Atalaya: desde la tela de araña

Cultura en la red, reflexiones, relatos, tutoriales y paridas diversas

Visitando Israel: algunos trucos y consejos

2009-12-10 20:57 Banderas israelíes en el barrio musulmán de Jerusalén (by jmerelo)
  1. Primero, lo fácil: en Jerusalén hay muchos lavabos públicos razonablemente limpios donde hacer tus necesidades. Están cerca de las puertas de la ciudad vieja (por ejemplo, cerca de la de Santa Ana o la de Jaffa).
  2. Si tienes que coger un taxi, considérate timado antes de entrar y así te ahorras berrinches. Te van a cobrar de más pactes la tarifa de antemano o no; si conoces a alguien dile que te dé el teléfono de alguna compañía de confianza, pero incluso así puedes tener problemas. Por otro lado, ten en cuenta que los taxis conducidos por judíos pueden negarse a entrar a un barrio árabe (Jerusalén este en general); los taxistas árabes son menos selectivos, pero tampoco se van a meter en un barrio ortodoxo. Si estás dentro del muro (en Cisjordania) tendrás que llamar a un taxista que te pueda buscar dentro de él, o bien quedar con él fuera de la zona de control. En todo caso, los taxis incluso con clave no son demasiado caros; ir de Belén a Jerusalén, por ejemplo, puede costar unos 50 sheqalim (10 euros).
  3. Si tienes que tomar autobuses (necesarios, por ejemplo, para ir al museo del Holocausto, o a cualquier sitio fuera de Jerusalén), dependiendo del sitio necesitarás un bus árabe o judío; los árabes no tienen sitio web en su mayoría y tendrás que preguntarle a alguien que lo conozca o mirar en las guías. Por ejemplo, a Belén va el 124 (que te deja en el muro) o el 21 (que entra a la ciudad). Si pasas el muro, añádele un buen rato en el puesto de control, tanto a la ida como a la vuelta; todos los pasajeros tienen que enseñar el pasaporte o permiso de viaje.
  4. Los mapas de la ciudad vieja de Jerusalén son sólo una aproximación de primer grado a la estructura real de la ciudad. Hay tantos pasos, niveles y callejuelas de un metro de ancho que es casi imposible reflejarlo en el mapa. Si tienes tiempo de sobra, piérdete el primer día y familiarízate con las referencias: la torre del Redentor, el domo de la roca, la torre de David... En todo caso, te vas a perder, así que empieza por ahí y trabajo que te ahorras
  5. Jerusalén no es demasiado inseguro aparte de las precauciones que debe tomar cualquiera en un sitio turístico, pero fuera del bazar y de la vía Dolorosa hay cuatro gatos que además miran con cara de "uhté no é de aquí", lo que puede dar una sensación de "¿Dónde diablos me he metido?". En general, no pasa nada, pero procura no poner cara de pardillo si te ponen demasiada atención
  6. Uno de los fraudes de andar por casa preferidos en Jerusalén es que preguntar al turista con el mapa a dónde va, y una vez que le contesta acompañarlo y pedirle dinero. Puedes ignorarlo o simplemente contestarle no gracias; rara vez la cosa va a más. Una variedad del mismo fraude es encontrarse en una calle solitaria de las de arriba y que alguien te diga que a donde vas está cerrado, y que ellos te llevan donde quieras. Lo mismo, ten claro dónde estás, a dónde vas, ten claras tus referencias y di simplemente no-gracias. Aunque evidentemente hay calles que están cerradas, no tienes más que andar por ellas para darte cuenta.
  7. En general, en la ciudad vieja de Jerusalén los cafés son caros; son más baratos en el zoco, pero quizás dan menos confianza. Un zumo de granada (delicioso, por otro lado) puede salirte por unos cuantos euros.
  8. Todas las guías dicen lo del regateo, pero lo que no te dicen es que si simplemente te muestras dudoso sobre una compra, el propio tendero regateará por ti. Un belén de 90 euros en el zoco puede bajar a 50 en unos minutos, sobre todo si te das un garbeo a la hora de cerrar en un día de semana.
  9. La fruta es muy barata y excelente en los puestos del zoco o en las tiendecillas de Jerusalén este. Prueba unos kumquats, granadas (del tamaño de melones) o mandarinas y guárdatelas en la mochila para el camino, o unos pistachos, o pipas de girasol.
  10. Si tienes la oportunidad de tomarte una tostada en algún café, o desayunar, pide za'atar o simplemente sata, es una mezcla de tomillo con sésamo y otras hierbas que se añade al aceite para mojar, y que está de muerte (para quien le guste el mojeteo, claro).
  11. Si visitas Cisjordania, conviene que te hagas con un guía, porque no hay tantas indicaciones y no abundan los turistas. Puedes consultar en la web de turismo creada por la autoridad nacional palestina, muy completa. Por otro lado, conocerás de primera mano la historia de conflicto de la tierra.
  12. _pregamma_1_fattal_alpha_0.1_beta_0.8_saturation_1_noiseredux_0.01
  13. Si vas al Mar Muerto, aparte del bañador llévate unas chanclas; el suelo está hecho de cristales que te hacen bastante la cusqui al entrar o salir. Uno de los mejores sitios es Ein Gedi, aunque está un tanto retirado. En el balneario puedes comer, embadurnarte en barros y bañarte por unos 12 euros por persona. Allí te venden toallas por 18 sheqalim, pero te puedes llevar la tuya, claro.

