Atalaya: desde la tela de araña

Cultura en la red, reflexiones, relatos, tutoriales y paridas diversas

Napoli 2008

2008-03-29 20:27 ¿Hay un rasgo que defina a la miseria?
Si: la ropa tendida. Un paseo por una ciudad española te mostrará poca. Quizás, entre geranios y celosías para que los nenes no metan sus piernecitas entre los barrotes podrás adivinar alguna sábana o el destello de un calcetín.
Y es que para tender en el balcón y ocultar en lo posible lo tendido hace falta algo: un balcón. Según escribo esto y recuerdo las conspicuas coladas en Nápoles, llueva o nieve o explote el Vesubio, recuerdo pocos balcones. Y los que veo en el recuerdo, casi todos tienen a una señora tendiendo. Una incluso con delantal. Todos con desconchones.
Por las callesNo es que no tengamos desconchones por aquí. Los hay, y también bombonas de butano. Pero tras procelosas reuniones de comunidad de vecinos y la derrama correspondiente queda la fachada como un san luis. Casi siempre.
Lo que ocurre es que hay que encontrarle a los desconchones la utilidad. Es cuestión de ampliarlos un poco en las tres dimensiones, y tienes un nicho para santos. Cada tres casas, a ojo de buen cubero, se abre un altarcito con la Virgen, santos ignotos o, más probablemente, el Padre Pío. Y neón. Rosa o azul. Nunca a la vez, supongo que porque algún napolitano habrá visto mundo y sabrá que esa combinación suele identificar a los puticlús de carretera en España.
Es una de las pocas fuentes de iluminación de esas calles que rodean a la Monte di Dio, junto con las televisiones, grandes como ventanas, que vas viendo al pasar, justo detrás de la espalda del vecino asomado a la ventana que suele formar una L invertida con la puerta. Ahí y así viven, un poco dentro y otro poco fuera, con las prendas colgadas en donde en otras ciudades europeas habría una farola, un arbolito o una marquesina de autobús. Aquí hay cestos de fruta, carteles de "Aquí no se fia", bolsas de productos colgados del techo.
Lo que es, igual que la ropa tendida, una necesidad. Porque en las tiendecitas cabe poco más que el tendero y el calendario del Padre Pío. Apenas el producto. En un ultramarinos donde compré una bola de provolone (justo al lado de la parada del funicular) cabían 4 tenderos, un reponedor, la que cobraba, el del reparto, y los clientes. Y latas en montones. Un kiosco se ampliaba con la trasera de una furgoneta, de la que fluían cajas de fruta. Lo que resulta bastante útil: del tirón comprabas La Repubblica, unas berejenas y el cómic de Diabolik.
No sé si aquí hacer un apunte de "a pesar de ello, son felices". Lo serán después de timar con éxito al tercer turista del día (un euro por aquí, cinco por allá). No lo serán si tienen un taller de chapa y pintura y, paseándose para acortar una mañana ociosa, ven que la primera media docena de coches que aparecen les podrían dar trabajo para un par de semanas. Serán felices recordando cuando el Napoli ganó la liga, y no tanto cuando mozzarella se retira de los mercados europeos y americanos. Lo serán cuando un político les regale un móvil con dos meses de contrato para que lo voten, y dejarán de serlo cuando se les acabe dicho contrato.
Al final, no te sorprendes de que España haya sobrepasado a Italia (más por lo que Italia ha caido que por lo que España haya subido, por cierto; pero esa es otra historia). Lo raro es que no haya sucedido antes, porque la frase más oida ha sido "... como España hace x años", donde x es siempre mayor que 20.
Dejo Nápoles a las 4 de la mañana de un sábado. Donde para el taxi que nos tima 5 euros, un círculo de trapos y cartones alrededor de la rotonda resulta ser un grupo de unas 10 personas durmiendo en el asfalto. La policía ferroviaria hace un buen trabajo manteniéndolos fuera de la estación, al parecer, pero no tan bueno como quien quiera que deba encargarse de mantener a la gente bajo techo en este país. Al final, es la maldición de la cola larga: si hay muchos que viven como en el tercer mundo, habrá bastantes que vivan como los máspobres de ese tercer mundo.
El amanecer, que progresa a la vez que nos acercamos a Roma en el expreso de las 4:33, va calentando progresivamente menos ropa tendida y más antenas parabólicas, antes de que el sueño me vapulee de nuevo, cerca de Itri.
Eventualmente, vuelta a España. Vuelta al 2008. Sin la maleta. Pero esa es otra historia.

