Atalaya: desde la tela de araña

Cultura en la red, reflexiones, relatos, tutoriales y paridas diversas

Relacionándose con el ordenador

2002-11-19 17:50 Como sucede con cualquier otro ente inventado o cooptado por la mente humana, las personas presentan actitudes (y aptitudes) muy diversas en su relación con el ordenador.
Las hay, por ejemplo, que basan su relación en la calidad: les gusta tener siempre el último modelo de tarjeta gráfica, el monitor más plano, la carcasa mas chiripitifláutica. Por el contrario, hay otros que la basan en la cantidad: les gusta tener un ordenador de sobremesa con dos monitores, 4 dispositivos USB, módem + módem ADSL (pa cuando casque el segundo, el primero), dos tipos de palmtops y un portátil con docking station. Estas dos actitudes no son contrapuestas; simplemente, con una cantidad de dinero finita, hay que elegir entre una de las dos.
También se pueden subdividir entre relaciones profundas y relaciones superficiales. A los que les gusta comprometerse, exploran todas las opciones del menú, cambian el fondo del escritorio, miran en el registro de Windows o recompilan el kernel, y aprenden a manejar hasta la última opción del procesador de textos o la hoja de cálculo. Otros se conforman con saber escribir una carta con acentos y alguna que otra negrita.
Por supuesto, no todo el mundo se lleva igual con el ordenador. Hay quien lo ama. Si pudiera, hasta dormiría con él. Como no se puede (aunque un portátil calentito puede ayudar una noche de invierno), simplemente no duerme y pasa horas y horas pulsando teclas y mirando arrobado pantallas. Otras personas lo usan en el trabajo y lo estrictamente necesario; es simplemente una relación profesional, no va más allá. Son compañeros, que no amigos.
Pero a veces, esa relación de compañerismo va un poco más allá. El monitor recibe un cactus (para absorber las radiaciones), se le pone encima una pantalla también anti-algo, se le engancha un portadocumentos, y encima de cualquiera de ellos, hay decenas de postits de diferentes colores; el ratón se cambia por uno que represente un tomate, la alfombrilla tiene una foto de la familia o un calendario de una marca de turrones, y, encima de la unidad central del ordenador, un rinoceronte de peluche. Otros soportan todo el día el color beige uniforme de su ordenador, porque prefieren mirar en su interior.
Algunos lo tratan a patadas, cuando no va suficientemente rápido, le dan manotazos en el monitor, como si fuera una máquina de pepsi-colas; otros apenas rozan con la punta de los dedos las teclas y el ratón, con miedo de hacer algo inconveniente.
Es evidente que tanto el uso de un ordenador, como la abstinencia del mismo, dicen mucho sobre una persona. Lo que no está muy claro es qué es lo que dicen. Lo dejaremos para otra ocasión.

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://atalaya.blogalia.com//trackbacks/3437

Comentarios

1
De: fernand0 Fecha: 2002-11-19 18:22

Una aportación (ortogonal?). En mi experiencia sólo hay dos clases de usuarios ante el ordenador: los que, cuando falla algo le echan la culpa a la maldita máquina que no hace lo que debe; y los que, temerosos, cuando no funciona aquello se autoinculpan y sufren bastante.
Cuando uso los programas de otros, soy de los segundos. Cuando programo yo, más bien de los primeros.

Tenga cuidado con lo de los cactus en esta barriada. Puede recibir insultos ;)



2
De: JJ Fecha: 2002-11-19 18:26

Pues tienes toda la razón, y no sé si te has percatado de las connotaciones religiosas. Algunas religiones, cuando va algo mal, le echan la culpa a los dioses (la máquina); otras, hacen que el fiel asuma la culpa y tenga que purgar por ella. ¿Católicos y protestantes, por ejemplo?
Y en cuanto a lo del cactus, no tienes más que pasearte por cualquier oficina de funcionarios, y verás cactus a tutiplén. Yo, por mi parte, tengo cliks de famóbil y un monito de Ximian.



3
De: fernand0 Fecha: 2002-11-19 18:47

Yo tenía un cactus de esos al lado del PC en mi casa y con poca luz, y otro aquí, al lado de la ventana. Prueba de agudeza intelectual: ¿Cuál murió?

Yo tengo un caracol de plastilina que me hizo mi hija, y una rana de hojalata de cuerda. Y cienes y cienes de papelajos y papelitos alrededor, claro.



4
De: El peatón Fecha: 2002-11-20 10:26

No hay nada peor que tener un amigo-a que se pase todo el día instalando programas chorras, últimas actualizaciones, fondos, skins... y luego todo el día dándote la coña: que si la última versión da problemas, que si te paso un niño que llora, que si el skin del winamp...

Mi máxima es: "me funciona, luego no lo actualizo hasta estar seguro de que a los demás -conejillos de indias - les vaya bien la nueva versión" jajajaja



5
De: lgs Fecha: 2002-11-25 10:16

Curiosa la reflexión sobre las máquinas y los dioses.

Muy, pero que muy curiosa ...

¿Qué pasa si la gente crece por dentro?



6
De: JJ Fecha: 2002-11-26 10:48

A lgs: creo que la tendencia humana es antropomorfizarlo todo: los dioses, las máquinas, y, por la propiedad transitiva, a creer que las máquinas son dioses y los dioses máquinas.



7
De: Emiliano Fecha: 2005-11-05 15:44

Los cactos muy buenos para radiaciones



8
De: ANTONIO Fecha: 2007-08-06 22:10

yo tenia un cactus de esos, no creia en ellos, pero un dia fuí dando un paseito con la familia, a un centro de jardineria. Pasamos por la exposición de los cactus,los vi allí tan hermosos que pasé unas cuantas veces entre ellos.

De repente vi uno con una etiqueta que decia: "CACTUS ORDENADOR, UTILICE LA NATURALEZA COMO PROTECCIÓN DE LAS ONDAS ELECTROMAGNÉTICAS". Pues bueno, me compre uno.

Os puedo asegurar que a mi me funcionó de maravilla. Un dia, tenia que cojer un papelito que estaba junto al ordenador y junto al cactus,y como tenia el cactus en un portamacetas con aguita, al cojer el papelito se cayó el cactus y el aguita encima del ordenador (ese era portatil)y......vaya si dejó de emitir radiaciones. Ni por las teclas le salian radiaciones. El dichoso cactus me salío a precio de canario joven. Asi que ya sabeis, amigos/as que tengais ese invento, tomad PRECAUCIONES.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.162.139.217 (9286ee961f)
Comentario

Se comenta en...

  • Jabon Casero en [libro #14] Bad Monkey, de Carl Hiaasen
  • oficinas virtuales en Más fotos de Úbeda
  • marketing sensorial en Más fotos de Úbeda
  • JJ en [Libro #10] The son, de Jo Nesbo
  • Anónima en [Libro #11] Prisoners of Geography, de Tim Marshall
  • JJ en [Libro #3] A Christmas Carol, de Charles Dickens
  • PABLO PASCUAL LÓPEZ en [Libro #3] A Christmas Carol, de Charles Dickens
  • JJ en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • Anónima en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • JJ en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • Sobre Atalaya

    Esta es la bitácora o blog de Juan Julián Merelo. Si quieres contactar con el autor, usa su correo electrónico jjmerelo (arroba) gmail.com, o simplemente deja un comentario. Y si quieres leer alguna cosa más de las que escribe, prueba esta novela

    Listas de deseos

    A veces leo

    Otras veces escribo en

    Blogalia Blogalia