  14. El Mar Muerto y casi cada sitio bíblico que quieras ver fuera de Jerusalén están en Cisjordania. Ten en cuenta que a la caída de la tarde se forman atascos considerables en los controles de vuelta a Jerusalén, así que temporiza tu llegada para que no los pille (tanto si vas en bus como si vas en coche
  15. La explanada de las mezquitas tiene acceso sólo desde el muro de las lamentaciones, y a través de una pasarela-jaula que puede resultar desagradable si (como yo) eres un poco claustrofóbico. Hay una sola hora de apertura por la tarde, de 12:30 a 13:30, y a partir de las 11 o así se empiezan a formar colas dentro de esa jaula, así que posiblemente sea razonable que trates de evitarlo. El otro horario es de 7 a 10:30, así que pégate un pequeño madrugón, ve tempranito, y disfruta tranquilamente de la visita de este maravilloso sitio
  16. Entérate cuál es la hora del rezo de los almuecines, y disfrútalo desde algún lugar elevado; verás como los cantos van moviéndose de un lugar a otro de la ciudad, y podrás identificar los minaretes desde los que vienen y las diferentes voces. La segunda oración de la mañana o la del mediodía puedes verla desde la explanada de las mezquitas, y cualquiera desde alguna azotea, sea de algún hostal o bar o bien desde la azotea a la que se accede desde la calle San Marcos
  17. El almuecín te despertará el primer día, pero el segundo día no lo oirás, te lo aseguro
  18. En Israel se hacen buenas cervezas; prueba, por ejemplo, la cerveza palestina Taybeh
  19. Los restaurantes que verás en los barrios judíos son kosher, y son bien de "carne" o de "leche". Los de leche sirven pasta, verduras y pescado, por ejemplo. Los de carne, pues eso, carne. Si estás en grupo uno de los cuales tiene antojo de chuletón y otro de pizza, iros al barrio árabe. Los de leche, por cierto, son más comunes que los de carne. Y si vas a uno de carne, ten en cuenta que la preparación kosher es un tanto especial y puede que el sabor no sea al que estás acostumbrado.
  20. En los restaurantes árabes, por otro lado, la única birra que hay es la 0.0, sin alcohol, así que si te apetece comer con vino o tomarte unas tapitas tendrás que ir a los judíos (o a los cristianos, que gracias a Dios ponen de todo).

Etiquetas: , ,

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://atalaya.blogalia.com//trackbacks/65357

Comentarios

1
De: NaaN Fecha: 2009-12-10 21:28

Wow, entre este post y los anteriores me ha cogido muchísimo el gusanillo de visitar Israel...



2
De: tripu Fecha: 2009-12-10 21:38

Muy completo. Podrías entrar más en enjundia político-religiosa, también.

Y tenías que haber escrito "$DEITY" :¬)



3
De: Juan Chulilla Fecha: 2009-12-10 22:01

El problema de Israel y Palestina es simple: salen demasiado en la tele y los periódicos. El segundo problema es que los periodistas españoles no hablan con los lugareños por definición.

Así nos llega una imagen aberrada del lugar, que se cae a las horas de estar allá. Sobre todo, si hablas con la gente.

Como te dije por twitter, un sitio realmente espectacular:

http://images.google.es/images?q=papa%20andreas%20jerusalem&um=1&hl=es&ie=UTF-8&sa=N&tab=wi

Bien pensado, yo tampoco soy objetivo... soy madrileño, pero una parte de mí es jerosimilitano y cada cierto tiempo tengo que volver



4
De: Rafael Merelo Fecha: 2009-12-10 22:16

Estupenda guía de recomendaciones



5
De: Senior citizen Fecha: 2009-12-10 22:27

Lo de los taxis me recuerda el aeropuerto García Lorca Granada-Jaén.



6
De: JJ Fecha: 2009-12-11 13:15

@tripu: he entrado en las otras historias...
@Juan: pasé al lado, como te dije, el último día, pero a priori es tan difícil de localizar cosas en Jerusalén... efectivamente, tenía pinta de ser un sitio espectacular. Y en cuanto a la imagen, el problema es que la imagen que se tiene aquí es demasiado simple. Cuando llegas allí ves que nada es tan fácil, ni tiene una explicación directa.



7
De: Anónima Fecha: 2009-12-19 23:56

¿Os gustó lo de bañarse en el Mar Muerto? Está bien esto de las crónicas de viaje, y tiene razón Naan al leerlas dan ganas de ponerse a ello :-)



8
De: JJ Fecha: 2009-12-20 11:17

Sí, es bastante agradable; ahora, lo de embadurnarse en barros nos lo ahorramos.



9
De: Musica Fecha: 2009-12-22 20:10

Otra mas a la que le han entrado ganas de visitar Israel, porque con todo lo que cuentas y demas cosas, la verdad es que dan muchisimas ganas de ir por alli. Ademas, hace tiempo una amiga fue y me conto lo del Mar Muerto, y yo quiero probar esa sensacion.



10
De: Jose Fecha: 2012-01-25 13:30

Un excelente blog..Gracias por los consejos y para compartirlo.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.145.101.227 (5e587fe963)
Comentario

Se comenta en...

  • JJ en [Libro #3] A Christmas Carol, de Charles Dickens
  • PABLO PASCUAL LÓPEZ en [Libro #3] A Christmas Carol, de Charles Dickens
  • tpeliculas en [Libro #31] Crimen contra reloj, de Frank Launder y Sidney Gilliat
  • JJ en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • Anónima en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • JJ en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • tripu en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • fernand0 en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • josemaria en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • armando en Las olas van y vienen
  • Sobre Atalaya

    Esta es la bitácora o blog de Juan Julián Merelo. Si quieres contactar con el autor, usa su correo electrónico jjmerelo (arroba) gmail.com, o simplemente deja un comentario. Y si quieres leer alguna cosa más de las que escribe, prueba esta novela

    Listas de deseos

    A veces leo

    Otras veces escribo en

    Blogalia Blogalia