Atalaya: desde la tela de araña

Cultura en la red, reflexiones, relatos, tutoriales y paridas diversas

Imagen y semejanza, o, la percepción de la Internet a través de los siglos

2003-04-01 20:28 [Imagen del mosaic pirateada de http://esapub.esrin.esa.it/bulletin/bullet86/images/tran386.gif]No es que sea yo un gran amigo de las metáforas, pero a veces son inevitables, como el caso de la Internet, que es lo que nos ocupa. Las metáforas son imágenes que usamos para explicar algo o para referirnos a algo, sobre todo para alguien que no está metido en el tema, o forman parte subconsciente del vocabulario, que asumimos casi sin darnos cuenta, sobre todo si se refiere a algo que tiene un uso diario.
Por ejemplo, el coche. Al principio, el coche era un objeto de ostentación social pero también, al referirnos a él, se ha convertido en una forma de transporte, una herramienta de trabajo, un elemento de liberación sexual, un segundo cuarto de estar para las familias (lo que se plasmó cuando salieron los monovolúmenes), una denostada señal de nuestra dependencia del petróleo. A veces, un coche es alguna de esas cosas, todas, y a veces muchas más.
La internet, a pesar de que básicamente ha sido la misma en los últimos 30 años (salvo por la velocidad, los protocolos son los mismos, y todavía se puede enviar correo usando UUCP si te apetece, como hace 30 años), ha ido evolucionando en su percepción y en su vocabulario.
Al principio, de hecho, la internet ni existía. Existía el correo electrónico; "estar en la internet" significaba tener correo electrónico; pero claro, cuando uno se metía en un programa de correo (tal como el EAN, que usaba yo en sus tiempos en ordenadores VAX) era un programa como cualquier otro, sólo que te permitía enviar correo.
Cuando empezó a usarse el Gopher, ftp y telnet, ya sí parecía que la internet era algo que "estaba ahí", encontrabas cosas "en la internet", pero aún así, era algo que "estaba ahí fuera", aunque, evidentemente, uno estaba dentro. Quizás lo que ocurría es que se percibía la internet como algo fragmentario: un servidor gopher por aquí, un servidor ftp por allí, cada uno con su programita; otro de correo electrónico...
La web, entre otras muchas cosas, dio una imagen unificada de todos los recursos accesibles en Internet: cada recurso tiene un URL, y puedes acceder a él y usarlo, siempre que tengas el cliente adecuado; el navegador, cuya primera versión popular fue el Mosaic, suplantó a la Internet en la percepción de mucha gente. La internet no existía, existía el Mosaic; "he encontrado esto en el mosaic".
Esa imagen persiste: mucha gente no habla de internet, sino del explorer, pero, aún así, la imagen una vez más ha evolucionado. Con la conexión permanente, en el trabajo o usando banda ancha en casa, a la gente le parece que "está" en la Internet, que la internet es un lugar, un espacio en el cual puedes chatear, mandar mensajes, bajarte cosas usando clientes de redes P2P como el eDonkey o similar. El hecho de que en los programas de chat o de mensajería instantánea aparezca una lista de la gente que está conectada en un momento determinado, nos hace percibir al resto de la gente como presentes físicamente en un sitio físico; decimos "me encontré con nosequién en nosecuál canal de chat" como quien dice "me lo encontré en el bar Tolo". La comunicación es además multicanal; puedes estar viendo como una persona actualiza su bitácora (te das cuenta porque acaba de mandar una historia que antes no estaba), está en un canal de chat, y a la vez tiene puesto algún programa de mensajería, y te está mandando mensajes. No puedes evitar pensar que "está ahí".
Puede que la imagen cambie una vez más; la Internet se está empezando a usar en dispositivos móviles (de forma casi inconsciente, el WAP está volviendo, con disimulo, pero para quedarse), y uno puede, mediante el móvil, mandar una foto o un video por correo electrónico, comprar cosas, mandar mensajes y hablar, todo a la vez; la persona o personas con la que está conectado, con un poco de poder de evocación, pueden tener la impresión de que están allí. La internet ya no es un sitio, sino algo que lleva uno encima; es una prenda de vestir. "¿Llevas la Internet?", podrán preguntar en un futuro cercano, como a quien le dicen si lleva el móvil encendido o no.
Y quizás, en un futuro más lejano, cuando la web semántica se convierta en realidad, y haya más bots que personas, la Internet sea un compañero, quizás un amigo. La frase clave será entonces "Me voy con la Internet, tú te quedas con los niños".

