Atalaya: desde la tela de araña

Cultura en la red, reflexiones, relatos, tutoriales y paridas diversas

Volviendo de Bélgica

2008-05-31 14:10 Mi estado natural es estar conectado, pero de vez en cuando no hay conexión en el estado base ni tampoco en el hotel, ni en el lugar de trabajo, donde, además, nos tirábamos 10 horas al día, con horarios que incluían comida a las 11 de la mañana y dar de mano a las 7 de la tarde.
Así que nos quedamos sin crónicas belgicanas. En vez de eso, haré una FAQ rápida con las fotos que fui tomando.
Por el camino, parece que menearon esta historia, y yo ni me enteré. Tendré que zambullirme en los comentarios atrasados.
Etiquetas: , ,

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://atalaya.blogalia.com//trackbacks/57717

Comentarios

1
De: Times Fecha: 2008-05-31 17:08

tampoco había conexión en el barrio rojo?



2
De: JJ Fecha: 2008-05-31 17:21

Cualquiera se paraba a preguntar...



3
De: Times Fecha: 2008-05-31 18:27

eso es salir con elegancia de las preguntas, que no te quepa la mayor duda, hechas a mala leche... :P



4
De: JJ Fecha: 2008-06-01 17:41

Mucha mili ya...



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.159.30.26 (bcbd81d36a)
Comentario
¿Cuánto es: mil + uno?

Se comenta en...

  • kite en La internet invisible
  • kite en [Libro #21] Birchwood, de John Banville
  • kiyahi en La internet invisible
  • lapita hotel dubai en La internet invisible
  • booklet printing en La internet invisible
  • mrycogwls en La internet invisible
  • kite en [Libro #21] Birchwood, de John Banville
  • kiyahi en [Libro #21] Birchwood, de John Banville
  • Term Paper Writing en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • kiyahi en La internet invisible
  • Sobre Atalaya

    Esta es la bitácora o blog de Juan Julián Merelo. Si quieres contactar con el autor, usa su correo electrónico jjmerelo (arroba) gmail.com, o simplemente deja un comentario. Y si quieres leer alguna cosa más de las que escribe, prueba esta novela

    Listas de deseos

    A veces leo

    Otras veces escribo en

    Blogalia Blogalia