Atalaya: desde la tela de araña

Cultura en la red, reflexiones, relatos, tutoriales y paridas diversas

Hablando de tubos

2006-09-24 18:19 Sé que casi todos (si, los dos o tres que venís esquivando una horda de adolescentes que habla de adolescentes magos antipáticos) os quedásteis con ganas de saber la verdadera historia de un humilde tubo (con pegatinas) que hizo el hizo el camino de Reykjavik. No porque os interesen los tubos. Ni Reykjavik. Sino, simplemente, porque es domingo por la tarde, ya habéis devuelto los 3 DVDs en el videoclús y todavía no ha empezado 24.
El viaje del tubo comenzó temprano, en un aeropuerto biprovincial que quedó segundo en la competición de aeropuertos biprovinciales con más glamour de andalucía oriental. El pobre tubo sufrió mareos, sobre todo por la parte del bajo vientre, según se mira desde el bazo, a la derecha, porque se empeñaron en hacer el chorra con él. Pero, tras un pasaje sin demasiados eventos a bordo del mejor producto de la tecnología occidental, el compartimento para el equipaje de mano (entre una chaqueta azul y una ensaimada de Mallorca abandonada, que se libró además de ser volada por los siempre atentos servicios de seguridad (pero esa es otra historia)), y llegó a Madrid, donde encogió, absolutamente pasmado por la inmensidad lineal de la T4, que si quedó primera en el concurso de terminales a ver quién la tiene más larga (la terminal). Pero las pausas son breves, la carne es débil, y, tras no ser tomado por bazooka, lanzador de misiles ni prótesis en el muy bien protegido (pero no de los olores humanos) aeropuerto de Heathrow, aterrizó en Reykjavik.
Reykjavik es otra historia. Los autobuses son bonitos, pero tienen todos el parabrisas roto. Eso si, la estación de autobuses de Reykjavik quedó segunda en el Concurso (Con Mayúsculas) de Astaciones, Apeaderos y Andenes de Pedanías de la Alcarria (A3PA), donde concurrió por equivocación (de la Alcarria). Pero al menos, no se puede decir de ella que no tenga techado. O se puede decir, pero sería mentira. Lo que sería lo mismo. O diferente, pero mentira.
Y como todos los tubos son una unidad de destino en lo universal, finalmente se llegó al destino, pasando antes por el hotel, donde tuvo un merecido descanso (quien lo llevaba) y aprovechó para compartir experiencias con sus hermanitos más pequeños, los folletos y su primo lejano, el mando a distancia (cuyos seis grados de separación dejo como ejercicio al lector o lectora atentos (y desocupados)). En el destino lo esperaban sus hermanos, vestidos a la última moda, tapón rosa fucsia... lo que no pudo soportar, claro, y por eso decidió no salir en la foto.
No se sabe muy bien si llevado por esa vergüenza, se ocultó tras una maleta en el mostrador de facturación de Icelandair, lo que hizo que Inga Patxisdottir, la atenta (pero no al tubo) azafata (de tierra), no le colocara una etiqueta, etiqueta que todo tubo necesita para ser considerado, y bien considerado, equipaje facturado.
Quedó pues, el tubo en Reykjavik, en ese lugar donde quedan los tubos distraidos en la correa de transmisión, junto con los frailecillos amaestrados, las paletas de cerdo de Valladolid y las maletas que no son de marca Samsonite.
Pero oyó la voz, si, la oyó, de quien le había transportado allende los mares (y un océano, para ser exactos). La oyó varias veces, entrecortada por suspiros (o cantos de sirena) que decían algo así como "Todos nuestros operadores están ocupados. Si quiere puede enviar un SMS con la palabra 'Cagontó, mesaperdío el tubo' al número 7727, y nosotros nos encargaremos, un día de estos, cuando podamos, sin prisas, ¿eh? que no está el horno para bollos, de hacerle llegar un SMS con bonitos haikus relativos a las pérdidas y las ciruelas". Y pasaron días. Y días. 10 días, para ser exactos. Alguien, al apartar las defecaciones de los frailecillos (que se desamaestraron, posiblemente), vio un (negro) tubo. Y dijo "No es bueno que este tubo esté aquí". Lo enviaremos, no sé, a Granada.
Y el tubo volvió. Dispuesto a más, pero más cortos, viajes.

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://atalaya.blogalia.com//trackbacks/43205

Comentarios

1
De: Estefanía Fecha: 2006-09-24 20:05

Je, je, je. :)



2
De: josera Fecha: 2006-09-24 20:44

Bonito relato, una pregunta
¿aeropuerto biprovincial que quedó segundo en la competición de aeropuertos biprovinciales con más glamour de andalucía oriental? ¿Cuál quedó primero? ¿El de Polopos-Órgiva?



3
De: JJ Fecha: 2006-09-24 21:09

Quedó desierto, claro.
Que no es relato. Que es verídico como la vida misma. Si no, no hay más que mirar las pruebas documentales. Hombre ya!



4
De: enhiro Fecha: 2006-09-25 11:04

Ya decía yo que los tubos hacen cosas rarísimas...

Ya lo estoy viendo, Tubo Story de Pixar



5
De: cabaret Fecha: 2006-09-25 17:09

Hola! Soy Sandra, ha sido un placer el reencuentro de hoy. Venía sólo a dejar un saludillo, profe!



6
De: JJ Fecha: 2006-09-25 18:01

Igualmente, dilecta alumna ;.) Hasta el jueves.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.204.234.61 (9da79ec702)
Comentario

Se comenta en...

  • JJ en [Libro #3] A Christmas Carol, de Charles Dickens
  • PABLO PASCUAL LÓPEZ en [Libro #3] A Christmas Carol, de Charles Dickens
  • tpeliculas en [Libro #31] Crimen contra reloj, de Frank Launder y Sidney Gilliat
  • JJ en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • Anónima en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • JJ en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • tripu en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • fernand0 en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • josemaria en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • armando en Las olas van y vienen
  • Sobre Atalaya

    Esta es la bitácora o blog de Juan Julián Merelo. Si quieres contactar con el autor, usa su correo electrónico jjmerelo (arroba) gmail.com, o simplemente deja un comentario. Y si quieres leer alguna cosa más de las que escribe, prueba esta novela

    Listas de deseos

    A veces leo

    Otras veces escribo en

    Blogalia Blogalia