Atalaya: desde la tela de araña

Cultura en la red, reflexiones, relatos, tutoriales y paridas diversas

El acoso de la policía de Isla Cristina a los ambulantes

2009-08-09 10:11 Darse un garbeo por el paseo marítimo de Islantilla sobre las 9 y pico de la noche te muestra un panorama consistente en personas de diversas razas con hatillos al hombro, sentados en los bancos y hablando entre ellos, alguna cabecita asomando por el mini-parque natural que se encuentra entre la playa y el susodicho paseo, y motos de la policía municipal de Isla Cristina con la luz azul iluminándolos o bien una pareja de policías municipales andando tranquilamente. El año pasado también vimos un policía municipal del tamaño de un armario ropero empujando a un vendedor ambulante magrebí y quitándole la mercancía. Mientras tanto, los coches en las calles con la música a toda leche, las plazas de aparcamiento de minusválidos ocupadas, las basuras a veces a rebosar y, por la mañana, los operarios de limpieza intentando dejar la playa libre de los efectos del botellón.
Mi vendedor de garrapiñadas favorito me explicó que se tiene que situar a pie de playa porque los municipales no les dejan vender en el paseo, porque como todo el mundo sabe las garrapiñadas son una sustancia controlada, y no puede dejarse que se venda así como así. ¡Podían consumirla hasta niños! Es más, tampoco les conceden licencia de venta, imagino que por la peligrosa competencia que le hacen a los supermercados y al Burriquín.
Así están toda la tarde, jugando al gato y al ratón. Pasan guindillas, se recoge el charnaque, dejan de pasar, se vuelve a poner. Así, hasta que uno de ellos se canse, que imagino que será el más débil.
Pensádolo bien, sucede lo mismo en Puerta Real y la Carrera de las Angustias, en Granada. Sólo que aquí lo vemos con más asiduidad.
Etiquetas: ,

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://atalaya.blogalia.com//trackbacks/64035

Comentarios

1
De: enhiro Fecha: 2009-08-09 11:13

Para algo que hacen las policías municipales tampoco es para quejarse. La venta ambulante hay que controlarla, pero sorprende como se empeñan con esto y luego pasan de la cafetería que funciona como bar y cierra 4 o 5 horas más tarde de lo que le corresponde por licencia, no dejando dormir a los vecinos, o ese coche en segunda fila que te está bloqueando, por poner dos ejemplos que molestan mucho más al ciudadano.



2
De: Senior citizen Fecha: 2009-08-09 15:02

En el IDEAL de papel de hoy viene una carta al director protestando de la "contundencia" con que la policía local desaloja a los top-manta, con lo que provoca carreras que ponen en peligro la integridad de persomas mayores y niños que se cruzan entre perseguidor y perseguido.



3
De: JJ Fecha: 2009-08-09 20:47

Hombre, pero tienen que hacerlo con cierta moderación, y además darles posibilidades de que desarrollen su actividad. Porque lo cierto es que el paseo marítimo, sin puestecillos de venta, es bastante más aburrido.



4
De: nozintusei Fecha: 2009-08-10 00:36

pues en Aguilas (Murcia) llevo unas semanas y aún no sé de qué color son los trajes de los municipales (igual están de incógnito entre los humanos) XD

No, en serio, estaría bien que hicieran un punto medio. Supongo que entre Huelva y Murcia, los municipales de ¿Málaga? actuarán de una forma más o menos comedida :)



5
De: Serwan Fecha: 2009-08-10 02:10

Vamos a ver, los policias sólamente ayudan a los ciudadanos cuando no les quedan más bemoles. Mientras puedan dedicarse a robar (decomisar le llaman ellos) a los inmigrantes ya se puede caer el cielo, que no van a mover un dedo.



6
De: JJ Fecha: 2009-08-10 09:34

@nozintusei: fuera de eso no se les ve el pelo, te lo aseguro, Tendréis que traer a algunos inmigrantes ambulantes para que los atraigan.



7
De: Raquel Morente Fecha: 2009-08-10 11:49

He visto en varias ocasiones como los vendedores de la calle salen en estampida cuando ven a los municipales, es cierto que la venta es ilegal pero también los es que necesitan trabajar para vivir, estos temas hay que tratarlos con tacto.



8
De: Anónima Fecha: 2009-08-28 17:59

También pasa en Barcelona:
Los 'lateros' luchan contra los cacos en la playa de la Barceloneta. Los rateros burlan a los urbanos, concentrados en perseguir a los vendedores

Pero hace un par de semanas se decidieron a hacerlo, narra Saíd Gasham. Este colombiano es dueño de un chiringuito y, en teoría, debería oponerse a la actividad de los lateros porque le resta clientela. Pero ante su terraza llena, explica que él también está harto de ver hurtos día sí día también, así que decidió ayudar a los paquistaníes y ocuparse de la entrega de los rateros a las fuerzas del orden. La iniciativa duró poco, prosigue: cuando cazaron al tercer ladrón en una misma tarde, la policía les pidió que no les agobiaran tanto, asegura Saíd.


Pobres policías,tan agobiados...



9
De: JJ Fecha: 2009-08-29 11:15

Es que con tanto ratero se les acumula el trabajo. ¿Tú sabes la de papeles que hay que hacer?



10
De: OSCAR Fecha: 2009-09-30 22:19

si de verdad crees que con tu comentarios haces bien, habla conmigo y te explicare o mejor habla con los del centro comercial que pagan sus impuesto y el resto de emigrantes que tambien lo hacen vale?



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.161.21.157 (e2970239c4)
Comentario

Se comenta en...

  • Jabon Casero en [libro #14] Bad Monkey, de Carl Hiaasen
  • oficinas virtuales en Más fotos de Úbeda
  • marketing sensorial en Más fotos de Úbeda
  • JJ en [Libro #10] The son, de Jo Nesbo
  • Anónima en [Libro #11] Prisoners of Geography, de Tim Marshall
  • JJ en [Libro #3] A Christmas Carol, de Charles Dickens
  • PABLO PASCUAL LÓPEZ en [Libro #3] A Christmas Carol, de Charles Dickens
  • JJ en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • Anónima en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • JJ en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • Sobre Atalaya

    Esta es la bitácora o blog de Juan Julián Merelo. Si quieres contactar con el autor, usa su correo electrónico jjmerelo (arroba) gmail.com, o simplemente deja un comentario. Y si quieres leer alguna cosa más de las que escribe, prueba esta novela

    Listas de deseos

    A veces leo

    Otras veces escribo en

    Blogalia Blogalia