Atalaya: desde la tela de araña

Cultura en la red, reflexiones, relatos, tutoriales y paridas diversas

[Relato] Iconos

2005-11-05 11:29 Ya llevaba algún tiempo sin publicar ningún relato (el último fue el miembro fantasma), pero hemos vuelto al taller de narrativa y teníamos pendiente un ejercicio que consistía en escribir un relato inspirado en éste de Ítalo Calvino:
Entre sus muchas virtudes, Chuang Tzu tenía la de ser diestro en el dibujo. El rey le pidió que dibujara un cangrejo. Chuang Tzu respondió que necesitaba cinco años y una casa con doce servidores. Pasaron cinco años y el dibujo aún no estaba empezado. "Necesito otros cinco años", dijo Chuang Tzu. El rey se los concedió. Transcurrieron diez años, Chuang Tzu tomó el pincel y en un instante, con un solo gesto, dibujó un cangrejo, el cangrejo más perfecto que jamás se hubiera visto.

Y éste es mi relato:
El emperador soñaba un sueño. En el sueño, Confucio, sabio entre los sabios, con mano diestra, aplicaba el pincel al papel de arroz y dibujaba una grulla. Pacientemente, esperaba hasta que el dibujo impregnara las fibras y solo entonces, tocaba con su dedo índice los delicados trazos de las alas de la grulla. Al instante, todas las grullas del mundo acudían a su retiro, y le rendían pleitesía.
El emperador se despertó, llamó a un sirviente y le pidió papel, tinta y pincel. Y dibujó una grulla. Sus concubinas y los sirvientes de palacio alabaron su destreza y ese día todos se deleitaron con un gran pastel de miel y sorgo en forma de cabeza de grulla.
Ahíto, el emperador, tras yacer con la más bella de sus concubinas, soñó. Y en el sueño, Confucio, benevolente entre los benevolentes, dibujaba una carpa, la tocaba, y su retiro era un río y todas las carpas del mundo estaban allí, al alcance de su mano.
Al tercer día, tras yacer con la más hábil entre sus concubinas, el emperador soñó un sueño. En el sueño, Confucio dibujaba un mono.
Sin embargo, al cuarto día, tras yacer con la más inteligente de sus concubinas, el emperador soñó. En el sueño, Confucio yacía inerte, perdido el color, en la tierra. Los cangrejos devoraban minuciosamente su piel y sus miembros.
El emperador despertó sobresaltado y le contó este sueño y todos los demás a su concubina Jun, que todavía yacía a su lado. Jun habló mientras el emperador contemplaba arrobado su pie derecho:
-No me atrevería a repetir lo que vos mismo ya sabéis: que las grullas son heraldos del mundo espiritual, las carpas son la perseverancia y el mono es lo que de animal hay en nosotros. El cangrejo es el poder. Dibujar es controlar. Confucio dibuja y controla. Pero nadie dibuja el cangrejo, así que el cangrejo acaba controlando y matando a Confucio.
El emperador decidió encargar al mejor ilustrador e su corte que aplicara su arte al dibujo de un cangrejo, el más perfecto que nunca se hubiera dibujado. El ilustrador, como había esperado, pidió tiempo, sirvientes y dinero, pero la paciencia era un don imperial y la generosidad su virtud, así que todo le fue concedido.
Pero cuando volvió a palacio le sorprendió una gran conmoción. Los sirvientes se postrban en su presencia, sin atreverse a mirarle a la cara. Sus hijos varones lloraban y sus ayas trataban de aliviar su desconsuelo. Los guardianes de sus favoritas yacían muertos en el suelo, sus cabezas separadas de su torso. El capitán de la guardia, sangre en su afilado sable, se lo entregó al emperador y pidió de su clemencia que hiciera lo mismo con él.
-¿Porqué? - preguntó, desorientado, el emperador
-Porque somos indignos de ti. Una plaga de cangrejos ha entrado, inadvertida, en el palacio, devorando la lengua de Jun, sabia entre las sabias, el rostro de Bo, bella entre las bellas, y las manos de Cong, habilidosa entre las habilidosas.
El emperador cayó fulminado y se postró en su lecho, sin que nadie, ni sus hijos, ni sus consejeros, ni sus concubinas, pudieran elevar su ánimo.
Pasaron cinco años y soñó con Confucio. Confucio, pincel en mano, dibujaba a un hombre. Y ese hombre tenía los rasgos del mejor pintor de la corte. El emperador despertó y gritó a sus sirvientes para que aprestaran el palanquín y se dispusieran a ir a visitarlo.
El pintor le enseñó una grulla, una carpa, un mono, perfectos haste en sus imperfecciones, la garrapata en el plumaje, los mechones descoloridos en el pelaje del mono. Le habló de sus desgracias, de las traiciones de los servidores que el emperador le había proporcionado, de sus cinco hijas, de las plagas que habían descendido sobre sus cosechas, cochinillas, langostas. De cómo los cangrejos habían devorado su plantación de algas, en la feraz costa de Hunan.
Esos fueron los únicos cangrejos que aparecieron en esa visita. El artista pidió más tiempo, más dinero, más sirvientes. El emperador, cuya generosidad y paciencia estaban poniéndose a prueba, se lo concedió.
Al volver al palacio, el emperador se volvió a encerrar en sus aposentos. En los cinco años siguientes, mientras la miseria y los enemigos externos descendían sobre el Imperio del Medio, el emperador vegetaba, apenas atento a lo que sucedía en su entorno. Un día soñó. En su sueño, el artista pintaba un cangrejo, y Confucio miraba y sonreía.
Despertó, y fue por su propio pie a la casa del artista, que parecía consumido como una pavesa; éste despertó de su sopor al ver al emperador, tomó un pincel, y se puso a dibujar. De su mano izquierda salió el cangrejo más perfecto que la mente humana pudiera concebir.
El artista y el emperador compartieron el té y esperaron pacientemente a que la pintura se secara. Entonces y sólo entonces, el emperador tocó con su dedo índice el cangrejo. Y todo cambió.

