Así de por vida, uno tendría su propio URI, que no podría quitarle nadie, y además, gratis, que serviría como identificación universal. ¿Se os ocurren otras alternativas?

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://atalaya.blogalia.com//trackbacks/17160

Comentarios

1
De: fernand0 Fecha: 2004-03-30 14:59

El artículo tiene buenas ideas, pero me pareció un poco espeso. En todo caso, tenemos reciente el caso de Mike Rowe que creo que no lo comentó.



2
De: JJ Fecha: 2004-03-30 15:41

El artículo no está mal, aunque poco de lo que dice es nuevo, y efectivamente, no comenta eso.



3
De: inwit Fecha: 2004-03-31 12:40

Uff... qué susto... Si ya me jode que el estado me asimile a un número único que puede usar para controlarme, imagínate si, si me voy a Taipei y pido un trabajo, pueden rastrear cuántas veces me peleé con mi jefe aquí (lo que a la sazón es la razón de irme a Taipei).

Hasta me trabo del susto que me da. Mejor dejemos los URIs para las cosas y digamos que el Antonio López que yo conozco es alto y con barba. Y que si lo confundo con otro, a lo más nos pegamos una "follá" de reir, como dicen en Jaén.

La gracia del mundo está en su imperfección, o mejor, en la de nuestro sistema de comunicación. Si nos comunicáramos perfectamente, esto sería un rollo, y además me quedaría sin tema de investigación y sin trabajo, porque qué interés tiene modelar la imprecisión humana si no existe tal cosa...



4
De: JJ Fecha: 2004-03-31 12:48

Si, pero imagínate que alguien te trinca el Inwit y te lo va ensuciando por ahí por esos mundos? O que te escribe Microchof y te dice que ellos tienen registrado inuit por los esquimales, y que no tienes derecho a usarlo?



5
De: SegFault Fecha: 2004-03-31 14:32

Ya lo resolvieron en ICQ: un número a cada uno :-D

--
SegFault



6
De: JJ Fecha: 2004-03-31 18:25

Si, y ahora los números con pocas cifras se subastan en eBay...



7
De: Eduardo Arcos Fecha: 2004-04-11 09:37

Creo que el mejor identificador personal es el email. Es único, es muy fácil obtener uno y SIRVE. Es algo establecido y sumamente usado.



8
De: JJ Fecha: 2004-04-11 19:03

Si, pero qué pasa si tu email preferido ya lo han pillado?



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.234.247.118 (9bcb52b9fd)
Comentario
¿Cuánto es: mil + uno?

Se comenta en...

  • mrycogwls en La internet invisible
  • Testosterone Booster Reviews en La internet invisible
  • JJ en [Libro #22] Fantasía, de Emilia Pardo Bazán
  • Palimp en [Libro #22] Fantasía, de Emilia Pardo Bazán
  • marta en [Libro #21] Birchwood, de John Banville
  • JJ en [Libro #10] The son, de Jo Nesbo
  • Anónima en [Libro #11] Prisoners of Geography, de Tim Marshall
  • JJ en [Libro #3] A Christmas Carol, de Charles Dickens
  • PABLO PASCUAL LÓPEZ en [Libro #3] A Christmas Carol, de Charles Dickens
  • JJ en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • Sobre Atalaya

    Esta es la bitácora o blog de Juan Julián Merelo. Si quieres contactar con el autor, usa su correo electrónico jjmerelo (arroba) gmail.com, o simplemente deja un comentario. Y si quieres leer alguna cosa más de las que escribe, prueba esta novela

    Listas de deseos

    A veces leo

    Otras veces escribo en

    Blogalia Blogalia