Atalaya: desde la tela de araña

Cultura en la red, reflexiones, relatos, tutoriales y paridas diversas

Redes minimundo: el mundo es un pañuelo, y puedo probarlo

2004-04-13 01:00 A ver si a alguno de ustedes le ha pasado algo como esto: entablan conversación con el compañero de asiento en un medio de transporte, y resulta que su tío fue el compañero de la mili del suegro de su hermana. O les suena de algo el nombre de un escritor, o de un conferenciante, lo enganchan tras la conferencia y descubren que han ido al mismo colegio, y que los dos tuvieron a la misma maestra en él. Estas relaciones sociales aparecen continuamente, y, cuando uno las ve, no tiene por menos que exclamar aquello de "El mundo es un pañuelo".
Bueno, pues resulta que a alguien se le ocurrió a finales de los años sesenta comprobar efectivamente si el mundo era un pañuelo. Para ello, dispuso el experimento siguiente (via araucaria): le dio a una serie de personas en dos estado del medio oeste americano una carta, diciéndoles que tenían que enviarla a una persona en Nueva York, pero no les dio la dirección de esa persona. Se la tenían que apañar como pudieran, pero las cartas tenían que entregarse personalmente. Bueno, pues resultó que la mayoría (simple, no absoluta; once cartas, de hecho) de las cartas sólo pasaron por seis personas antes de llegar a su destino. En dos casos, sólo necesitaron 2 intermediarios; en otros dos casos, necesitaron 10. En media, fueron más o menos seis los grados de separación, o el número de personas, que separaban a una persona cualquiera de otra en Nueva York.
De ahí viene precisamente lo de los seis grados de separación, una película y obra de teatro que tuvo cierta repercusión a principios de los años noventa.
En esa película, precisamente, no actuaba Kevin Bacon, que ya es difícil, porque tenía un montón de actores. Pero a alguien, más adelante, quiso sustituir la relación "conoce lo suficiente como para darle una carta", que fue la que se usó en el experimento de Milgram de arriba, por la relación "ha actuado con"; y usar como destinatario Kevin Bacon: por ejemplo, el grado de Bacon de Carmen Sevilla es de 2, sorprendentemente pequeño; si tenemos en cuenta todos los actores (al menos, los que están en la base de datos de pelis de Internet), la media de enlaces, es decir, la media de películas que hay que recorrer para llegar de un actor a otro, es de casi tres.
¿Y qué pasa con la red de redes, la web, o su infraestructura subyacente, la internet propiamente dicha? Pues más o menos lo mismo: con menos de veinte enlaces podemos ir de cualquier página a cualquier otra, siempre que efectivamente estén enlazadas, claro.
Tampoco es que eso tenga mucha gracia, se puede pensar. Uno quizás, si vive en un bloque pequeño, conoce a todos sus vecinos; en una clase no muy grande, puedes conocer a todos tus compañeros. ¿Se trataría entonces de una red no ya minimundo, sino micromundo? Pues no. Lo esencial de una red pequeño mundo no es tanto la distancia media entre los diferentes nudos de la red, sino cómo cambia esa distancia según se van añadiendo nuevos nudos y nuevas ramas a la red. Si al cambiar de una red de 100 nudos a otra con 1000 nudos la distancia media cambia de 3 a 30, pues no lo es. Eso sucede, por ejemplo, si la gente de cada clase sólo conoce a la gente de la clase que está al lado en el pasillo. Al considerar todas las clases de un pasillo, la distancia media entre dos alumnos de una clase será proporcional al número de clases. Si son 10 clases, la distancia se multiplica por diez.
Pero supongamos que, por un casual, uno conoce a alguien de la clase que está dos o tres puertas más allá en el pasillo; mejor, supongamos que eso sucede en varias clases. Entonces, el número de grados de separación entre dos chavalotes de dos clases que estén en extremos opuestos del pasillo ya no será igual al número de puertas que hay entre ellos, sino el número de puertas menos el "salto" producido entre dos clases que no están contiguas. Estos enlaces a larga distancia (que no siempre tiene porqué corresponder a distancia física) son los que achican el mundo, convirtiéndolo, efectivamente, en un mundo pequeño. Y lo curioso es que sólo hacen falta unos pocos de esos enlaces para que una red normal se convierta en una red minimundo.

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://atalaya.blogalia.com//trackbacks/17564

1
De: Atalaya: desde la tela de araña Fecha: 2005-08-06 11:05

Los memes son para el verano: «Es curioso que durante el verano se produzca una propagación de memes mayor de la habitual; incluso hay un meme absolutamente institucionalizado, que es la canción del verano, que sólo se da en esta estación; no hay una &q»



Comentarios

1
De: lgs Fecha: 2004-04-13 23:49

Un par de viajeros y ya tienes un epidemión de narices en el otro continente.

Serían los "cortocircuitadores", ¿o cómo podríamos llamarlos?

Pero también están los hiperpromíscuos (bien por conocer o por ser conocidos): unos que conocen a (o son conocidos por) 1000 mientras que la mayoría se conforma con 10.

Porque estás asumiendo que los de la clase se conocen entre sí y, bueno, los hay más despistados (o más ignorados) que otros.

En cualquier caso, interesante el efecto de unos pocos transoceánicos, sí.

Lo cual tiene implicaciones meméticas, claro. Como cuando va un tipo sólo y ... zas ... traduce un libro, por ejemplo.

Si quieres influir, traduce. O viaja. En ambas direcciones, a ser posible.



2
De: fernand0 Fecha: 2004-04-16 08:47

Me permito recordar mis impresiones sobre el libro Six Degrees. The Science of a Connected Age, donde se comentaban algunos datos sobre el experimento.



3
De: si Fecha: 2005-04-28 21:30

Esto esta muy mal explicado joder...a ver si lo explicais mejor...menuda mierda



4
De: Zifra Fecha: 2005-04-29 21:18

Mi número de Erdos es 3 :-)



5
De: JJ Fecha: 2005-04-30 09:49

El mío creo que es infinito por la izquierda.



6
De: Anónimo Fecha: 2006-03-09 23:43

putos eran juegos



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.161.108.158 (4aff6f4831)
Comentario
¿Cuánto es: mil + uno?

Se comenta en...

  • George Windsor en Vuelven los buenos tiempos
  • JJ en [Libro #22] Fantasía, de Emilia Pardo Bazán
  • Palimp en [Libro #22] Fantasía, de Emilia Pardo Bazán
  • marta en [Libro #21] Birchwood, de John Banville
  • JJ en [Libro #10] The son, de Jo Nesbo
  • Anónima en [Libro #11] Prisoners of Geography, de Tim Marshall
  • JJ en [Libro #3] A Christmas Carol, de Charles Dickens
  • PABLO PASCUAL LÓPEZ en [Libro #3] A Christmas Carol, de Charles Dickens
  • JJ en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • Anónima en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • Sobre Atalaya

    Esta es la bitácora o blog de Juan Julián Merelo. Si quieres contactar con el autor, usa su correo electrónico jjmerelo (arroba) gmail.com, o simplemente deja un comentario. Y si quieres leer alguna cosa más de las que escribe, prueba esta novela

    Listas de deseos

    A veces leo

    Otras veces escribo en

    Blogalia Blogalia