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://atalaya.blogalia.com//trackbacks/34412

Comentarios

1
De: JJ Fecha: 2005-11-05 12:30

Si te hubieras ahorrado lo de gran mierda, sería una buena sugerencia. De hecho, lo es, pero entrando como has entrado no esperes que te lo agradezca.



2
De: Times Fecha: 2005-11-05 12:46

yo es que leí la noseque parte de "el juego de Ender" y me quedé traumatizado con relatos en los que aparezcan muchos nombres chinos. Q correcto es usted con sus comentaristas, esos comentaristas gilipoyas de mierda q pretenden tener su blog limpio de los comentarios gilipoyescos y cobardes q ellos mismos van soltando por ahí. El club ese de narrativa no es de inet ¿no?.



3
De: JJ Fecha: 2005-11-05 12:52

No, es físico, nos reunimos en Granada cada dos miércoles.
Sólo he metido tres nombres chinos, y el de Confucio. Y tienen una bonita historia, quizás la cuente en otro lado.



4
De: Carmel Fecha: 2005-11-05 12:52

Mi PC no responde, Nero no responde, Mi administrador de tareas no responde, sólo firefox me ha dejado leer tu cuento, que por cierto, me ha encantado porque lo has escrito precisamente al mismo ritmo que el relato de Calvino sugiere.
Es como si alagarses las 7 frases del párrafo pero la lectura se hace en el mismo tiempo.
Relatividad literaria, me gusta.



5
De: Migue Fecha: 2005-11-05 13:02

Pues a mí me ha gustado...



6
De: Victoriano de 2dmanjon Fecha: 2005-11-05 13:38

Por qué la concubina se llama Jun? es que es gitana?



