Atalaya: desde la tela de araña

Cultura en la red, reflexiones, relatos, tutoriales y paridas diversas

Viajes extremos

2009-07-01 23:47 En una era de viajes estandarizados y desglamurizados, lo que define y distingue uno de otro puede ser tan simple como un olor o un cúmulo de casualidades. En este que me ha traido a San Sebastián han estado definidas por lo extremos. Partí de una esquinita de España a otra, al aeropuerto más al norte (y uno de los que cierra más temprano: un cuartito de hora más tarde y hubiera estado más cerca de los San Fermines que en ninguna otra ocasión en mi vida), y voy a un hotel con un mínimo de estrellas situado en el extremo derecha de San Sebastián (alguno de la época gloriosa de la liga 81-82).
Ahí queda esa alternancia de máximos y mínimos, aunque quizás habría que sumar el calor extremado que me ha recibido, con 22º a las diez y pico de la noche, una hora a la que el mar, de un color turquesa, recarga sus olas para el día siguiente, la gente pasea a sus golden retriever, que apuntan con su pata alzada a los skateboarders, que se deslizan por las rampas del Kursaal, una reliquia dejada con cierto descuido en la tierra por una pasada civilización más avanzada que la nuestra, con una luz pulsante acompañada de un zumbido que cambia perceptiblemente cuando la luna sale entre las nubes. Inquietante, como lo son las luces ultravioleta que bañan y quizás broncean a los aislados ocupantes de las mesas del Zurriola. Justo enfrente del paseo marítimo, una chica de color divide en dos la barra de un bar, mientras devuelve la ignorancia a la mujer que ocupa el otro lado; otro parroquiano ocupa su misma posición en otro bar imagen especular de este, con razas, sexos y actitudes totalmente cambiadas. Los camareros transportan y la gente acuna vasos de vidrio fino mientras la noche va asentándose muy lentamente.
Vuelvo al hotel arrepintiéndome de no haber llevado la cámara (¿para qué diablos me la he traído?) y pensando en las muchas transparencias que me quedan todavía por rellenar. Si estáis por aquí y os apetece, nos veremos en arte-leku

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://atalaya.blogalia.com//trackbacks/63657

Comentarios

1
De: Senior citizen Fecha: 2009-07-03 11:19

¿Y tú eres el que dijiste un día: Yo de poesía no entiendo?



2
De: JJ Fecha: 2009-07-03 11:56

Ni papa, en serio.



3
De: Anónima Fecha: 2009-07-03 12:06

Bueno, no hace falta ser un crítico literario experto en un género literario para escribir algo dentro de ese género ¡he aquí la prueba! :-)



4
De: JJ Fecha: 2009-07-03 13:05

Venga, que me vais a subir el pavo...



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.81.47.168 (51ea6aeb96)
Comentario

Se comenta en...

  • JJ en [Libro #3] A Christmas Carol, de Charles Dickens
  • PABLO PASCUAL LÓPEZ en [Libro #3] A Christmas Carol, de Charles Dickens
  • tpeliculas en [Libro #31] Crimen contra reloj, de Frank Launder y Sidney Gilliat
  • JJ en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • Anónima en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • JJ en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • tripu en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • fernand0 en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • josemaria en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • armando en Las olas van y vienen
  • Sobre Atalaya

    Esta es la bitácora o blog de Juan Julián Merelo. Si quieres contactar con el autor, usa su correo electrónico jjmerelo (arroba) gmail.com, o simplemente deja un comentario. Y si quieres leer alguna cosa más de las que escribe, prueba esta novela

    Listas de deseos

    A veces leo

    Otras veces escribo en

    Blogalia Blogalia