Atalaya: desde la tela de araña

Cultura en la red, reflexiones, relatos, tutoriales y paridas diversas

[Relato] Receta tradicional de empedraillo de lentejas y arroz

2007-08-28 18:50 Ahora que me estáis escuchando, os voy a explicar de-ta-lla-da-men-te como se hace un empedraillo. Sólo hay una forma de que salga bien un empedraillo, y esa forma es la que os voy a contar.
Empezaremos por lo más importante: la olla. Sin olla, la mayoría de las recetas de olla, incluso todas, vienen saliendo mal. Pero no puedes usar una olla cualquiera. Tienes que usar la mejor olla, o si no la tienes, la menos mala, para el empedraillo. Si usas otra cualquiera, qué se yo, la olla que sea buena para las papas en caldo, puedes tener serios problemas. Se te puede morir un pollo perdiz, por ejemplo. No sería la primera vez.
No menos importantes son las sillas. Una mala silla puede estropear un empedraillo. Porque, vamos a ver, ¿dónde se sienta la gente que se está comiendo el empedraillo? En la silla. Si la silla es, pongamos, radiactiva, a la gente se le empieza a caer el pelo y salir bubas y lo pone todo perdido y resulta muy desagradable. El contador Geiger es imprescindible en la panoplia de herramientas de un buen cocinero.
¿Y el azafrán? Qué os voy a decir yo del azafrán que ya no sepáis. Pues esto: que no me hablo con él. Ni con vosotros, si es que preguntáis la razón. Así que callandito, y a comer empedraillo, si es que toca empedraillo. Que suele tocar en las siguientes fases de la Luna: cuarto creciente, luna llena, y menguante pero sólo si está en concentración con Venus. No os preocupéis, os paso una página web de la NASA que viene todo muy bien. O el teléfono de la pitonisa Juanita. No tiene ni idea de las fases de la luna, pero tiene buena memoria para las páginas webs, ella os lo dirá si se os olvida.
Finalmente, los comensales. Los comensales tienen que ser elegidos cuidadosamente a la hora de hacer un empedraillo. Los empedraillos son muy suyos, tímidos, pero reconcentraos, y si se encuentran con un comensal inadecuado se pasan, o le salen grumos, o, de repente, le sale un bicho a las lentejas. Así que evitad especialmente los siguientes: conductores de autobús, cazadores colegiados de topillos, y, creo que no me olvido de nadie, personas que crean en la metempsicosis. Esto es por ellas, porque miran cada lenteja y ven en ella a su recientemente fallecida abuela Nicasia.
No creo que me falte nada. ¿Alguna pregunta?
¿Que si puede haber monjas budistas? ¿No te he dicho que no habláramos del azafrán?


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://atalaya.blogalia.com//trackbacks/51796

Comentarios

1
De: BioMaxi Fecha: 2007-08-28 20:05

Esto de la receta me suena



2
De: cabaret Fecha: 2007-08-28 20:10

yo siempre creí en la abuela nicasia, en quién lo haré a partir de ahora...



3
De: BioMaxi Fecha: 2007-08-28 20:19

Pues nada. Mira que busco y no encuentro. Lo del contador Geiger en la cocina debe ser un deyabú desos



4
De: Enrike Fecha: 2007-08-29 14:47

Echadle un vistazo a esta página porque creo que es lo más gracioso que he visto en mucho tiempo: http://www.killrates.com

Sobre la vida y obra de un tal Kill Rates que sospechosamente recuerda mucho a Bill Gates... Ya sabemos, pura coincidencia.

A disfrutar



5
De: NinaNutz Fecha: 2007-08-29 17:31

y... ¿como dices tú que les enseñas a tus niñas a comer todas las comidas sin protestar?
A mí que tampoco me inviten para el empedraillo, que saldrán negras las lentejas y duro el arroz... ¡ni las mientes!
Además, en mi casa no hay ollas... no vaya a ser que salgan ideas ;P



6
De: JJ Fecha: 2007-08-29 17:37

Un contador Geiger siempre impone mucho ...



7
De: Fer Fecha: 2007-08-30 11:36

Un conocido tenía un Kalashnikov colgado de la puerta de entrada. Él lo llamaba cariñosamente el "porisacaso". Sólo veías el chisme una vez traspasado el umbral. Al hombre este la comida le salía fatal, pero los comentarios de los comensales siempre eran buenos.



8
De: JJ Fecha: 2007-11-01 18:37

¿Lo disparaba justo antes para que le saliera humillo en el momento que entraban los comensales?



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.145.69.58 (faee2e2f6f)
Comentario

Se comenta en...

  • JJ en [Libro #3] A Christmas Carol, de Charles Dickens
  • PABLO PASCUAL LÓPEZ en [Libro #3] A Christmas Carol, de Charles Dickens
  • tpeliculas en [Libro #31] Crimen contra reloj, de Frank Launder y Sidney Gilliat
  • JJ en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • Anónima en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • JJ en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • tripu en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • fernand0 en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • josemaria en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • armando en Las olas van y vienen
  • Sobre Atalaya

    Esta es la bitácora o blog de Juan Julián Merelo. Si quieres contactar con el autor, usa su correo electrónico jjmerelo (arroba) gmail.com, o simplemente deja un comentario. Y si quieres leer alguna cosa más de las que escribe, prueba esta novela

    Listas de deseos

    A veces leo

    Otras veces escribo en

    Blogalia Blogalia