Atalaya: desde la tela de araña

Cultura en la red, reflexiones, relatos, tutoriales y paridas diversas

Vida cotidiana

2003-01-28 23:32 Lo cotidiano es sinónimo de lo rutinario. Y la rutina es una de las drogas más potentes que se conoce; los cambios en la rutina producen estrés, caidas del cabello fuera de su estación, ansiedad, y todos los demás síntomas de un síndrome de abstinencia.
Todas las tecnologías se van incorporando, poco a poco, a la vida cotidiana, y, por lo dicho anteriormente, poco a poco nos vamos haciendo dependientes de la tecnología. Un día sin coche es un día que se recorta o se alarga de formas insospechadas; se recorta si nos evitamos atascos, o pasamos de ir al trabajo porque simplemente no podemos, o se alarga si decidimos usar el transporte público, y tenemos que recorrer media ciudad para ir de un barrio a otro. Un dia sin internet hace que volvamos a descubrir las chorradas que ponen (o vuelven a poner) en televisión, o que cojamos finalmente el último libro de la pila de libros sin leer que tenemos. Un día sin correo electrónico... bueno, mejor no pensarlo, que me pongo nervioso.
¿Esas dependencias nos hacen menos humanos? Bueno, ya argumentamos que no, pero es curioso las nuevas dependencias que se crean. Las primeras tecnologías estaban destinadas a apoyar la supervivencia del ser humano (la agricultura, o el fuego), posteriormente, se trató de aumentar su calidad de vida (por ejemplo, las gafas que permitían ver mejor, el vestido que impedía que se helara, el transporte que permitía que se llegara a algún sitio más rápidamente y se incrementara el comercio); las tecnologías actuales están destinadas ¿a qué, exactamente? ¿A aprovechar el ocio de mil formas diferentes? ¿A liberar al ser humano del trabajo físico? También se puede enfocar de otra forma: la tecnología consiste en una serie de pasos para liberar al hombre del trabajo físico; ahora, sin embargo, se trata de liberarlo del trabajo repetitivo y mecánico.
Pero el problema no es ese; el problema es que las nuevas tecnologías dependen unas de otras, son tecnologías, por así decirlo, de segundo nivel. La electricidad sería una tecnología de "primer nivel"; la informática es de segundo, porque necesita electricidad para funcionar. Y cuantos más eslabones hay en una cadena de dependencias, más posible es que falle; por lo tanto, el problema con estas nuevas tecnologías es que son mucho menos dependables que las anteriores; puedes confiar en que la electricidad funcione más o menos siempre, pero mucho menos en que funcione siempre lo que depende de ella. El petróleo habrá hasta que deje de haber, pero los coches pueden dejar de funcionar por muchas más razones.
Por eso tenemos que tener cuidado cuando introducimos nuevas dependencias en nuestra vida cotidiana. Porque lo único necesario es no helarse, comer y domir (bueno, y alguna que otra cosa más). Y las nuevas tecnologías deberían de estar encaminadas no a mejorar la vida de los que tienen las antiguas tecnologías, sino a que los que no tienen acceso a ellas puedan tener lo único necesario. Y por eso también me parto de risa, o de llanto, cuando se habla de que sólo el 0.47% de los africanos tiene acceso a internet. Parece mentira que alguien se pueda preocupar de eso.

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://atalaya.blogalia.com//trackbacks/5079

Comentarios

1
De: Marco Fecha: 2006-09-17 00:20

Es un articulo interesante. El tema despierta mi interes en la facilidad en la que mi vida se lleva a cabo.

Me gustaria saver más sobre el tema, seria bueno que se publique más información sobre el tema.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.156.69.204 (b24208f467)
Comentario

Se comenta en...

  • curso manipulador alimentos homologado en [libro #20] Trunk Music, de Michael Connelly
  • Google Adsense en 10 razones (o por ahí) por las que cada vez ganas menos dinero con AdSense
  • Jabon casero en [libro #14] Bad Monkey, de Carl Hiaasen
  • JJ en [Libro #10] The son, de Jo Nesbo
  • Anónima en [Libro #11] Prisoners of Geography, de Tim Marshall
  • JJ en [Libro #3] A Christmas Carol, de Charles Dickens
  • PABLO PASCUAL LÓPEZ en [Libro #3] A Christmas Carol, de Charles Dickens
  • JJ en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • Anónima en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • JJ en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • Sobre Atalaya

    Esta es la bitácora o blog de Juan Julián Merelo. Si quieres contactar con el autor, usa su correo electrónico jjmerelo (arroba) gmail.com, o simplemente deja un comentario. Y si quieres leer alguna cosa más de las que escribe, prueba esta novela

    Listas de deseos

    A veces leo

    Otras veces escribo en

    Blogalia Blogalia