Atalaya: desde la tela de araña

Cultura en la red, reflexiones, relatos, tutoriales y paridas diversas

Knoppix, esa distro

2004-06-09 01:00 Knoppix es lo que se denomina una live distro, es decir, un sabor de Linux que viene en un CD y que sólo necesita arrancar desde CD para funcionar. Se arranca desde CD, se detecta todo, se configura todo, y hala, a navegar.
Últimamente, desde que instalé Fedora Core 2 y el ordenador se cuelga cada dos por tres, y teniendo en cuenta además que el ordenador es la red, estoy usando cada vez más esta distro; sólo tardo un par de minutos en conectarme a Internet; si hace falta configuro la impresora, y uso las particiones del disco duro que me hacen falta.
Usa KDE como entorno, aunque yo soy más de Gnome (creo que se puede cambiar), pero, por lo demás, es uno de los inventos más útiles del software libre.
Y no se cuelga, que es lo más importante.

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://atalaya.blogalia.com//trackbacks/19337

Comentarios

Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.196.91.84 (b66e25e0c2)
Comentario

Se comenta en...

  • JJ en [Libro #3] A Christmas Carol, de Charles Dickens
  • PABLO PASCUAL LÓPEZ en [Libro #3] A Christmas Carol, de Charles Dickens
  • tpeliculas en [Libro #31] Crimen contra reloj, de Frank Launder y Sidney Gilliat
  • JJ en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • Anónima en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • JJ en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • tripu en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • fernand0 en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • josemaria en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • armando en Las olas van y vienen
  • Sobre Atalaya

    Esta es la bitácora o blog de Juan Julián Merelo. Si quieres contactar con el autor, usa su correo electrónico jjmerelo (arroba) gmail.com, o simplemente deja un comentario. Y si quieres leer alguna cosa más de las que escribe, prueba esta novela

    Listas de deseos

    A veces leo

    Otras veces escribo en

    Blogalia Blogalia