Atalaya: desde la tela de araña

Cultura en la red, reflexiones, relatos, tutoriales y paridas diversas

[Libro] Estructuras de control, de Alberto Noguera

2004-04-29 01:00 Portada, estructuras de control
Como ya dije en una historia con este mismo título, este fue el primer, y, hasta ahora, único libro que me ha mandado una editorial para reseñar. Simplemente lo hago constar, para que surta los debidos efectos; pero también porque me parece excepcional la forma como la editorial ha enfocado la difusión del libro: mediante comunicados de prensa o ejemplares enviados a blogueros: Reflexiones e Irreflexiones, Arrozabanda y Barrapunto, por ejemplo; una búsqueda en Google arroja una mayoría de los resultados procedentes de bitácoras. Hasta si busca uno simplemente estructuras de control, también aparece el primero, lo cual se debe, posiblemente, al mini-google-bombing realizado por las bitácoras. Posiblemente eso no demuestre nada, salvo el hecho de que una campaña bien dirigida entre las bitácoras puede aumentar el pagerank de la página web de una novela. O de cualquier otra cosa. También se ha potenciado la novela con un foro. En el mismo foro puedes opinar sobre la continuación de la novela.
La novela también es excepcional porque aborda un tema que, salvo en muy contadas excepciones (La vida en las ventanas, de Andrés Neumann), no se ha abordado en una novela. Siguiendo un formato de novela río (en realidad, esta es la primera parte de lo que se anuncia como una trilogía), se narran las experiencias de dos personas, Vanesa y David, estudiantes en la universidad de Valencia desde el verano de 1994; ella, estudiante de filosofía, y el, físico con ínfulas de informático. Los personajes reflejan bastante bien la petulancia de algunos estudiantes, que generalmente piensan que saben más que su profesor, y que cuando llegan al primero se permiten el lujo de no estar de acuerdo con la ley de la relatividad (¿la especial o la general?), y que ven a todos sus profesores como "casposos" o "progres" o ambas cosas.
Los personajes, y el narrador con él, se van adentrando poco a poco en la rutina universitaria y familiar, y comienzan a descubrir, poco a poco, los diferentes recovecos de la internet. Vanesa se monta un blog, (el Slashdot de Vanesa), y David se convierte en un exitoso empresario puntocom, consiguiendo miles de visitas al día regalando programas. Mientras tanto, conocemos a los protagonistas, la universidad y el ambiente valenciano, con sus pobres pidiendo en los semáforos, sus mejillas coloradas, sus cubalitros, y sus viajes en autobús los fines de semana.
Supongo que según he empezado la historia, va a servir de poco que os la recomiende o no. Juzgad por vosotros mismos según lo que he escrito antes y hayáis encontrado por ahí. Simplemente os indico donde podéis comprarla, si os apetece: en la Casa del Libro, por ejemplo.
Por cierto, que, según anuncia el autor en su bitácora, Multitextos, hoy aparece una reseña del libro en Babelia, el suplemento literario de El País.

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://atalaya.blogalia.com//trackbacks/18105

Comentarios

1
De: Salva Fecha: 2004-04-29 18:14

Juer, por el título parecía un libro de programación, colas, pilas, listas, arboles...

Un saludo.



2
De: JJ Fecha: 2004-04-29 18:21

Bueno, es eso también, un poco.



3
De: Esther Fecha: 2004-04-29 18:58

Gracias, JJ, eres muy amable comentando la novela. Es cierto que iniciamos una pequeña campaña de difusión de la obra entre weblogs puesto que creímos que podía ser interesante para el lector de los mismos (sobre todo, el que mezcla entre sus intereses la literatura y la tecnología). Se la enviamos a varios bloggers elegidos esencialmente por la calidad y temática de sus blogs y hay que decir que el resultado ha sido desigual. Por un lado, están los que han tratado a ésta como una información más. Creo que éste es el lado maduro de la blogosfera. Otros, sin embargo, se han hasta ofendido por recibir una nota de presa de una empresa editorial (cuyo objetivo, obviamente, es el de vender cuantos más libros mejor). En lo que a nosotros respecta, los blogs son un medio de comunicación más, y quienes los llevan adelante, comunicadores. Creo que hay que tener esto en cuenta de cara al futuro. De nuevo, gracias por todo :-)



4
De: JJ Fecha: 2004-04-29 19:07

Bueno, en su descargo diré, primero, que hay falta de costumbre de que se hagan este tipo de cosas, y segundo, que cada quien es cada cual. Igual es que no están (estamos) acostumbrados a ser considerados medios de comunicación.
En fin, ánimo y suerte.



5
De: jcantero Fecha: 2004-04-30 19:10

No sé si es que la versión digital se interrumpe para que te compres la versión "árboles muertos", o es que es la novela la que termina así de bruscamente. ¿Me puedes decir JJ cual es el último capítulo? ¿El 30?



6
De: JJ Fecha: 2004-04-30 20:04

La versión digital es una versión anterior. No la tengo a mano, pero creo que andará por ahí.



7
De: jcantero Fecha: 2004-05-01 09:44

Gracias, JJ por la info.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.145.69.58 (faee2e2f6f)
Comentario

Se comenta en...

  • JJ en [Libro #3] A Christmas Carol, de Charles Dickens
  • PABLO PASCUAL LÓPEZ en [Libro #3] A Christmas Carol, de Charles Dickens
  • tpeliculas en [Libro #31] Crimen contra reloj, de Frank Launder y Sidney Gilliat
  • JJ en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • Anónima en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • JJ en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • tripu en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • fernand0 en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • josemaria en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • armando en Las olas van y vienen
  • Sobre Atalaya

    Esta es la bitácora o blog de Juan Julián Merelo. Si quieres contactar con el autor, usa su correo electrónico jjmerelo (arroba) gmail.com, o simplemente deja un comentario. Y si quieres leer alguna cosa más de las que escribe, prueba esta novela

    Listas de deseos

    A veces leo

    Otras veces escribo en

    Blogalia Blogalia