Atalaya: desde la tela de araña

Cultura en la red, reflexiones, relatos, tutoriales y paridas diversas

Ciencia e Internet III: Colaboración a través de Internet

2008-12-14 11:12 Artículo publicado (by jmerelo)¿Cómo se escribe un trabajo colaborativamente? Con Internet, claro. Pero ¿cómo?
Incluso dentro de un departamento o de despachos contiguos, se suele usar el método del pinpong. Yo escribo, cambio o modifico, ahora te toca a tí. Alguien tiene la "copia maestra" y se encarga de sustituir la pelota que ha ido (fichero papercillo-20081313.tex) por la pelota que vuelve (fichero papercillo-2081315-cambios-juanita.tex).
La cosa no es muy eficiente, como os podéis imaginar. Primero, porque Juanita puede que no se fíe de Pepito y vuelva a incorporar todas cosas que ha borrado Pepito. También puede suceder que Pepito sea un impaciente y siga modificándolo mientras Juanita está cambiendo precisamente la misma línea, con lo que la s copias que manejan ya no están sincronizadas. Y, finalmente, puede que haya cosas que no se pueden hacer simplemente modificando: comentarios, por ejemplo, o decisiones, o cambios a los gráficos o nuevos experimentos.
Uses el programa que uses, puedes usar los comentarios para esto, con cuidadín de no dejarlos cuando envíes el fuente a algún sitio, porque algunos comentarios pueden ser del estilo
Si esto se lo traga el referee, me como un llavero USB de color fucsia

o del estilo
esas faltas de ortografía... escribe mil veces "its se escribe sin apóstrofo cuando es posesivo"

Los comentarios pueden convertirse en verdaderos chats sobre el fuente, porque para saber quién ha puesto cada uno, se firman.
% Esto no me convence - AB
% A mi tampoco - BC
% Pues cámbialo - AB
% Pues cámbialo tú - BC
% Yo ya he cambiado el "Estado del arte" - AB
% Y yo los "Acknowledgements" - BC
% Hala, ya lo he cambiado yo - CD
% Joer, el tío, pues que sepas que no te cambiamos de 7º autor a 6º, hala - AB y BC

Hay alternativas más eficientes, claro. Una de ellas es usar sistemas de control de fuentes, que no evitan las disputas dicharacheras sobre el fuente, pero al menos evitan el problema de no saber en cuál es la copia maestra en cada momento, y también permite ver qué cambios ha hecho cada uno. El problema es que no suele haber sistemas de control de fuentes gratuitos privados (solía estar Assembla, pero ha dejado de ser gratuito para repositorios privados) y los públicos, de los que hablé en la primera parte, suelen levantar ampollas. Con todo y con eso, no es difícil montar un repositorio privado. Si todos tienen acceso al mismo ordenador, es muy fácil, y si no, es cuestión de intentarlo.
En todo caso, es algo que aconsejo: tratar de usar repositorios públicos para desarrollar los trabajos. Si es que conseguís convencer a todos los autores (en lo que, por lo pronto, he fracasado, bien en la parte de usar repositorio bien en la parte de que sea público)
Etiquetas: , , ,

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://atalaya.blogalia.com//trackbacks/61059

Comentarios

1
De: Juanlu Fecha: 2008-12-22 11:37

.... como la vida misma ;-)



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.196.47.128 (9844182e45)
Comentario
¿Cuánto es: mil + uno?

Se comenta en...

  • George Windsor en Vuelven los buenos tiempos
  • JJ en [Libro #22] Fantasía, de Emilia Pardo Bazán
  • Palimp en [Libro #22] Fantasía, de Emilia Pardo Bazán
  • marta en [Libro #21] Birchwood, de John Banville
  • JJ en [Libro #10] The son, de Jo Nesbo
  • Anónima en [Libro #11] Prisoners of Geography, de Tim Marshall
  • JJ en [Libro #3] A Christmas Carol, de Charles Dickens
  • PABLO PASCUAL LÓPEZ en [Libro #3] A Christmas Carol, de Charles Dickens
  • JJ en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • Anónima en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • Sobre Atalaya

    Esta es la bitácora o blog de Juan Julián Merelo. Si quieres contactar con el autor, usa su correo electrónico jjmerelo (arroba) gmail.com, o simplemente deja un comentario. Y si quieres leer alguna cosa más de las que escribe, prueba esta novela

    Listas de deseos

    A veces leo

    Otras veces escribo en

    Blogalia Blogalia