Atalaya: desde la tela de araña

Cultura en la red, reflexiones, relatos, tutoriales y paridas diversas

Santo varón (o hembra)

2006-03-13 18:58 Quien inventó el ssh fue un santo varón (o hembra), patrono de los sysadmins desubicados. Desde aquí, propongo su canonización inmediata y con efectos retroactivos desde la invención del telégrafo.

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://atalaya.blogalia.com//trackbacks/38225

Comentarios

1
De: antonioz Fecha: 2006-03-13 21:07

¡Amén, hermano!



2
De: DraXus Fecha: 2006-03-13 22:04

Al parecer el individuo a canonizar es el sueco Tatu Ylönen (visto en Wikipedia). Yo voto!



3
De: nauj27 Fecha: 2006-03-13 23:08

Eso por no hablar del que inventó los túneles por SSH...



4
De: SegFault Fecha: 2006-03-13 23:31

-L y -X eran parámetros para acelerar la canonización, pero es que con -R ya se merece estar a la diestra del Señor.

¡Apoyo esa moción!
--
SegFault



5
De: JJ Fecha: 2006-03-13 23:33

Vale, pero puede ser otro? Es que San Tatu...como que no... Borja Tatu también suena muy mal.



Se comenta en...

  • Oliviaseo en [Libro #21] Birchwood, de John Banville
  • Oliviaseo en [Libro #21] Birchwood, de John Banville
  • casino online en [Libro #20] The Lathe of Heaven, de Ursula K. LeGuin
  • casino online en [Libro #26] Flesh Colored Dominos de Zigmunds Skujins
  • casino online en [Libro #28] Foop!, de Chris Genoa
  • casino online en [Libro #29] El ojo del grillo, de James Sallis
  • Zabataali110 en [Libro #21] Birchwood, de John Banville
  • Jhon Kenedy en [Libro #29] El ojo del grillo, de James Sallis
  • voyance par telephone serieus en [Libro #21] Birchwood, de John Banville
  • Oliviaseo en [Libro #21] Birchwood, de John Banville
  • Sobre Atalaya

    Esta es la bitácora o blog de Juan Julián Merelo. Si quieres contactar con el autor, usa su correo electrónico jjmerelo (arroba) gmail.com, o simplemente deja un comentario. Y si quieres leer alguna cosa más de las que escribe, prueba esta novela

    Listas de deseos

    A veces leo

    Otras veces escribo en

    Blogalia Blogalia