Atalaya: desde la tela de araña

Cultura en la red, reflexiones, relatos, tutoriales y paridas diversas

[Relato] Matrícula

2005-01-01 01:00 Un cuentecillo, para empezar el año. ¡Feliz 2005!
Desde pequeño he aspirado a ser conductor. Porque los admiro. Su elegancia, su buena educación, su prestancia que llena la calle. Como se saludan, se jalean, se reconocen entre ellos. Aunque no vayan en su montura.
Por eso, al juntar el dinero necesario para adquirir un vehículo, corrí al concesionario más cercano. Marca, color, prestaciones, qué importaban, si meiba a convertir en conductor.
Me disponía a salir ya del concesionario con el coche puesto, cuando el vendedor me dijo, con una sonrisa:
-Lo siento, tiene que matricularlo antes.
La verdad, parte de la ilusión de ser conductor consistía en lucir la matrícula. Porque, al haber tal cantidad de vehículos en las calles, la Comisión Europea había decidido cambiar letras y números por esculturas. Altorrelieve o bajorrelieve, se podía elegir, siempre que fuera alargada y cupiera en el sitio reservado al efecto. Me encantaban las matrículas. De pequeño, había pasado horas sentado en un tranco, viendo pasar gorditos de Botero tumbados, toros, estampidas de caballos, Mickey Mouses, y pares de domingas en altorrelieve. Pero, seriamente, nunca había pensado en qué usar para mi propia matrícula.
-¿Qué me aconseja? - le pregunté al vendedor.
-Eh, yo no aconsejo, lo siento. Le puedo recomendar un buen taller de chapa, pintura y escultura que conozco...
Si, y escaparme del presupuesto. Pedí los formularios y me fui a mi casa. Miré un poco allí y allá, un par de enciclopedias, un cuñado mío que es experto en todo y celador de la seguridad social, y me zambullí, más que navegué, en la red; semanas enteras buscando inspiración.
Y lo que llegué a diseñar fue una escultura que decía
M-0035-AB
que había sido la matrícula que tenía un tío lejano mío en su Austin Victoria. Lo envié al Departamento Artístico de la DGT.
Horas más tarde, me vino un mensaje rechazándolo por "similitud a matrículas obsoletas". Probé otra vez con un toro de Osborne, que también me rechazaron por "usado ya en otra matrícula". Y eso que le había puesto sólo un cuerno. Unas manchas de Rohrshach que me rechazaron por "estar registradas por un tal Rohrshach".
Así que fue al taller de chapa, pintura y escultura, donde se mezclaban los olores a mármol, barnices y grasa. El encargado me llevó a su oficina, cuyas paredes estaban cubiertas con cientos de matrículas: pasos de Semana Santa, balones de fútbol, y pares de domingas. Me decidí por un bodegón. Los bodegones dan mucho juego, porque sustituyendo un melocotón por un centollo, pongamos por caso, ya tienes un diseño diferente. Aunque, no del todo convencido, pregunté
-¿Y en moderno, no tiene nada?
Pero me dijo que no, que ellos a lo clásico, que para eso habían estudiado automoción rama bellas artes.
Así que finalmente puede pasear mi coche por las calles. Lo hice con orgullo. Iba muy despacito, porque la cerámica de la matrícula se descascarillaba al mínimo golpe. Aunque tampoco lo sacaba mucho, porque también se deteriora con los humos.
Sin embargo, cuando de mes en mes me doy un paseo, veo como los peatones y conductores, todos ellos, me miran con admiración y se sonríen.

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://atalaya.blogalia.com//trackbacks/24932

Comentarios

1
De: Tanis Fecha: 2005-01-01 16:08

Admirado.
¿Es una parábola?

Feliz dosmilcinco.



2
De: Misósofos Fecha: 2005-01-01 16:38

Lo que yo digo siempre...
En las cosas prácticas, el arte, SOBRA.



3
De: lightme Fecha: 2005-01-01 18:24

Feliz año nuevoooooo y por cierto buena historia, me recuerda la de un amigo de mi papa que es doctor y de pequeño el queria ser el que tocaba la campana cuando pasada el camion de la basura jejejejejejje



4
De: JJ Fecha: 2005-01-01 22:13

Tanis: no, es un sueño. En serio, la idea la soñé.
valenciano: gracias por tu comentario tan a cuento.
misósofos: no sé qué decirte... lo del tuning tampoco está tan lejano.
lightme: y mis chiquillas quieren ser limpiadoras y profesoras... pero lo de la campana es genial!



5
De: jos Fecha: 2005-01-02 00:25

Feliz año. Tus cuentecillos me gustan. Repito y alargo, cuando puedo, el del cementerio con pantallas planas.



6
De: Fura Fecha: 2005-01-02 02:22

Todo un mundo el de los coches, la conducción, los conductores, la carreteras y los que vigilan todo lo anterior. Sirve claramente para un reportaje de Natural Geographic. Podría empezar con tu relato.



7
De: humphreybloggart Fecha: 2005-01-02 09:07

Feliz año: que el 2005 venga cargado de cosas amables, gran compañía, buena comida y mejor vino. Un abrazo mexicano.



8
De: JJ Fecha: 2005-01-02 18:53

jos: ese cuál es? Ni me acuerdo...
Fura: poszí...
Humphrey: Igualmente!



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 107.22.46.59 (ca618f2f64)
Comentario

Se comenta en...

  • JJ en [Libro #3] A Christmas Carol, de Charles Dickens
  • PABLO PASCUAL LÓPEZ en [Libro #3] A Christmas Carol, de Charles Dickens
  • tpeliculas en [Libro #31] Crimen contra reloj, de Frank Launder y Sidney Gilliat
  • JJ en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • Anónima en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • JJ en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • tripu en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • fernand0 en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • josemaria en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • armando en Las olas van y vienen
  • Sobre Atalaya

    Esta es la bitácora o blog de Juan Julián Merelo. Si quieres contactar con el autor, usa su correo electrónico jjmerelo (arroba) gmail.com, o simplemente deja un comentario. Y si quieres leer alguna cosa más de las que escribe, prueba esta novela

    Listas de deseos

    A veces leo

    Otras veces escribo en

    Blogalia Blogalia