Atalaya: desde la tela de araña

Cultura en la red, reflexiones, relatos, tutoriales y paridas diversas

¿Dimisión, yo?

2006-08-04 16:53 Si hay algo a lo que los políticos sean alérgicos es a las dimisiones. Por aquello de la voluntad popular, sólo es esa misma voluntad popular la que puede quitarlos de la poltrona, e, incluso así, con mucha renuencia y batiéndose como leones.
La cuestión es que la voluntad popular, salvo que se trate de un puesto de elección directa, como un escaño en el congreso, está muy mediatizada por la voluntad del presidente del partido que los ha sentado ahí, e incluso en el caso de los escaños, también. Pero, en todo caso, parece que la voluntad popular sea mucho más fuerte que la numismática por la gracia de Dios. Y eso es algo que no tiene paralelismo en eso que se llama el Mundo RealTM. Los puestos de designación popular se suelen abandonar en el momento que deja uno de funcionar como es debido; no sé, de presidente de la comunidad de vecinos, de delegado de curso, o, si me apuras, de miembro de alguna comisión de algún órgano colegiado.
Pero el problema con los políticos, con la mayoría, es aquello de ¿y ahora, qué? ¿Qué hace un consejero de comunidad autónoma si dimite, después de haber estado 10, 15 o más años ocupando el puesto que ocupa? Si es funcionario, es posible que le hayan guardado la plaza, pero salvo que sea profesor de derecho romano, no querría yo verlo preparándose clase, poniéndose al día de los últimos avances en fontanería, o tratando con los intermediarios en Mercagranada. Una persona que ha dejado su actividd profesional durante un buen puñado de años es, en general, inútil una vez que vuelve. Y eso si es que ha tenido vida profesional, porque en buena parte de los políticos de hoy, no han sido otra cosa que políticos desde que dejaron el BUP o la ESO.
Al final, es que acabas entendiéndolo. Como también se entiende la adhesión inquebrantable a la línea del partido que es, al fin y al cabo, quien le proporciona las lentejas de sus hijos. Y con las lentejas de los hijos no se juega.

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://atalaya.blogalia.com//trackbacks/42023

Comentarios

1
De: rvr Fecha: 2006-08-04 20:56

Me temo que es un problema cultural, no son solo los políticos. No se entiende bien la diferencia entre responsabilidad y culpabilidad.



2
De: Eloy Fecha: 2006-08-04 23:53

¡Qué gran verdad!

Y yo que pensaba que era cosa de aquí (Venezuela), pero por lo visto es fenómeno universal. Y es que cuando uno ve a un dirigente estudiantil (pichón de político), ya sabe que lo que viene es malo o -cuando menos- inútil.

Por eso tengo en la más alta estima a Vicente Emparan que renunció a su cargo de Capitán General de Venezuela por un alboroto en la plaza... (escribí algo sobre eso en http://eloy.cano.mine.nu/cgi-bin/blosxom/ecc/arq/antes/emparan.html)



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.158.241.232 (e0f34daa1c)
Comentario

Se comenta en...

  • JJ en [Libro #3] A Christmas Carol, de Charles Dickens
  • PABLO PASCUAL LÓPEZ en [Libro #3] A Christmas Carol, de Charles Dickens
  • tpeliculas en [Libro #31] Crimen contra reloj, de Frank Launder y Sidney Gilliat
  • JJ en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • Anónima en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • JJ en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • tripu en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • fernand0 en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • josemaria en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • armando en Las olas van y vienen
  • Sobre Atalaya

    Esta es la bitácora o blog de Juan Julián Merelo. Si quieres contactar con el autor, usa su correo electrónico jjmerelo (arroba) gmail.com, o simplemente deja un comentario. Y si quieres leer alguna cosa más de las que escribe, prueba esta novela

    Listas de deseos

    A veces leo

    Otras veces escribo en

    Blogalia Blogalia