Atalaya: desde la tela de araña

Cultura en la red, reflexiones, relatos, tutoriales y paridas diversas

Martínez Roca y Temas de Hoy desembarcan en la blogosfera

2005-04-26 17:23 Y lo hacen con una estrategia bastante completa: para empezar, páginas webs individuales para sus libros, algunas de ellas en forma de blogs. Y para seguir, usar a bloggers, como a servidor de ustedes, para leer y reseñar sus libros.
dscn4437Por lo pronto, tenemos Conexión Habana, historia de las mafias cubanas y La Agenda de Virginia, un diario de una prostituta de lujo similar a Belle de Jour (y que ya ha sido notado en la blogosfera), y también La profecía de Babilonia, un novelón en la estela de Dan Brown.
Seguiremos informando, sobre todo cuando acabemos de leerlas.

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://atalaya.blogalia.com//trackbacks/29180

Comentarios

1
De: BioMaxi Fecha: 2005-04-26 17:43

Verdeeeeeeeeeeeee, me tienes verde de envidiaaaaaaa
XDD
Hale, que los disfrutes. Abusón. :P



2
De: Epaminondas Pantulis Fecha: 2005-04-26 17:45

Pues la Agenda de la tal Virginia no furula, igual está Atalayatted...



3
De: Cek Fecha: 2005-04-26 17:47

Joer no me extraña que te manden libros, te los ventilas como cacahuetes, eres la leche ;)

Que los disfrutes...Abusón :P



4
De: Chewie Fecha: 2005-04-26 17:52

¿Lo próximo qué será? ¿Catador del reino? ¿Probador de hoteles de lujo?

¡Será joío!



5
De: JJ Fecha: 2005-04-26 17:58

Peddón, me había equivocado en el enlace.
A lo de probador de hoteles de lujo, de locomotoras y de gobiernos provinciales me apunto sin mirar.



6
De: mp Fecha: 2005-04-26 17:59

Parece ser que playboy también quiere desembarcar en la blogosfera. Habrá que estar atento.



7
De: Epaminondas Pantulis Fecha: 2005-04-26 18:00

A lo de playboy también me apunto yo de probador gratuito.



8
De: xavier caballé Fecha: 2005-04-26 18:09

JJ, al final tendrás que montarte Atalaya SL para justificar tanto regalo que recibes ;)

(Xavi envidioso)



9
De: BioMaxi Fecha: 2005-04-26 18:30

¿Servirá de algo reeditar la campaña me vendo al mejor postor?

JJ, agradecería detalles de este tipo de contactos que te montas ;-)
Tipo: te mandan ellos lo que quieren o eliges tú de un catálogo o rellenas un cuestionario para elaborar tu perfil lector o qué.
O: tienes que comentar un número fijo por mes o tienes un límite desde que los recibes para comentarlos o es un cheque en blanco o qué.



10
De: JJ Fecha: 2005-04-26 18:45

Hombre, regalo, regalo... hay que leérselos, reseñarlos...



11
De: fernand0 Fecha: 2005-04-26 19:30

Si jj, yo ya estoy llorando por ti....
¿Se cumplirá lo de las powerlaws en los receptores de regalos?

Los mas regalados, recibirán todavía mas regalos. Jejeje.



12
De: JJ Fecha: 2005-04-26 19:39

Pues igual si, porque Orihuela también ha recibido su copia.



13
De: fernand0 Fecha: 2005-04-26 19:42

Pues mira este: que despues de recibir un nokia, le mandaron un siemens ;).



14
De: JJ Fecha: 2005-04-26 19:53

Eso ya es avaricia



15
De: fernand0 Fecha: 2005-04-26 19:56

Y lujuria.



16
De: JJ Fecha: 2005-04-26 19:57

Y envidia.



17
De: BioMaxi Fecha: 2005-04-26 20:02

Dejadlo ya, no sea que pasemos a la ira, grrr :D



18
De: Palimp Fecha: 2005-04-26 20:08

¡¡pero bueno!!
¡¡Donde hay que apuntarse para estos chollos!!!



19
De: Palimp Fecha: 2005-04-26 20:08

Aunque confieso que no te envidio los títulos...



20
De: JJ Fecha: 2005-04-26 20:09

A mi también me gustaría saberlo, la verdad, porque, por ahora, no sé muy bien por dónde me han venido, en serio.



