Atalaya: desde la tela de araña

Cultura en la red, reflexiones, relatos, tutoriales y paridas diversas

La vida de los memes

2009-11-13 18:19 PhotonQ-Woman 's Thoughts aKa Complex Memetics (by PhOtOnQuAnTiQuE)En Atalaya hemos hablado más veces de la vida de los memes que anuciado la muerte de algo. Por ejemplo, en aquí hablamos de la calidad de los memes. Curiosamente, las dos cosas están relacionadas. Los memes son el alimento de la mediasfera, y si un medio no tiene nuevos memes que hacer circular, acaba pereciendo; la vitalidad de un medio está directamente relacionada con la calidad de los memes que logra inyectar en la mediasfera.
Afortunadamente, el molinillo de los memes funciona mejor engrasado que nunca: los memes viven en la red, saltan de un medio a otro a través de un enlace, mutan, vuelven a activar la máquina memética, y perviven en la mediasfera durante muchísimo más tiempo de lo que lo hacían, digamos, hace cinco años.
¿Cómo era la triste vida de un meme hace cinco (vale, seis) años? Pasa algo, se publica en un periódico, lo recogen unos cuantos blogs, aparece en Technorati, se discute sobre él, algún trackback que otro, se comenta en los blogs, zas, desapareció.
Hoy en día los memes aparecen directamente en Twitter, porque los propios medios se encargan de alimentarlos. A partir de ahí se multiplican por decenas, incluso centenares. Salta a otros medios, a blogs. Se elabora. Vuelve a Twitter y a Facebook; salta a más blogs, vuelve a mutar e incluso se puede emparejar con otro meme añadiendo contexto o información adicional. Se comenta en los periódicos, en los blogs, se retwittea, se abre un grupo en Facebook; aparece en la portada de los mismos como noticia más comentada, y ello, en si mismo, se convierte en noticia... todo eso realimenta la máquina memética durante días y más días.
¿Cambia algo? Sí, cambia mucho. Cambia en un orden de magnitud el tamaño de la red. La blogosfera era enorme, pero era dos o tres órdenes de magnitud más pequeña que la mediasfera actual. Y es más fácil transmitir memes, lo que significa que memes mucho más insignificantes ("¡He perdido a mi gato!) llegan mucho más lejos, y los más significativos tardan mucho más en desaparecer.
Lo que viene a decir: ¿Cuándo dejaremos de escuchar que Pilar Rubio se ha pasado a Telecinco?
Etiquetas: , , , ,

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://atalaya.blogalia.com//trackbacks/65093

Comentarios

1
De: al Fecha: 2009-11-14 18:44

Tengo otra pregunta: ¿por qué Facebook me recomienda que me haga amigo de Pilar Rubio, si ni la conozco de nada ni parece que tengamos amigos en común?



2
De: JJ Fecha: 2009-11-15 09:44

Te está lanzando un mensaje, cógelo...



3
De: Quique Fecha: 2009-11-16 13:25

No estaría de más que el facebook le recomendara a Pilar Rubio ser mi amiga... "ay omá que rica!" xD
Y sí, obviando eso, gracias al facebook y al twitter cualquier poiada se queda días seguidos siendo comentada



4
De: JJ Fecha: 2009-11-16 13:56

Y si es posible, amiga con beneficios...



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.81.71.31 (61d30dd0eb)
Comentario

Se comenta en...

  • Sofia Lopez en [Libro #13] The plot against America, de Philip Roth
  • Depilación casera en [libro #15] Europe in Autumn, de Dave Hutchinson
  • Jabones Artesanales en [libro #14] Bad Monkey, de Carl Hiaasen
  • JJ en [Libro #10] The son, de Jo Nesbo
  • Anónima en [Libro #11] Prisoners of Geography, de Tim Marshall
  • JJ en [Libro #3] A Christmas Carol, de Charles Dickens
  • PABLO PASCUAL LÓPEZ en [Libro #3] A Christmas Carol, de Charles Dickens
  • JJ en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • Anónima en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • JJ en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • Sobre Atalaya

    Esta es la bitácora o blog de Juan Julián Merelo. Si quieres contactar con el autor, usa su correo electrónico jjmerelo (arroba) gmail.com, o simplemente deja un comentario. Y si quieres leer alguna cosa más de las que escribe, prueba esta novela

    Listas de deseos

    A veces leo

    Otras veces escribo en

    Blogalia Blogalia