Atalaya: desde la tela de araña

Cultura en la red, reflexiones, relatos, tutoriales y paridas diversas

El nombre de las bitácoras

2003-03-23 19:35 En este tercer artículo de la serie dedicada a taxonomía blogalita (recordemos el segundo y el primero), a cuento del artículo que puse ayer sobre los nombres), y en el enésimo ejercicio de onfaloscopia blogalita, vamos a tratar de taxonomizar los nombres que los blogalitas dan a sus pensamientos ordenados cronológicamente.

  • Abundan los nombres propios, abreviaturas, transliteraciones, o mezclas diversas: PJorge, JCantero, Orihuela, fernand0 JKaranka; en realidad, las bitácoras evolucionaron a partir de las páginas personales, y es normal que esto ocurra; además, el tener que elegir una sola palabra para dar nombre a la bitácora favorece que se elija la palabra que tenemos más a mano: nuestro nombre.

  • Algunos nombres trascienden a su propia persona, y se busca un avatar en el reino de la fantasía, bien sea en los dominios de Cthulhu, en los alegres prados de la Tierra Media, o por las profundidades galácticas de alguna serie con muchos capítulos: Daurmith, Electroduende. En otros casos son puramente imaginarios: El hombre que comía diccionarios

  • Otros se inclinan por las imágenes escatológicas o invocaciones mitológicas: Los tiempos, o hronia, GNUdista...

  • Algunos buscan un tema, original a ser posible, que se pueda usar en múltiples historias: Awablog, Mini-d, Alt1040

  • Otros buscamos un sitio: el Cerro de la Atalaya, por ejemplo...


En fin, dentro de las casi 2000 bitácoras que hay, es difícil hacer una clasificación exhaustiva. Pero lo que sí es cierto es que el nombre de una bitácora, y la categoría anterior en la que se eucentra, abre expectativas sobre lo que uno se va a encontrar. No tengo muy claro cuáles, pero expectativas son.

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://atalaya.blogalia.com//trackbacks/6379

Comentarios

1
De: Ctugha Fecha: 2003-03-23 22:33

El mío lo puse más que nada por lo corto que resultaba. Además, me sería fácil recordarlo (estoy todo el día en las nubes; como los anuncios de compresas más o menos). La idea la saqué del no citado Javarm.



2
De: JJ Fecha: 2003-03-24 00:09

No citado, pero lo tenía en mientes... no trataba de ser exhaustivo, de todas formas.



3
De: fernand0 Fecha: 2003-03-24 00:17

Interesante lo de los nombres. Tengo que rescatar/revisitar un documentillo que escribí sobre la identidad en la red. ¿Nuestro nombre es una marca?
¿Quienes somos? ¿A dónde vamos? ¿De dónde venimos?

Ya perdonarán, que es domingo y en la tele sólo hablan de guerra y de deportes...



4
De: JJ Fecha: 2003-03-24 01:43

Nuestro nombre es una marca, sin duda. Por favor, rescata ese documento.



5
De: Vendell Fecha: 2003-03-24 05:35

¿El GNUdismo escatológico?



6
De: JJ Fecha: 2003-03-24 15:56

No, la imagen es escatológica.¿A tí no te sale el iconito del culo en el navegador? Hay otros ejemplos, que mezclan lo esczatológico y lo mitológico: la crucifixión de Clío, por ejemplo.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.198.54.140 (45761f2563)
Comentario

Se comenta en...

  • JJ en [Libro #3] A Christmas Carol, de Charles Dickens
  • PABLO PASCUAL LÓPEZ en [Libro #3] A Christmas Carol, de Charles Dickens
  • tpeliculas en [Libro #31] Crimen contra reloj, de Frank Launder y Sidney Gilliat
  • JJ en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • Anónima en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • JJ en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • tripu en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • fernand0 en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • josemaria en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • armando en Las olas van y vienen
  • Sobre Atalaya

    Esta es la bitácora o blog de Juan Julián Merelo. Si quieres contactar con el autor, usa su correo electrónico jjmerelo (arroba) gmail.com, o simplemente deja un comentario. Y si quieres leer alguna cosa más de las que escribe, prueba esta novela

    Listas de deseos

    A veces leo

    Otras veces escribo en

    Blogalia Blogalia