Atalaya: desde la tela de araña

Cultura en la red, reflexiones, relatos, tutoriales y paridas diversas

Jerusalem y Gormenghast

2009-12-06 16:27 Jerusalén se parece más a un inmenso edificio, un parque temático de la propagacion memética milenaria que a una ciudad. Es un laberinto donde se puede pasar de un sitio a otro de miles de formas diferentes, y es terriblemente fácil perderse. Una ciudad que podría ser Alejandría o Estambul si no fuera por las incrustaciones judías, que son exactamente iguales, pero en oposición de fase.
En Jerusalén, todo el mundo tiene un bisnes. Un bisnes curioso es dar indicaciones a la gente. Si alguien te pregunta a dónde vas, no es por ayudar al turista despistado, es porque quiere pedirte 15 shekelim, que puedes reducir a cinco si quieres arriesgarte a que te echen la marijuti. Lo mismo hacen pandillas de niños que, si te despistas unos metros de las calles principales por un atasco de cruces en un cruce, te dicen que no hay salida y también por una módica cantidad de shekelim te pueden explicar como perderte un poco más. Y los seudo-rabinos que te ponen cordoncitos colorados en las cercanías del muro de las lamentaciones y te bendicen en guirigay. No le pidas la acreditación de rabino: si no tiene los buclecillos, es que se ha comprado un gorro en el mercadillo y su profesión real es timador de turistas.
Pero el bisnes no acaba ahí: todo el mundo te invita a su tienda, salvo los popes de religiones ignotas (pero que al parecer tienen como requisito la barba) que no te dejan hacer fotos, pero te cobran unos shekelim a nada que te descuides. El extremo es el de una persona a la entrada de un cementerio árabe, al lado de la puerta de Santa Ana, que sólo por decirnos que sí se podía pasar, nos quería pedir varios sheqelim. ¡Qué timo! Más de un sheqel, nada.
En resumen: haz como los propios judíos y musulmanes. Si vas a Jerusalén, olvídate de la hoja de ruta. Ve con paciencia, déjate llevar, y seguro que tus pies te llevarán a algún sitio interesante. Donde, sin duda, alguien te pedirá varios sheqelim.

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://atalaya.blogalia.com//trackbacks/65303

Comentarios

1
De: Dubitador Fecha: 2009-12-06 19:15

Menuda "capa" la que llevabas por Jerusalem. O la que Jerusalem ha terminado impregnando en tí.

La ciudad que quieren ver
http://www.perogrullo.com/?p=984



2
De: José Antonio Fecha: 2009-12-07 13:20

Eso es típico de la zona, en Egipto, tunez, marruecos....



3
De: elblogdelosmudos Fecha: 2009-12-08 04:42

Debe ser bonito,de eso no comentas nada, lo de la "pela"... ya lo dicen los catalanes...
En cualquier caso soy mucho más cobarde ¿prudente? que eso, son zonas calientes,parece ser.De momento no las voy a visitar,me conformaré con lo que cuentes por aquí.Claro que también me puede caer un meteorito en Recogidas.
Saludos cordiales.



4
De: salsa malaga Fecha: 2009-12-08 17:10

Coincido con #3. Yo no me dejo caer por esos andurriales, "ni cocío de moriles" y eso que tengo pinta de moro, pero por si acaso.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.158.198.141 (c825a078a7)
Comentario

Se comenta en...

  • Jabones Artesanales en [libro #14] Bad Monkey, de Carl Hiaasen
  • JJ en [Libro #10] The son, de Jo Nesbo
  • Anónima en [Libro #11] Prisoners of Geography, de Tim Marshall
  • JJ en [Libro #3] A Christmas Carol, de Charles Dickens
  • PABLO PASCUAL LÓPEZ en [Libro #3] A Christmas Carol, de Charles Dickens
  • JJ en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • Anónima en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • JJ en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • tripu en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • fernand0 en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • Sobre Atalaya

    Esta es la bitácora o blog de Juan Julián Merelo. Si quieres contactar con el autor, usa su correo electrónico jjmerelo (arroba) gmail.com, o simplemente deja un comentario. Y si quieres leer alguna cosa más de las que escribe, prueba esta novela

    Listas de deseos

    A veces leo

    Otras veces escribo en

    Blogalia Blogalia