Atalaya: desde la tela de araña

Cultura en la red, reflexiones, relatos, tutoriales y paridas diversas

Guerra de banderas

2009-08-06 09:59 En ningún sitio se contempla mejor que en la playa la territorialidad del animal human. En una pizarra en blanco, carente de toda marca o señal, es el ser humano con su inteligencia superior, el que crea zonas y a partir de ahí las defiende descendiendo un escalón o dos en la escala evolutiva.
Sin embargo, los accesorios usados en ese marcaje y defensa son puramente humanos, aunque también hay jerarquías. En lo más alto está la sombrilla. La sombrilla, que, como su propio nombre indica,da sombra, y nada crea una división más clara del territorio que esa transición de la luz a la oscuridad, del inclemente descenso de los fotones solares a un área marcada por los vapores de bronceador y de tortilla de patatas. La sombra tiene una utilidad adicional: dada su movilidad, hace que se abarque más territorio que la toalla (cuya circunscripción queda clara) o la silleta de playa (con la que, si acaso, puedes reclamar lo que abarcan tus piernas al estirarse).
Pero la sombrilla no es sólo eso, es una verdadera cabeza de playa, y quien la planta puede sentirse tan orgulloso como para inmortalizar el evento a la manera de la toma de Iwo Jima. En esa cabeza de playa puedes enganchar, digamos, cuatro toallas y dos sillas de playa, formando una cruz, que, por mor de estar la cabeza de la cruz a la sombra, todo el mundo tiene que respetar. El intersticio dejado entre los brazos de la cruz nadie puede reclamarlo como suyo, porque en el Gran Juego Playero las reglas son como en el go: todo territorio entre territorios propios es también propio. Y, a partir de ahí, ya puedes marcar la cancha de palas, el pasillo de ida y venida del niño de la orillita del mar, por favor, señora, que tengo que echarle un ojo al niño, y acabas teniendo un territorio similar al de una república balcánica.
Por tanto, lleva la sombrilla con orgullo, porque al verla al salir de la playa, tus hijos podrán decir "Es la bandera de nuestros padres"
Etiquetas: , ,

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://atalaya.blogalia.com//trackbacks/64009

Comentarios

1
De: Arkangel Fecha: 2009-08-06 11:51

¡Es la guerra!

Algún día tengo que poner en práctica un maquiavélico plan que ideamos el otro día (mientras nos comiamos un cacho tortillapapas con su correspondiente bisté empanao): aprovechar la "subida a los apartamentos de la hora de la comida" para cambiar sombrillas de sitio. Sutilmente, así como 50 metros a la izquierda una, 10 a la derecha otra, dejando las más chillonas en su sitio, como falsa referencia.

Minaremos la moral del enemigo poco a poco... Al final del verano la luz de gas habrá conseguido que algunos cambien las sombrillas por pamelas de ala ancha, que a pesar de tener apartamento el personal se quede en la playa a comerse una tortilla empaná. Y que nos den un buen par de tortas, probablemente.

Algún día...



2
De: Senior citizen Fecha: 2009-08-06 14:25

¿Complementarios?

http://el-macasar.blogspot.com/2009/08/la-guerra-de-las-sombrillas.html



3
De: JJ Fecha: 2009-08-06 18:31

@Ark: maquiavélico plan... seguro que descuadra al enemigo
@Senior: se ve que es la época... Cárdenas también tituló a su libro "Corresponsal en la guerra de las sombrillas" o algo así, ¿no?



4
De: Senior citizen Fecha: 2009-08-06 21:24

"Envíado especial a la guerra de las sombrillas". En mi post lo dice.



5
De: JJ Fecha: 2009-08-07 09:57

Es verdad, ya lo he visto... muy divertido. Y que no haya bajas en la población civil.



6
De: Juan Lupión Fecha: 2009-08-07 12:15

En La Herradura el tema de las sombrillas es digno de verse. La gente pone las sombrilla a las 8 de la mañana y luego aparece a las 12 y media para desplegarlas en todo su esplendor y meterse debajo.



7
De: JJ Fecha: 2009-08-07 17:53

¿Y no se producen conflictos al desplegarlas?



8
De: Juan Lupión Fecha: 2009-08-07 19:56

¡Por supuesto! No falta quien se queja y la inevitable respuesta es «Mi sombrilla estaba aquí antes» Lo cual quiere decir que la gente tiene muy interiorizada la guerra de banderas que mencionas en esta historia.

Por cierto felices vacaciones :)



9
De: JJ Fecha: 2009-08-07 23:13

¡Igualmente!



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.156.32.65 (d3893ad4e6)
Comentario

Se comenta en...

  • Jabones Artesanales en [libro #14] Bad Monkey, de Carl Hiaasen
  • JJ en [Libro #10] The son, de Jo Nesbo
  • Anónima en [Libro #11] Prisoners of Geography, de Tim Marshall
  • JJ en [Libro #3] A Christmas Carol, de Charles Dickens
  • PABLO PASCUAL LÓPEZ en [Libro #3] A Christmas Carol, de Charles Dickens
  • JJ en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • Anónima en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • JJ en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • tripu en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • fernand0 en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • Sobre Atalaya

    Esta es la bitácora o blog de Juan Julián Merelo. Si quieres contactar con el autor, usa su correo electrónico jjmerelo (arroba) gmail.com, o simplemente deja un comentario. Y si quieres leer alguna cosa más de las que escribe, prueba esta novela

    Listas de deseos

    A veces leo

    Otras veces escribo en

    Blogalia Blogalia