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://atalaya.blogalia.com//trackbacks/56546

Comentarios

1
De: Senior citizen Fecha: 2008-03-30 00:05

Las historias de las maletas en los viajes, son historias para no dormir.

Así que mejor mañana....



2
De: Reven Fecha: 2008-03-30 17:16

Maldito seas !!! Que envidia.... cuanto viaje. jeje

Saludos Merelo.



3
De: JJ Fecha: 2008-03-30 18:36

Gracias. Por lo pronto, no más viajes.



4
De: jose Fecha: 2008-03-30 21:42

Lo de la derrama me ha hecho gracia porque coincide que en mi barriada siempre están todos los bloques proponiendo poner esto y lo otro, pintar la fachada, arreglar la escalera, poner nuevo el bajante, cambiar el ascensor... vamos que has dado en el clavo.

Cuántas plantas suelen tener los bloques de pisos? Estoy viendo nápoles en google earth y los bloques no tienen patio interior sino que son macizos, con forma de U, supongo que serán muy viejos ya que desde hace mil años todos los bloques tienen su correspondiente patio interior con tendederos y así no luce feo por fuera. La verdad es que las fotos que pones parecen de la parte de little italy del padrino II.



5
De: JJ Fecha: 2008-03-30 22:56

Depende de los barrios; en las zonas más modernas hay hasta de 7 u 8, e incluso hay un "downtown" que yo creo que será de oficinas. Pero en los barrios más antiguos son de dos pisos. Mira por ejemplo esta foto, de un barrio relativamente pijo (y las que hay alrededor).
Supongo que en parte el problema es efectivamente ese, que no hay patio interior. Pero por la cantidad de agua que chorreaban algunas coladas, creo que lo que no tienen es lavadora. Se ve que el tema de "coeficiente de habitabilidad" es algo que no entiende la mafia, o los constructores, que creo que vienen a ser lo mismo.



6
De: Senior citizen Fecha: 2008-03-30 23:13

Ver ropa tendida en las fachadas es algo que ocurre aquí también. Y en barrios céntricos y pudientes. A modo de ejemplo, en tu ciudad, JJ, puedes ver en la calle Conde Cifuentes, al ladito de Recogidas, una casa con la terrazas bien decoradas de pijamas y calzoncillos. Y esa casa tiene patios interiores.

El problema está en que, aunque hay una Ordenanza Municipal que lo prohibe, los Ayuntamientos no se ocupan de aplicarla.



7
De: josediego Fecha: 2008-03-31 04:56

Hay dos Italias no? Aquí también pasa pero quizás no tanto.



8
De: JJ Fecha: 2008-03-31 08:16

No digo que no los haya, claro que los hay. Pero no es tan ubicuo. Y si, hay dos Italias o tres.



9
De: Javier Fecha: 2008-04-02 01:01

Creo que es algo cultural, en Alemania todo el mundo tiende la ropa dentro.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 23.20.120.3 (a81ba792bd)
Comentario

Se comenta en...

  • pioneerseo en La internet invisible
  • Less Annoying CRM Review en [Libro #21] Birchwood, de John Banville
  • food open near me en [Libro #21] Birchwood, de John Banville
  • cara membesarkan alat vital pria dengan tangan en La internet invisible
  • obat kuat en La internet invisible
  • Linker SEO en La internet invisible
  • Linker SEO en La internet invisible
  • parsa en [Libro #17] American Noir, recopilado por Ellroy & Plezner
  • uali20 en [Libro #21] Birchwood, de John Banville
  • uali20 en [Libro #21] Birchwood, de John Banville
  • Sobre Atalaya

    Esta es la bitácora o blog de Juan Julián Merelo. Si quieres contactar con el autor, usa su correo electrónico jjmerelo (arroba) gmail.com, o simplemente deja un comentario. Y si quieres leer alguna cosa más de las que escribe, prueba esta novela

    Listas de deseos

    A veces leo

    Otras veces escribo en

    Blogalia Blogalia