21
De: ifrit Fecha: 2005-04-26 20:12

Yo siempre he querido hacer algo así!
qué envidia!!
Cuando te pregunten si conoces a alguien que haga comentarios a tus artículos acuérdate de nosotros! ;)

OT: Estais tod@s invitad@s a mi "cumpleaño" :D



22
De: Algernon Fecha: 2005-04-26 20:19

Yo también estoy en el programa. A ver qué me envían :)



23
De: JJ Fecha: 2005-04-26 20:41

Qué, lo conseguiste, ¿eh?



24
De: FerN Fecha: 2005-04-26 23:40

El problema es que te regalen libros que no quieres leer!!

Tendrán que pagarte aparte, no?

A ver si mañana nos tomamos un café, o algo!



25
De: xavier caballe Fecha: 2005-04-26 23:56

Tantas coincidencias entre JJ y JLori al final hará pensar... ¿son en realidad dos versiones de una misma entidad?



26
De: lightme Fecha: 2005-04-27 04:55

Caspitas¡¡¡, si el negocio no era montarse un blog, si no un lugar de revisiones de todo lo que acepte uno...



27
De: Julio Alonso Fecha: 2005-04-30 22:57

Pues yo debo ser un bicho raro, pero también me mandaron el mail para incluirme en la campaña de "regalos" de libros a los bloggers, pero, después de ver el catálogo de libros de las editoriales, les he dicho amablemente que no, que no son el tipo de libros que suelo leer.

Eso sí, la iniciativa y cómo la presentan me han parecido estupendas.



28
De: JJ Fecha: 2005-04-30 23:08

Hombre, hay que abrirse un poco a todo, ¿no?



29
De: pablo Fecha: 2005-05-21 00:32

es una mirada documental de buenos aires a traves de fotografias de mi telefono celular



30
De: JJ Fecha: 2005-05-21 11:18

¿El qué?



31
De: Manuel Villar Raso Fecha: 2008-09-05 13:30

Estimago amigo: Acabo de escribir una novela sobre el terrorismo de Eta y les envío un breve resumen y las tres primeras páginas. Caso de interesarles les enviaría el manuscrito para su examen
Un saludo cordial
Manuel Villar Raso
LOS TERRORISTAS
265 días bajo tierra


Los terroristas no es sólo la historia de un secuestro. A la salida del hotel Borges en Madrid, donde el empresario Santos Rivera acostumbraba afeitarse cada mañana, un comando de ETA lo introduce en el maletero de un coche y él despierta en un zulo de 2.60 metros por 0.80 de ancho. Será una larga noche de pesadilla de 265 noches, a menudo sin luz, sin agua y sin comida. Sólo hay una manera de soportarlo y es a base de disciplina, ejercicio físico y trabajo, e igual camina quince o veinte kilómetros por los bosques de su tierra que pinta, lee y escribe. La larga noche del zulo convertirá a este hombre, curioso, incansable y genial, de gran variedad de intereses y aficiones, en una personalidad múltiple. Consigue que los terroristas le suministren papel y lápices de distintos colores y, sin disciplina académica y a base de las fotografías de El Mundo y El País, pinta una galería de retratos, bodegones y naturalezas muertas, que causarán la admiración de la crítica.
Los terroristas es una historia en el estado más puro sobre la cuestión vasca y la psicología del terror. Lo mejor de la novela, no obstante, es la mente del empresario Santos Rivera, que acabará convirtiéndose en el novelista de su drama personal, enamora a una de las terroristas y a través de ella consigue salvar su vida. Las observaciones de Santos Rivera son lúcidas y los diálogos con los terroristas, que a punto están de asesinarlo, tejen una historia atractiva que deja un excelente regusto en el lector.


Manuel Villar Raso


3 días
(inicio de la novela)

Sintió un golpe seco en la nuca y, al despertar en medio de la oscuridad, retiró la manta pestilente y se puso en pie buscando algún atisbo de luz, pero no la había. En el sueño del que acababa de despertar vagaba por una gruta y su madre lo llevaba de la mano; ahora su mano tocaba una pared de yeso todavía húmedo y la recorrió con los ojos ciegos hasta dar con una plancha de hierro. Los intestinos y el corazón le palpitaban y allí se dio la media vuelta y caminó encogido hasta la pared de enfrente, reconociendo lo que podía ser el habitáculo pequeño, oscuro e infame en el que se encontraba; luego palpó el catre del que se había levantado y se quedó sentado largo tiempo tratando de ver. Fue entonces cuando recordó el golpe, se tentó la parte dolorida de la cabeza y pensó: aquí no podrás sobrevivir un solo día, Santitos. Se frotó la nariz y los ojos con el dorso de la mano y volvió a mirar, a intentar ver una vez más.
Se levantó y fue arrastrando los pies hasta la plancha de hierro, que había tocado antes y que debía ser la puerta. La golpeó con la palma de la mano y, al no responderle nadie, aplicó el oído a la chapa y se volvió. Suena vacío, pensó, aunque lo más seguro es que hay alguien al otro lado Pero no había nada que pudiera reconocer sin luz, salvo el tacto de paredes húmedas, un catre y una mesa de madera, y se quedó largo tiempo de pie, recuperando el resuello que lo paralizaba. Al sentarse a ciegas en el catre, sus pies tocaron algo, un cubo de hierro algo más grande que un orinal. Eso era todo. Hacía frío y se acurrucó en la cama y se puso la maloliente manta encima, intentando darse calor. De pronto pensó que debía haber una luz, se levantó y recorrió el techo con ambas manos, y la había. Había una bombilla colgada del techo, pero por más que buscó el interruptor no lo encontró, volvió al catre y se envolvió en la manta.


