Atalaya: desde la tela de araña

Cultura en la red, reflexiones, relatos, tutoriales y paridas diversas

Atascos, el protocolo de Kyoto y los derechos

2005-05-02 13:39 Lo que voy a contar está peligrosamente cerca de incumplir mi autoimpuesto voto de no hablar de política. Así que los que no quieran oirme hablar de política, que desconecten en este preciso instante.
 

Empecemos con los atascos. Ha habido atascos este fin de semana, como cuenta Malos Pensamientos, por ejemplo. Atascos con un par de narices. Los más gordos de la historia sin que tenga nada que ver la nieve. Lo de la nieve está bien como excusa: si va a haber nieve, el gobierno le advierte a la población que no salga "por su propia seguridad", y si sale, ah, allá películas. Pero claro, está feo que le diga a la gente que "no salga de vacaciones cuando todo el mundo sale de vacaciones", porque la gente tiene derecho a irse de vacaciones cuando le salga de sus mismísimas narices. Y hago énfasis en lo de derecho.
¿Qué hace el gobierno? Tradicionalmente, antes de las vacaciones, no se sabe muy bien porqué (aunque el oligopolio petrolero-gubernamental sí lo sabe) sube la gasolina. Como los impuestos son un porcentaje, así como quien no quiere la cosa, el gobierno incrementa sus ingresos. Si, además, la gente va a toda leche, el gobierno gana: se gasta más gasofa, y, además, al que trinques con exceso de velocidad, multazo al canto y 300 lerus más para el erario público, porque hacienda somos todos (pero más los que pueden falsificar facturas).
¿Y si hay atasco? Pues mejor negocio todavía: 9 horas en el coche, al ralentí, gastan mucha más gasofa que si esas mismas horas las hicieras a la velocidad de crucero aconsejada por el fabricante. El gobierno gana. El ciudadano pierde.
Pierde más todavía, de hecho. El protocolo de Kyoto establece que se limiten las emisiones. Pero no sólo las de las industrias; todas las emisiones. Hasta los pedos de las vacas. Y, por supuesto, las de los coches. Un atasco como el de este fin de semana causa emisiones que ríete tú de una papelera o una central térmica. Y esas emisiones no las puedes vender al Malí o al Chad. Te las quedas enteras.
¿Qué culpa tiene el gobierno de que haga calorcito y la gente salga de vacaciones? ¿Qué culpa tiene de que media docena de empresas privatizadas de transportes (autobuses, trenes, aviones) no prevean una mayor demanda de sus servicios, y, ante la perspectiva de las dos horas de cola y toma al asalto del vagón del tren, se coja el propio coche?
No sé si tiene culpa o no. Pero, para empezar, el gobierno es el responsable del cumplimiento del protocolo de Kyoto. Y, para seguir, hay demanda social de unos cuantos cientos de miles de personas, que reclaman su derecho a llegar a su lugar de vacaciones en una cantidad de horas que no exceda una jornada laboral. Y como el gobierno es tan sensible a las demandas sociales, y a las peticiones de derechos, ya podía hacer algo. Digo yo, ¿no?

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://atalaya.blogalia.com//trackbacks/29344

Comentarios

1
De: Pedro Fecha: 2005-05-02 14:04

Efectivamente, ha estado cerca. Pero te has librado :-)



2
De: JJ Fecha: 2005-05-02 14:06

Es que librándome, soy un artista :-)



3
De: mp Fecha: 2005-05-02 14:25

Yo pensaba que el coche debería facilitarnos la vida. Pero no, es otra pesadilla más de la vida moderna. Aparcamiento, gasolina, revisiones, impuestos, sociópatas (en sus modalidades de moto y coche).

Pero ahí seguimos, mirando todos los años el Calendario Zaragozano. ;)



4
De: Pablo Martínez-Almeida Fecha: 2005-05-02 16:31

La clave para no pillarse los dedos ha estado en poner "el Gobierno" en vez de "este Gobierno".



5
De: Epaminondas Pantulis Fecha: 2005-05-03 17:35

Sólo hay que tener algo de previsión, la verdad: basta con irse en tren.



6
De: JJ Fecha: 2005-05-03 18:35

Yo creo que el 90% de este país ignora que el tren existe. Bueno, en el sur es que casi no existe, pero es que uno ve un anuncio de Renfe y se pregunta si es el nuevo nombre de Vodafone o algo.



7
De: fernand0 Fecha: 2005-05-03 18:45

Bueno. Lo mismo que no se puede duplicar la capacidad de las carreteras de un día para otro, tampoco se pueden sacar autobuses o trenes de la manga, supongo. La solución estaría en que, por decir algo: los que tengan matrícula terminada en 0, salgan a las 7, los que la tengan en 1, salgan a las 8, y así. O yo que se ;).



8
De: JJ Fecha: 2005-05-03 18:52

Hay 10 números, 10 matrículas. ¿Y si te toca a las 2 de la mañana?



9
De: fernand0 Fecha: 2005-05-03 18:53

Hombre. Yo proponía empezar a las 7, te puede tocar salir a las 2 de la tarde, no se....



10
De: Javi Fecha: 2005-05-06 13:35

Totalmente de acuerdo.

Yo he sido usuario de tren pero la capacidad es limitada. Pongamos que el talgo Madrid-Málaga es capaz de absorber unos 1000 pasajeros por tren y unos 5 trenes por día por dos días (viernes y sábado) eso hace unos 10000. O sea, del orden de decenas de veces menor a la cantidad de gente que hace el mismo trayecto en coche. Y del avión mejor no hablemos.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.146.41.3 (c39bf21c4c)
Comentario

Se comenta en...

  • JJ en [Libro #3] A Christmas Carol, de Charles Dickens
  • PABLO PASCUAL LÓPEZ en [Libro #3] A Christmas Carol, de Charles Dickens
  • tpeliculas en [Libro #31] Crimen contra reloj, de Frank Launder y Sidney Gilliat
  • JJ en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • Anónima en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • JJ en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • tripu en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • fernand0 en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • josemaria en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • armando en Las olas van y vienen
  • Sobre Atalaya

    Esta es la bitácora o blog de Juan Julián Merelo. Si quieres contactar con el autor, usa su correo electrónico jjmerelo (arroba) gmail.com, o simplemente deja un comentario. Y si quieres leer alguna cosa más de las que escribe, prueba esta novela

    Listas de deseos

    A veces leo

    Otras veces escribo en

    Blogalia Blogalia