Atalaya: desde la tela de araña

Cultura en la red, reflexiones, relatos, tutoriales y paridas diversas

[Relato] Tiburcio Salido, mudanzas populares

2004-07-30 01:00 Cuando me metí en la wikipedia, fue con la intención de escribir una serie de artículos sobre personajes y objetos imaginarios; hoy he metido primero sobre Tiburcio Salido. Como un wiki es un wiki y la cosa puede mudarse, o, incluso, según le siente a los administradores de la wikipedia, desaparecer, lo pongo aquí también. Conste que lo hago con toda la intención, y, es más, animo a todo el que quiera a seguir escribiendo Vidas Imaginarias, o, como se trata de un wiki, modificar las existentes.
Tiburcio Salido de la Hoz nació en Vitigudino, provincia de Salamanca, el 29 de febrero de 1953. Ya de pequeño se le apreció cierta actitud para el movimiento de las cosas, pues fue capaz de colocar su tacataca en órbita circumpolar sin que nadie supiera muy bien como lo hizo, y de trasladar la furgoneta de su tío Tiburcio, a la sazón cargada de chirimoyas, hasta la frontera andorrana, mientras su ya mencionado tío Tiburcio dormía la siesta. Posiblemente tal habilidad proviniera de una tía abuela por parte de madre, llamada, según registran las crónicas, Tiburcia, cuya habilidad de redistribuir los muebles de la casa de forma cotidiana sorprendía diariamente a su tío abuelo (el de Tiburcio, marido de ella, precisamente), hasta que un buen día todos los muebles aparecieron en el Monte de Piedad y la tía abuela Tiburcia en Madrigal de las Altas Torres. O, quizás, de su abuelo, por parte de padre, llamado Tiburcio, cuya obsesión por aumentar la cantidad de movimiento de su mula torda (llamada Tiburcia) le condujo a doparla con una mezcla de cazalla y coñá de su invención, que la hizo fallecer de cirrosis hepática, no sin antes haber alcanzado el récord de velocidad en la categoría de pesos superwelters de mulas tordas.

Sea como fuere, esta habilidad accidental fue poco a poco convirtiéndose en afición, más adelante en habilidad controlada, y, tras acabar el graduado escolar en el Colegio Nacional San Tiburcio con muy buenas calificaciones, en profesión: Mudanzas populares San Cristobalón; propietario, Tiburcio Salido de la Hoz. Lo de populares no tenía nada que ver con los precios, sino con el hecho de que lo que mudaba Tiburcio (el protagonista de esta biografía, y propietario de la empresa mayoritario y único) eran pueblos.

Porque en este mundo capitalista, para tener éxito en el mundo de la empresa hay que encontrar un nicho de mercado. Y mudanzas hay muchas, desde los humildes portes, hasta "Mudanzas Internacionales The Milk SL, Sydney, Bangkok, San Juan de Terranova, Sos del Rey católico". Pero a los pueblos no los muda nadie. Y necesidad hay, qué duda cabe. San Serenín del Monte desea ser San Serenín de la Pradera; Tolox Costa lo único que anhela es convertirse en Cimadetolox, y todos, casi sin excepción, desean mudarse a las Canarias.

Así que Tiburcio, con los pequeños ahorrillos que juntó a base de un cambio de sitio de un Land Rover aquí, una mudanza apresurada de consorte trincado en el acto allá, se mudó a sí mismo a una oficina, puso una placa en la puerta, una gorra en la percha, y un traje sobre sus hombros, y se dedicó a ir de ayuntamiento en ayuntamiento, diputación en diputación ofreciendo sus servicios.

Que no es necesario indicar que se los rifaban. A él se debe que Écija se halle ahora en Cantabria, Soria (junto con Numancia, que tan señero símbolo futbolístico-celtíbero no podía ser separado de ella) en la Costa Azul, y Úbeda, alta del soniquete de los cerros, se encuentre justamente encima de Baeza (que, por cierto, nadie sabe ahora donde se encuentra).

Pero tanto trabajo acabó resintiendo su salud. Ya no eran aldeas y villorrios, sino ciudades y metrópolis los que querían cambiar; y, al resentirse su salud, también lo hicieron sus resultados. Cambiando de sitio a Düsseldorf, que, como es natural, quiso ir a Mallorca, se dejó un barrio entero y todas las líneas de tranvía. La desazón causada por las protestas se unió a su delicado estado de salud, y, el 11 de agosto del año del señor de 2004, festividad de San Tiburcio, desapareció y nunca más se supo de él.

Se le supone muerto, pero lo más posible es que esté solamente mudado. Los tranviarios de la ciudad de Düsseldorf agradecerán cualquier información sobre su paradero.

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://atalaya.blogalia.com//trackbacks/20553

Comentarios

1
De: Cek Fecha: 2004-07-30 20:01

Jejeje, que bueno, seguro que te aburres en verano :)



2
De: Arkangel Fecha: 2004-07-30 20:28

Parece que has levantado alguna pequeña ampolla en la wikipedia,... eso de meter una entrada imaginaria puede que no guste a alguno. Pero bueno, no creo que le haga daño a alguien, y como dices, pues ya intervendrá el que se considere capacitado.

Yo por mi parte me he permitido meter un pequeño aviso para evitar que alguien se vaya a liar con la historia. Con su permiso.



3
De: Cek Fecha: 2004-07-30 20:44

Juazjuaz, el artículo parece que está en cuarentena xDDDDD



4
De: bicho Fecha: 2004-07-30 23:57

Me recuerda a los "santos varones" de Tip.
El tendero que me vende el jamón (una fiera con el cuchillo) es montañés y se llama Tiburcio. Y el hermano, especializado en garbanzos en remojo, Saturnino.



5
De: JJ Fecha: 2004-07-31 08:18

Bueno, me esperaba algo así... al final se ha creado una sección llamada Despropositario... me habría gustado que hubiera estado algún tiempo más ahí, disimulado. Cek: cómo se ve lo de la cuarentena?
Bicho: sí, está un tanto inspirado en ellos; a veces los oí y me encantaron.



6
De: Cek Fecha: 2004-07-31 08:22

Cuando busqué tiburcio me salía el artículo pero no se podía seleccionar...Por eso dije que estaba en cuarentena.



7
De: JJ Fecha: 2004-07-31 08:25

Ya parece que sí.



8
De: Rafael Merelo Fecha: 2004-08-02 19:28

La historia es muy graciosa, pero en la Wikipedia pueda causar confusión, como Arkangel, creo buena idea añadir una entrada que indique que es solo ficción.



Se comenta en...

  • JJ en [Libro #3] A Christmas Carol, de Charles Dickens
  • PABLO PASCUAL LÓPEZ en [Libro #3] A Christmas Carol, de Charles Dickens
  • tpeliculas en [Libro #31] Crimen contra reloj, de Frank Launder y Sidney Gilliat
  • JJ en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • Anónima en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • JJ en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • tripu en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • fernand0 en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • josemaria en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • armando en Las olas van y vienen
  • Sobre Atalaya

    Esta es la bitácora o blog de Juan Julián Merelo. Si quieres contactar con el autor, usa su correo electrónico jjmerelo (arroba) gmail.com, o simplemente deja un comentario. Y si quieres leer alguna cosa más de las que escribe, prueba esta novela

    Listas de deseos

    A veces leo

    Otras veces escribo en

    Blogalia Blogalia