Atalaya: desde la tela de araña

Cultura en la red, reflexiones, relatos, tutoriales y paridas diversas

La dieta Kyoto

2005-02-18 01:00 Érase que se era un pueblo donde todos eran felices y comían perdices. Y lechones. Y pizzas de pan gordo. Y magdalenas. De hecho, comían mucho y aunque no eran muchos, el pueblo se fue hundiendo poquito a poquito por el peso acumulado de tanto anti-cuerpo danone.
Lo cual era un poblema. Mayormente porque según come el mulo, así caga el culo y el fundador del pueblo, allá por la época de Viriato, o de Silvela, no lo tenían muy claro, había construido un pozo fecal justamente debajo del pueblo, con epicentro en su plaza mayor, donde se encontraban el ayuntamiento, el consultorio del médico, la oficina de correos, la farmacia, y el cuartelillo de la guardia civil. Y tal pozo fecal estaba llenándose. Estaba, de hecho, casi lleno, lo cual se hacía evidente porque un chopo mostrenco que había en la misma plaza había crecido y crecido en los últimos tiempos hasta alcanzar dimensiones descomunales. Y porque por las grietas de la plaza del pueblo a veces salía un líquido marrón maloliente.
Pueblo que baja, y mierda que sube auguran un mal encuentro. Así que el médico y el farmacéutico de la localidad, junto con la maestra de escuela y el aparejador municipal, decidieron analizar la situación y tomar medidas. Y se dieron cuenta que en no más de 10 años, el pueblo se iría literalmente a la mierda. Y como medida a tomar, decidieron decirle a todo el mundo que se pusiera a dieta para, por lo menos, retrasar tal evento.
Algunos próceres de la localidad decidieron apoyarlos. En concreto, el concejal del Partido Pueblerino se dio cuenta que era de cajón de once arrobas, que no todo lo que sube acaba bajando, y que desde ese mismo momento pediría a los funcionarios del ayuntamiento, inclusive el cabo de la policía municipal, a la sazón ciento veinte kilos a la canal, que se pusieran a dieta o les cortaba los incentivos.
Claro, se montó el gran pollo. Otros concejales (la mayoría del Partido Sistemático) los acusaron de acabar con el negocio de los cuarenta y cinco asaderos, diez hamburgueserías, y trece casquerías del pueblo. Que el desarrollo económico se basaba en los productos de la tierra, y que si la gente no se los comía, que de qué se iba a vivir.
Otros, más pragmáticos, simplemente dijeron que nada de lo que dijera el concejal del Partido Pueblerino podía ser bueno, porque era un reconocido enemigo del sistema (y de los sistemáticos) y que lo único que quería hacer es acabar con los negocios locales. Y otros aducían que, por mucho que dijeran el aparejador, farmacéutico, médico, e incluso la maestra, a la que todo el mundo respetaba, una vez habían oido decir al mancebo de la farmacia que la mierda poco a poco se revenía, y que si se hundía el pueblo no es porque todos estuvieran muy gordos, sino que se debía a un cambio en la era geológica en la que el pueblo se hallaba inmersa. Así que, mientras ponderaban las diferentes teorías, se zampaban vacas rellenas de pichones, y ventoseaban y jiñaban alegremente.
Y, evidentemente, este cuento, no tiene final (de hecho, el final está al principio). Ni moraleja. Allá cada cual. Mientras tanto, pueden leer esta historia de Vendell (y los comentarios) o esta o esta de Akin, pasando por esta del Lobo Rayado.

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://atalaya.blogalia.com//trackbacks/26815

Comentarios

1
De: lgs Fecha: 2005-02-18 14:43

Cuentan también que llegó al pueblo un tipo extraño, flaco y que se reía. Montó un negocio para otros flacos, que también se reían. Y los demás adelgazaron de envidia. Y menos mal, porque mira que quedaba mierda que limpiar, de todas formas.



2
De: Akin Fecha: 2005-02-18 14:59

Gracias por el relato JJ, es realmente genial.

Pero creo que de mi blog, sobre ese tema, la historia que de verdad demuestra el relato es http://akin.blogalia.com/historias/26759#165438



3
De: Akin Fecha: 2005-02-18 15:01

Bueno, aclaro, más que la historia los comentarios.



4
De: JJ Fecha: 2005-02-18 16:47

Visto y actualizado. Gracias.



5
De: fernand0 Fecha: 2005-02-18 16:51

Kyoto interesa: Kyoto Treaty Goes To Work...and Hockey Doesn't.



6
De: Vendell Fecha: 2005-02-18 21:07

Je je, si el CO2 oliese a mierda...



7
De: okeimakei Fecha: 2005-02-19 03:58

yo le pongo final:
"Entonces, un dia, la sede del PP, la sede del P Sistematico, y las hamburgueserias, se hundieron en la mierda.Asi que solo quedaron dos partidos, el partido pequeño y el mas pequeño,y un restaurant decente.Y todos fueron felices y comieron lechugas."
Ya se, muy malo, pero es el unico final feliz que se me ocurre!



8
De: JJ Fecha: 2005-02-19 09:38

Bueno, tanto como feliz... pero es el que hay, sin duda.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.162.111.247 (3db48c8553)
Comentario

Se comenta en...

  • Sofia Lopez en [Libro #13] The plot against America, de Philip Roth
  • Depilación casera en [libro #15] Europe in Autumn, de Dave Hutchinson
  • Jabones Artesanales en [libro #14] Bad Monkey, de Carl Hiaasen
  • JJ en [Libro #10] The son, de Jo Nesbo
  • Anónima en [Libro #11] Prisoners of Geography, de Tim Marshall
  • JJ en [Libro #3] A Christmas Carol, de Charles Dickens
  • PABLO PASCUAL LÓPEZ en [Libro #3] A Christmas Carol, de Charles Dickens
  • JJ en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • Anónima en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • JJ en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • Sobre Atalaya

    Esta es la bitácora o blog de Juan Julián Merelo. Si quieres contactar con el autor, usa su correo electrónico jjmerelo (arroba) gmail.com, o simplemente deja un comentario. Y si quieres leer alguna cosa más de las que escribe, prueba esta novela

    Listas de deseos

    A veces leo

    Otras veces escribo en

    Blogalia Blogalia