Atalaya: desde la tela de araña

Cultura en la red, reflexiones, relatos, tutoriales y paridas diversas

Mundos en el ordenador

2003-02-04 03:52 En realidad, esta Atalaya va de juegos de ordenador. Lo que ocurre es que llamarlos, a estas alguras de la película, juegos, es como llamar a un Maybach una carroza. Los juegos de ordenador han evolucionado desde interacciones, personajes y escenarios simples y lineales (tan lineales como las rayas del Pong), hasta escenarios como el de Riven con personajes como los de GTA Vice City o Los Sims; pero hay diferentes tendencias en la actualidad que llevan a la conversión de los juegos en verdaderos mundos dentro del ordenador.
La primera tendencia, evidentemente, es la Internet. Poner un juego en Internet, con diferentes avatares que representan a personas que se conectan desde diferentes puntos del mundo, hace automáticamente al juego abierto, porque nunca se sabe muy bien por dónde van a salir los miles, o cientos de miles, de personas que participan en él. Igual pueden dedicarse a la filantropía que a la misantropía proactiva (es decir, cargarse a tó cristo que se les ponga delante), a hacer amigos que a deshacer enemigos (aquí me recuerda una frase de JF Sebastian: Yo hago amigos). En cualquier caso, el juego pone el mundo, las interacciones las proporciona la gente que están en él. Pero aún así, los monstruos que aparecen son estúpidos, y las casas se comportan como casas todo el tiempo.
Pero la simulación física está mejorando a pasos agigantados: con el tiempo, no será difícil reflejar , por ejemplo, la posibilidad de que con la lluvia se hagan goteras, y de que estas afecten la estructura del edificio; también el hecho de que al mojarse el suelo se pueda escurrir uno y escalamonarse. Eso significa que los objetos cada vez más se comportarán como lo hacen en la realidad (o de una forma totalmente diferente, pero siguiendo una física coherente para todos los objetos y predecible). La capacidad computacional, y las técnicas de diseño orientado a objetos y orientado a aspectos determinará que la mayor parte de los objetos de un juego, dentro o fuera de la Internet, sean lo más parecidos posible a objetos reales.
Y los avances van aún más allá: grupos de investigación como el denominado narrativa líquida, del que hablaron recientemente en un artículo de la BBC, tratan de adaptar el entorno, y los personajes, al usuario o usuarios, creando historias que se adapten a quien las está viviendo, como sucede en el libro que le proporcionan a la protagonista de La Era del Diamante, el libro de Neal Stephenson; eso hará que los juegos sean como una historia que se va viviendo poco a poco, y que creen una experiencia única para cada persona, e incluso cada vez que se juega.
No tengo muy claro si se podrá disfrutar esa experiencia, porque igual las mejoras van también en la inteligencia artificial de los personajes no jugadores, que se dedicarán a machacarte más y mejor, o a machacarte cada vez de una forma diferente. Precisamente lo que tratan de maximizar los juegos son el reto que ofrecen al jugador (o mundador), con el objetivo, claro está, de incentivar que se vuelva al juego el máximo número de veces posibles (al menos hasta que se saque la siguiente versión). Y no sé si será bueno que la siguiente generación de juegos sea más adictiva que la actual.
Lo que sí está claro es que la siguiente generación estará enfocada a personas cada vez mayores. Los que tenemos ahora cerca de los cuarenta (pero por abajo, ¿eh?), hemos crecido prácticamente con ellos, y seguiremos jugando cuando lleguemos a los 60. Claro que a esa edad no tendremos muchas ganas de jugar a Commandos , sino al dominó y al golf.

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://atalaya.blogalia.com//trackbacks/5228

Comentarios

1
De: mur0 Fecha: 2003-02-04 04:48

Claro que a esa edad no tendremos muchas ganas de jugar a Commandos , sino al dominó y al golf.
Eeehh!! Habla por tí!!!
(Aunque un buen "Dominó Simulator" y un "Seve Olazábal 2073" serían para echar un ratito...).



2
De: Epaminondas Pantulis Fecha: 2003-02-05 23:47

El "Unreal Tournament" siempre será un clásico... aunque lo juegue en el simulador de PC de mi teléfono móvil dentro de 40 años.



3
De: Rafael Merelo Fecha: 2003-02-06 17:45

He comprobado que aún existen muchas reservas respecto a los juegos. Mucha gente los califica de perdida de tiempo, y, como los comics, parece que solo son adecuados para los adolescentes, o como mucho, para los jóvenes. Veremos si esta tendencia cambia con los años, porque conozco a amigos que, conforme han pasado los 30, han dejado de jugar al ordenador



4
De: Epaminondas Pantulis Fecha: 2003-02-06 20:45

Lo que ocurre, creo yo, es que la vida te va recortando tiempo para jugar. No es que deje de gustarme echar mis partiditas de vez en cuando, pero ya no dispongo del tiempo que tenía cuando era estudiante universitario :-) Si ahora me enfrascase como me enfrasqué con el "UFO: Enemy Unknown" o con el "Master of Orion", mi Bea simplemente me daría una patada en el culo y me mandaría a la porra.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.80.89.146 (0f4ca6aa33)
Comentario

Se comenta en...

  • Madrid en [Libro #12] Pirate Utopia, de Bruce Sterling
  • Series en [Libro #9] I'm travelling alone, de Samuel Bjork
  • Pymes Plataforma Comercial en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • Website en [Libro #8] A drink before the war, por Denis Lehane
  • Rosa Zotano Lopez en [Libro #12] Pirate Utopia, de Bruce Sterling
  • Libros de interés en [Libro #10] The son, de Jo Nesbo
  • Veterana en [Libro #11] Prisoners of Geography, de Tim Marshall
  • Anónima en [Libro #11] Prisoners of Geography, de Tim Marshall
  • JJ en [Libro #3] A Christmas Carol, de Charles Dickens
  • PABLO PASCUAL LÓPEZ en [Libro #3] A Christmas Carol, de Charles Dickens
  • Sobre Atalaya

    Esta es la bitácora o blog de Juan Julián Merelo. Si quieres contactar con el autor, usa su correo electrónico jjmerelo (arroba) gmail.com, o simplemente deja un comentario. Y si quieres leer alguna cosa más de las que escribe, prueba esta novela

    Listas de deseos

    A veces leo

    Otras veces escribo en

    Blogalia Blogalia