Atalaya: desde la tela de araña

Cultura en la red, reflexiones, relatos, tutoriales y paridas diversas

Es bueno tener un objetivo en la vida

2007-01-21 09:44 El diccionario del diablo de Bierce dice que un ministro es un agente del poder más alto con la responsabilidad más baja. Y, dado que se pasan la mayor parte del tiempo inaugurando cosas y en saraos, mítines y presentaciones diversas, caben pocas dudas de lo que realmente hace un ministro. Pero ayer, la ministra de Sanidad Elena Salgado lo ha puesto negro sobre blanco en El Mundo (artículo que, como es habitual, he sido incapaz de encontrar):
No está entre los ministros más populares, ¿le extraña?
-No me he dedicado a la carrera política profesional, no busco popularidad. Lo que busco es que el presidente Zapatero gane las próximas elecciones, que lo va a hacer, sea yo popular o no

Lo que no deja de ser sorprendente, por la franqueza. Cuando preguntan a un ministro algo, normalmente sale por la contestación Miss Venezuela, "quiero que todos seamos más ricos" (economía) "que haya trabajo para todo el mundo" (Trabajo) o "que todos nademos más" (Marina). Pero al parecer, no es así. Los ministros (o, al menos, esta ministra) buscan que su partido (perdón, el candidato de su partido para las elecciones anteriores y presidente actual) gane las elecciones.
Lo que me parece, si me lo permiten, algo grave. Por varias razones. Puesta ante dos opciones, una popular, y otra menos popular, pero que va a servir para que el país avance (o que se piense que va a avanzar), ¿qué va a elegir esta ministra? La más popular, claro, porque lo que busca es que el presidente actual (ni siquiera el presidente que elija su partido, ojo) gane las elecciones. Lo siguiente, es que un ministro es un funcionario público. ¿Para qué le estamos pagando? ¿Para que haga su trabajo? No, para que forme parte del comité electoral de su presidente actual (una vez más, no de su partido), y consiga que gane las elecciones.
Pero lo más grave no es eso. Lo más grave es que un ministro pueda decir eso, y nos quedemos todos tan tranquilos. Que se llegue a una confusión tal entre gobierno y partido que gobierna, que no nos parezca extraño, ni malo, ni poco ético, que una ministra, que ni siquiera parece la ministra más identificada con el partido (como podría serlo, no sé, Rubalcaba o Caldera) diga tal cosa. Es lo más normal del mundo.
Es más, debería servir como ejemplo. Cualquier funcionario público debería hacer lo mismo. Cuando le pregunten a un bombero ¿usted por qué apaga fuegos? debería contestar que lo que busca es que el actual presidente gane las elecciones. Los jardineros deberían podar setos buscando, también, la perpetuidad del actual presidente. Las amas de cría, dar teta con el mismo objetivo. Y los médicos, cuando curen, que no se olviden, nunca, que cada curación avanza en el objetivo final: que el presidente gane las elecciones.

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://atalaya.blogalia.com//trackbacks/46435

Comentarios

1
De: kism Fecha: 2007-01-21 16:33

Pues sí, las cosas son así (y todos igual, ¿eh?).

Lo peor es mirarlo desde la óptica contraria. O sea, yo soy médico y quiero que Zapatero pierda las próximas elecciones, por tanto no curo, por tanto más quejas, por tanto más insatisfacción, más cabreo general... y cambio de gobierno. Espero no dar ideas... en fin, triste, pero cierto.



2
De: Hacker Fecha: 2007-01-21 20:35

Verdaderamente muy triste...



3
De: Anónima Fecha: 2007-01-22 09:57

Pues tal y como yo lo veo el objetivo final de Elena Salgado es más bien llegar ella a mandar más que nadie. Lo de decir que su objetivo es que Zapatero gane las próximas elecciones no creo que deje de ser una declaración instrumental.

Por otra parte tampoco sé si realmente es muy importante cual sea el objetivo declarado de alguien, más bien tiendo a pensar que lo importante son sus acciones.

Es decir que lo que habría que discutir es si puesta ante dos elecciones importantes, Elena Salgado _ha elegido_ la mejor o no según nuestro criterio.

Si ella dijera o incluso pensara en sus pensamientos más íntimos que lo que tiene que hacer es lo mejor para el país, pero fuera tonta como una mata de habas y lo hiciera mal, pues daría igual ¿no?

Elena Salgado puede que sea muy ambiciosa, pero es también una profesional muy competente, mucho más que muchos ministros que ha habido.



4
De: JJ Fecha: 2007-01-22 12:35

Por eso extraña precisamente...



5
De: El hermano Montgolfier Fecha: 2007-01-23 11:12

Totalmente de acuerdo con JJ. Además no creo que ningún político actual sea un buen profesional, un buen profesional puede serlo JJ, un médico, un investigador, ¿pero un político?, eso es casi como decir que un promotor (o un banquero) es un filántropo.
Desgraciadamente los buenos profesionales no se meten en política, en política, ahora sólo se meten los que gustan de salir en los medios, o como el Zaplana, los que van a forrarse.



6
De: Algernon Fecha: 2007-01-27 11:47

Comentario friki: me recuerda a Dors Venabili, la mujer robótica de Hari Seldon xD

"Hari desarrollará la psicohistoria; porque yo lo valgo" [Puñetazo en la mesa de plastiacero, que queda abollada]



7
De: JJ Fecha: 2007-01-27 12:37

Esa precuela a la Fundación creo que no la he leido...



8
De: Algernon Fecha: 2007-01-27 12:38

Pues la Dors aparecía en "Preludio a la Fundación" y "Hacia la Fundación"



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.198.246.116 (0544d58fc0)
Comentario
¿Cuánto es: mil + uno?

Se comenta en...

  • best brain supplements en La internet invisible
  • robert en La internet invisible
  • robert en La internet invisible
  • robert en La internet invisible
  • robert en La internet invisible
  • robert en La internet invisible
  • robert en La internet invisible
  • robert en La internet invisible
  • robert en La internet invisible
  • robert en La internet invisible
  • Sobre Atalaya

    Esta es la bitácora o blog de Juan Julián Merelo. Si quieres contactar con el autor, usa su correo electrónico jjmerelo (arroba) gmail.com, o simplemente deja un comentario. Y si quieres leer alguna cosa más de las que escribe, prueba esta novela

    Listas de deseos

    A veces leo

    Otras veces escribo en

    Blogalia Blogalia