En el silencio frío le pareció escuchar el goteo del agua en el bosque y se adormiló con este pensamiento. Al despertar se agachó para toser y tosió durante un largo rato. Lo importante, pensó, es que no te han matado y que tal vez no van a matarte, por ahora. Quizás deberías pensar en eso y no en el frío y en el silencio, o en si es de día o es de noche. ¿Qué más podía hacer?
Le despertó un ruido en la distancia y permaneció un buen tiempo a la escucha. La negrura era ciega e impenetrable, también el silencio, un silencio tan fuerte como para que le dolieran los oídos de escuchar. El frío le obligaba a levantarse con frecuencia a orinar. Buscaba a tientas el cubo y permanecía tambaleante en aquella gélida oscuridad con un brazo en la pared para mantener el equilibrio, buscando la vertical como si el suelo fuera el piso movedizo de un barco. En esa posición creyó oír bramidos de toros bravos; luego el viento cambió de dirección y sólo hubo silencio.



Nina corría sonriente hacia él desde una loma verde, sus pezones como de marga y sus costillas pintadas de blanco, los cabellos rubios recogidos con una peineta de marfil, una peineta de concha y, al llegar a él, bajó la mirada; luego, antes de poder abrazarla, empezó a nevar y la nieve formaba témpanos que colgaban de los cables de electricidad. Al despertar, pensó que aquellos sueños eran la llamada de la muerte y debía desecharlos. Era un hombre en peligro y tenía que pensar en vivir; de lo contrario, perdería su mundo del todo y Nina desparecería de su memoria. Porque recordaba todo de ella, salvo su olor. Estaba sentada, con la mano recogida sobre el regazo y sentía la fina tela de su vestido de verano y sus muslos, pero no el olor. En otro sueño, descendían en trineo por una ladera pendiente, ella pegada a su espalda y abrazada a su vientre y, por primera vez en mucho tiempo, la oyó reír. Este sueño estaba plano de color y le duró mucho tiempo, hasta despertar en el frío.
Había momentos en que los no conseguía respirar. Las paredes del zulo estaban pintadas con esa malísima cal que la humedad desprendía y cubría el suelo de un polvillo blanco, que le causaba constantes ataques de asma; luego estaba la estrechez del agujero, la podredumbre que salía del cubo y el techo bajo que le aplastaban el pecho y le revolvían los jugos gástricos. No lo habían limpiado en mucho tiempo y era la mierda, su propia mierda, lo que le emponzoñaba los pulmones y el cerebro hasta marearlo. Convencido de que se hallaba en un pozo ciego, caminaba en sueños por una masa viscosa y pestilente que le ascendía por los tobillos hasta la cintura. La tierra se le hundía bajo los pies y, al no poder contener el hedor, buscaba el alivio del fango y vomitaba en el rincón más oscuro del cerebro…”.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 107.22.26.172 (2583f22f78)
Comentario

Se comenta en...

  • JJ en [Libro #3] A Christmas Carol, de Charles Dickens
  • PABLO PASCUAL LÓPEZ en [Libro #3] A Christmas Carol, de Charles Dickens
  • tpeliculas en [Libro #31] Crimen contra reloj, de Frank Launder y Sidney Gilliat
  • JJ en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • Anónima en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • JJ en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • tripu en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • fernand0 en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • josemaria en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • armando en Las olas van y vienen
  • Sobre Atalaya

    Esta es la bitácora o blog de Juan Julián Merelo. Si quieres contactar con el autor, usa su correo electrónico jjmerelo (arroba) gmail.com, o simplemente deja un comentario. Y si quieres leer alguna cosa más de las que escribe, prueba esta novela

    Listas de deseos

    A veces leo

    Otras veces escribo en

    Blogalia Blogalia