Atalaya: desde la tela de araña

Cultura en la red, reflexiones, relatos, tutoriales y paridas diversas

Ningún meme es un buen meme

2009-11-21 19:06 Al introducirse en Internet, los periodistas se convierten en nodos de una red social. Y el éxito de este tipo de nodos depende de su eficiencia en la creación y transmisión de memes. Todo el mundo conoce alguno de esos memes de Internet, gracias a los cuñados, esos nodos fundamentales de las redes sociales patrias, sólo superados por el graciosillo del curre; ya sabéis, lo del niño alemán loco, el turista accidental, y ese clásico carpetovetónico, las hijas de Zapatero.
Pero, ¿qué es eso de un meme? ¿Don Pelayo era un meme? ¿Lo es el jamón serrano? ¿Me puede poner alguien cuarto y mitad de meme?
Pues quizás sí: la idea de meme, o mem, la introdujo Richard Dawkins para equiparar ideas, conceptos, frases, a los genes. Los genes se copian, sufren variaciones y tienen más o menos éxito dependiendo de las capacidades que le presten al organismo o huésped que los lleve. Además, son egoístas, y usan a los seres vivos como meros vectores para sacar cuantas más copias de sí mismos, mejor. De la misma forma, el meme que es la historia de Ricky Martin y el perro nos usa como vectores para aparecer de todas las formas posibles (cambio de cantante, de país, de raza de perro) en la siguiente generación y perpetuarse; dentro de cincuenta años, alguien contará la historia de un holo-creador, el nieto de Aibo y una clon adolescente.

Pero hay memes que no incluyen perritos ni nada vagamente sexual. Pocos, pero los hay. Cualquier idea que consiga replicarse con ayuda de un huésped lo es en realidad; un titular, un twit, una imagen, una consigna, la canción del verano. Reducido a la mínima expresión es un URL. Y todos somos productores de memes, posiblemente en mucha menor medida que transmisores, lo que ocurre es que todos los memes no tienen el mismo éxito; y todos producimos porque todos, incluso Sheldon y el Doctor Mateo, estamos en una red social. No todos tenemos 4400 amigos en Facebook, éxito nada desdeñable pero para el cual hay que pasar demasiado tiempo en la T4, pero todos creamos memes y los transmitimos a través de nuestra red social. Nos llega un power point con gatitos (o con conejitas) y lo pasamos. Ejem, escribimos un libro y tratamos de venderlo. O lo leemos y pasamos el meme de esto mola o esto apesta. Y los memes se pasan de muchas formas; visualmente, por ejemplo: ves a unos cuantos mendas haciendo cola en la puerta de embarque y ya te infecta el meme; empiezas a estornudar, es decir, a acabarte rápido el sudoku, o a acerrar la mochila, tus piernas se van solas a hacer cola, tienes sudor frío... pero también, por supuesto, se pasan a través de la red social en Internet.
Porque las redes sociales en Internet molan mucho, pero hay que usarlas con tiento. Muchos piensan que el muro de Facebook es como el tablón de anuncios de la parroquia de Springfield:
Hoy el sermón del padre Lovejoy versará sobre la propuesta de nuevo mandamiento del cibermedio: "No copy-pastearás" más de lo estrictamente necesario

O sea, uno habla, los demás escuchan y automáticamente se ponen a comprar los productos de los que se habla o a votar al partido correspondiente. Y si hay que ir a más sitios a hablar y que los demás escuchen arrobados, pues se va: a Twitter, a la radio, al podcast, a donde sea... ¿A Google Wave? Pues ¡tonto el último!.
Pero una red social es una red de gente, y el éxito de un meme, la cantidad de memecitos peludos y con ojos grandes que sea capaz de criar, depende de la posición dentro de la red social. Y la posición no la da la cabecera, ni el traje ni el Aston Martin (bueno, igual el Aston Martin sí) sino el capital social que se tenga, que a su vez depende del cariño con que trates a los memes. Y ese cariño ni se compra ni se vende, pero es correspondido: tu ayudas a transmitir memes dentro de la red social, y el meme te ayuda a ganar capital social, lo que en el futuro te ayudará a que se difundan los memes que te interese que se difundan y los que eventualmente te puedan reportar algún beneficio político, económico o del tipo que corresponda.
Esto, realmente, siempre ha sido así. Lo que ocurre es que antes las redes sociales estaban en los tercios de las cortes franquistas: familia, empresa, clero y ahora están en Internet. Y antes viajaban a la velocidad de una furgoneta, y ahora se difunden en los cinco segundos que tarda uno en escribir un twit. Y antes había miles, y ahora hay miles de millones, y antes a la gente le importaba un bledo el capital social y ahora si no lo tienes no te comes uncolín colando memes.
Por eso es importante entender el arte de la memética, que no es el arte japonés de poner lavativas, sino el estudio de los memes. De su vida, en definitiva.
Esta historia amplía y continúa La vida de los memes, y fue escrita para el congreso de comunicación digital en Valencia.

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://atalaya.blogalia.com//trackbacks/65151

Comentarios

1
De: Dubitador Fecha: 2009-11-21 19:37

Lo de que el gene "Ademas es egoista" lo he encontrado divinamente esclarecedor.
Cuando me tope en algun listado de codigo con una subrutina, funcion, objeto o clase egoista lo proclamare bien alto.



2
De: Anónima Fecha: 2009-11-22 00:40

¿El único meme bueno es el meme muerto?

Y no me va el enlace al meme de las hijas de Zapatero, para una vez que me da cotilla...



3
De: JJS Fecha: 2009-11-22 01:34

Me ha gustado mucho este post.

Saludos



4
De: Guillermo López Fecha: 2009-11-22 11:16

La charla de JJ sobre los memes nos dejó en Valencia como a los invitados del embajador: "señor embajador, con sus Ferrero Rocher nos ha cautivado a todos". Pues eso. Gracias por todo JJ!

Un cordial saludo



5
De: JJ Fecha: 2009-11-22 13:05

@anónima: el url era tan largo, que blogalia lo corta y le mete el retorno de carro; lo he sustituido por uno corto
@jjs: gracias!
@guillermo lópez: nos quedamos sin saber quién es el Mr. X de LPD, pero tu charla tuvo mucha miga. Gracias!



6
De: Senior citizen Fecha: 2009-11-22 13:29

Con razón era largo el url.

El meme es kilométrico. Que empacho de fotos....



7
De: JJ Fecha: 2009-11-22 19:44

Es muy completico...



8
De: JJ Fecha: 2009-11-22 20:43

Sigue la saga memética en esta historia que trata de apuntar a una nueva definición de noticia



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.158.80.117 (3bd2e8136f)
Comentario

Se comenta en...

  • JJ en [Libro #3] A Christmas Carol, de Charles Dickens
  • PABLO PASCUAL LÓPEZ en [Libro #3] A Christmas Carol, de Charles Dickens
  • tpeliculas en [Libro #31] Crimen contra reloj, de Frank Launder y Sidney Gilliat
  • JJ en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • Anónima en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • JJ en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • tripu en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • fernand0 en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • josemaria en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • armando en Las olas van y vienen
  • Sobre Atalaya

    Esta es la bitácora o blog de Juan Julián Merelo. Si quieres contactar con el autor, usa su correo electrónico jjmerelo (arroba) gmail.com, o simplemente deja un comentario. Y si quieres leer alguna cosa más de las que escribe, prueba esta novela

    Listas de deseos

    A veces leo

    Otras veces escribo en

    Blogalia Blogalia