7
De: Times Fecha: 2005-11-05 14:19

Tienes razón, Merel-San, picado por el comentario de Carmel he vuelto a leer el relato más lento y al estar más separados los nombres chinos parece que hay menos. Me queda la duda de quien se cepilló el emperador la noche del primer sueño, seguro que era la concubina más ceniza de entre las concubinas.



8
De: JJ Fecha: 2005-11-05 14:49

:-)
Jun es un nombre chino de mujer que significa "Verdad". Me pareció adecuado para darle nombre a ese personaje.



9
De: lightme Fecha: 2005-11-05 15:27

Esta muy bueno, me encanta como juegas entre nombres, simbolos y significados.

PD: sha si anonimo viera la estructura de mis posts me linchaba jajajajajaja.



10
De: Estefanía Fecha: 2005-11-05 16:05

A mí me ha parecido bastante bueno salvo quizás un exceso de repetición en el desarrollo de la estructura y en la puntuación.



11
De: JJ Fecha: 2005-11-05 17:02

Lo volveré a revisar, gracias.



12
De: Anonimo Fecha: 2005-11-06 00:41

Podrias indicarme la direccion electronica del taller de narrativa?



13
De: JJ Fecha: 2005-11-06 10:14

Podría, pero, como te he dicho, es un taller físico en Granada. Si estás interesado escríbeme a mi email.



14
De: Zifra Fecha: 2005-11-06 23:35

¡Bravo!



15
De: pepa Fecha: 2005-11-08 22:38

saseawer



16
De: JJ Fecha: 2005-11-08 22:40

Me creerás si te digo que estaba pensando lo mismo?



17
De: TURUITA HERMOSA Fecha: 2005-11-10 20:22

ME PARECIO ENCANTADORA Y TREMENDAMENTE MISTERIOSA..COMO TODO LO RELACIONADO A ORIENTE. SEGUI COMPARTIENDO ESO CON NOSOTROS.BESITOS- TURQUITA.



18
De: migeul alejandro Fecha: 2005-12-12 03:25

sadjspofjsafasfsdfqfasdfaf



19
De: alejandra Fecha: 2007-05-22 22:57

lo que quiero son nombres chinos no que ablen sobre ellos



20
De: Canadienne (Canadiense) Fecha: 2008-05-24 22:41

Salut! Je suis canadienne, mais j'habite au Cuba, la-bàs on parle spagnol, je pense que puta veut dire pute et que yo te odio veut dire je t'haïs



21
De: Canadienne (Canadiense) Fecha: 2008-05-24 22:42

PS: Je parle francais.
PD: Yo hablo francés.



22
De: Anónimo Fecha: 2008-10-14 03:15

muchas letrasssssssssss



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.166.229.17 (525fdedaec)
Comentario

Se comenta en...

  • Madrid en [Libro #12] Pirate Utopia, de Bruce Sterling
  • Series en [Libro #9] I'm travelling alone, de Samuel Bjork
  • Pymes Plataforma Comercial en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • Website en [Libro #8] A drink before the war, por Denis Lehane
  • Rosa Zotano Lopez en [Libro #12] Pirate Utopia, de Bruce Sterling
  • Libros de interés en [Libro #10] The son, de Jo Nesbo
  • Veterana en [Libro #11] Prisoners of Geography, de Tim Marshall
  • Anónima en [Libro #11] Prisoners of Geography, de Tim Marshall
  • JJ en [Libro #3] A Christmas Carol, de Charles Dickens
  • PABLO PASCUAL LÓPEZ en [Libro #3] A Christmas Carol, de Charles Dickens
  • Sobre Atalaya

    Esta es la bitácora o blog de Juan Julián Merelo. Si quieres contactar con el autor, usa su correo electrónico jjmerelo (arroba) gmail.com, o simplemente deja un comentario. Y si quieres leer alguna cosa más de las que escribe, prueba esta novela

    Listas de deseos

    A veces leo

    Otras veces escribo en

    Blogalia Blogalia