Atalaya: desde la tela de araña

Cultura en la red, reflexiones, relatos, tutoriales y paridas diversas

Que no es una biblioteca, ¡joder!

2004-10-04 01:00 Umberto Eco ha hecho unas declaraciones a Die Welt que tienen revuelta a la blogosfera.
Supongo que más o menos con razón. Viene a decir que la cultura actúa como filtro del conocimiento, y que eso no sucede en la Internet; no existen tales filtros. Y eso plantea el peligro de la pérdida de una cultura común, y el enfrentamiento de unos contra otros. En realidad, ese planteamiento no es nuevo. Ya lo dijo Rebecca Blood en este artículo traducido en Weblog Magazine: el hecho de que sea fácil encontrar en internet ideas que refuercen las creencias propias, puede hacer que cada cual se encierre en una echo chamber, una cámara con eco donde sólo se escuche lo que uno quiera escuchar. Por lo tanto, lo que dice tiene cierto grado de verdad; es verdad que existe ese peligro. Lo único que cambia es que él lo achaca a la carencia de filtros en Internet.
Lo que ocurre es que quizás Umberto Eco padece del mal llamado metaforitis, que consiste en tratar de entender algo como otra cosa, y quedarse encerrado en esa cosa, algode lo que ya hablamos en el artículo Ponga una metáfora en su vida. La internet no es una enciclopedia, ni una biblioteca, donde sólo van los libros selectos. Mejor dicho, sí es como una biblioteca, pero no como las estanterías de la biblioteca. En concreto, es como la biblioteca de Ciencias en Granada, que, tradicionalmente ha sido uno de los sitios de ligoteo universitario. A la biblioteca va la gente a consultar la información de los libros, pero también puede hacer cosas: charlar, mirar a las estudiantas de biológicas, consultar en los ordenadores que hay, consultarle a la bibliotecaria, hacer fotocopias de lo que a uno le interese (hay una fotocopiadora en la misma biblioteca), consultar revistas, el BOE... la biblioteca no es sólo un lugar donde se almacena conocimiento selecto, sino un sitio de encuentro social donde, además, puedes leer libros.
En la Internet, como en esta biblioteca, es muy difícil que se produzca ese aislamiento. En una biblioteca infinita, las estanterías están muy lejos unas de otras, y no necesitas ni encontrarte al resto de la gente, y puedes acabar aislándote. En una biblioteca, forzosamente finita, siempre te encuentras a alguien; primero porque simplemente sucede, y segundo, porque muchas veces es lo que se busca.
La metáfora todavía está un poco cogida de los pelos. Imaginemos que lo que se te va ocurriendo sobre la marcha lo encuadernas en la fotocopiadora, y lo colocas en una estantería; y que mucha gente puede hacerlo. Eso se acerca un poco más a la realidad de la Internet. Y, una vez más, no favorece el aislamiento, más bien al contrario. Alguien coge tu tomo mal pergeñado de la librería, lo lee, y se va para a ti, que tienes puesto permanente en la biblioteca (todo el mundo lo tiene en Ciencias) y te pone de chupa de dómine. Dejas de estar aislado.
Pero sigue siendo una metáfora. Úsese sólo por prescripción facultativa, si usted es un tertuliano, o si es aislado por una horda de periodistas.

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://atalaya.blogalia.com//trackbacks/21898

Comentarios

1
De: fernand0 Fecha: 2004-10-04 10:33

Pero se pueden leer las dichosas declaraciones en algún idioma que no sea alemán?

En realidad no es lo que se te va ocurriendo sobre la marcha, porque aunque es posible, casi nadie hace eso. Y ademas debería ser una estantería ubícua, a la que cualquiera tiene acceso, y además con (San) Google repartiendo juego.



2
De: Antonio Ortiz Fecha: 2004-10-04 10:34

Pues conozco casos que se asemejan bastante a lo que menciona Eco. Creo que sus conclusiones son exageradas, pero que hay sustento para su crítica.



3
De: JJ Fecha: 2004-10-04 10:51

Antonio Ortiz: no digo que no haya sustento. Pero el problema es que la Internet no es una biblioteca, no son libros que se quedan escritos, encuadernados y en una librería. Son libros que se reescriben, y además, puedes escribirle a un autor o a un lector para decirle que lo que argumenta es absolutamente falso.
Otra cosa es que se haga, pero, en principio, cabe esa posibilidad. La internet está totalmente abierta.



4
De: Ana M. Fecha: 2004-10-04 20:19

Totalmente de acuerdo contigo JJ.
Creo que la comparación con la biblioteca de Ciencias es buenísima porque es como compararla con la vida misma.
Un secreto, yo empecé a salir con mi marido en la biblioteca de mi pueblo.


Y ahora una consulta, cada ve que escribo un comentario desde el lector de feed y pongo "q" se me abre la ventana para añadir otra nueva dirección y es una lata, sabéis la solución?

Un saludo



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.161.108.158 (4aff6f4831)
Comentario
¿Cuánto es: mil + uno?

Se comenta en...

  • George Windsor en Vuelven los buenos tiempos
  • JJ en [Libro #22] Fantasía, de Emilia Pardo Bazán
  • Palimp en [Libro #22] Fantasía, de Emilia Pardo Bazán
  • marta en [Libro #21] Birchwood, de John Banville
  • JJ en [Libro #10] The son, de Jo Nesbo
  • Anónima en [Libro #11] Prisoners of Geography, de Tim Marshall
  • JJ en [Libro #3] A Christmas Carol, de Charles Dickens
  • PABLO PASCUAL LÓPEZ en [Libro #3] A Christmas Carol, de Charles Dickens
  • JJ en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • Anónima en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • Sobre Atalaya

    Esta es la bitácora o blog de Juan Julián Merelo. Si quieres contactar con el autor, usa su correo electrónico jjmerelo (arroba) gmail.com, o simplemente deja un comentario. Y si quieres leer alguna cosa más de las que escribe, prueba esta novela

    Listas de deseos

    A veces leo

    Otras veces escribo en

    Blogalia Blogalia