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://atalaya.blogalia.com//trackbacks/6731

Comentarios

1
De: eledhwen Fecha: 2003-04-01 21:04

En Hyperion, de Dan Simmoms, todo el mundo lleva comlog (como un reloj, incluso más pequeño, a veces implante), que le permite estar en constante contacto con la esfera de datos local y, a veces, con la megaesfera de entremundos. Sin comlog, se sienten perdidos.



2
De: JJ Fecha: 2003-04-01 21:16

También en un cuento de JCantero. Supongo que es un meme que viene de antes, pero que ahora está empezando a convertirse en realidad. No sé si cambiará la percepción de la red, pero si la cambia, es posible que sea como algo que va pegado a uno, o que lleva uno puesto.
¿Hyperion te gustó? Yo lo leí hace tiempo, y lo encontré un poco denso.



3
De: jcantero Fecha: 2003-04-01 23:45

¡Hey! que conste que no he leido Hyperion (aunque no por falta de ganas). O:-)

Si, el cuento estaba inspirado un poco en esa idea de hasta donde nos puede conducir la Internetdependencia, y si esta "presencia de la red" puede llegar a sustituir a la presencia real. Una novela con una idea similar (de las que he leído) puede ser El sol desnudo, de mister Patillas O:-). En ese caso el aislamiento proviene de una especie de sistema de videoconferencia universal de proyección panorámica.



4
De: eledhwen Fecha: 2003-04-02 02:11

Hyperion me gustó mucho, pero tuve la suerte de leerlo conociendo parte de la obra y vida de Keats, así como algún que otro subtema tratado en el libro. Digamos que lo disfruté a varios niveles.



5
De: JJ Fecha: 2003-04-02 02:49

A eso me refería con lo de "denso": si no conoces a Keats, pierdes casi una cuarta parte del libro.. hay que reconocer la maestría de Dan Simmons, y su erudición, pero caray, que haya que leer a Keats para disfrutarlo... Bueno, en todo caso, se le puede disfrutar a alguno de los niveles que mencionas.



6
De: eledhwen Fecha: 2003-04-02 02:56

Muchos autores hacen eso. Y, al menos en este caso, no es imprescindible para la comprensión general de la historia. Desde luego, no es nada comparado con "Rayuela" ;D



7
De: JJ Fecha: 2003-04-02 03:20

Rayuela, sinceramente, lo intenté, pero no pude. Me daba la impresión de que el tío me estaba engañando, que se había puesto a escribir por escribir. A mí me encanta Cortázar, incluso algunas cosas un tanto surrealistas como "Cronopios y Famas", pero Rayuela lo tuve que dejar en la página 60 o así.
¿Insinúas que hay que conocer algo para entender Rayuela? ¿La historia del jazz, por ejemplo? A lo mejor, con los prerrequisitos, puedo abordarla otra vez...



8
De: lgs Fecha: 2003-04-02 04:07

Bueno, yo me marcho ... ¡Estoy en el móvil!



9
De: eledhwen Fecha: 2003-04-02 05:39

No insinúo, afirmo ;D
Un poquito de historia del jazz y un poquito de historia del pensamiento filosófico. Y también algo de cierto tipo de ciencia ficción de tipo ucronía social, tipo Aldous Huxley, que recuerde ahora (seguro que más cosas que se me olvidan y otras que no percibí).
No es que sea imprescindible, claro, pero así Rayuela se deja leer un poquito mejor.



10
De: IceFran Fecha: 2003-04-02 07:04

"¿Llevas la Internet?", es curioso que algo que llevaremos casi sin peso contendrá lo que sobre papel serían pues............. ufff ! y vídeos, y música... No sé, el fuego es muy bonito, pero yo sigo creyendo que Internet es el "¿invento?" más importante de la humanidad... es demasiado, todavía no me lo puedo creer : O



11
De: Akin Fecha: 2003-04-02 07:28

Yo también recomiendo Hyperion, Simmons es probablemente el autor que yo haya leído que mas ritmo es capaz de imprimir a sus novelas. La continuación de Hyperión (la caída) es impresionante en ese sentido.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.156.93.60 (ecd4389828)
Comentario

Se comenta en...

  • curso manipulador alimentos homologado en [libro #20] Trunk Music, de Michael Connelly
  • Google Adsense en 10 razones (o por ahí) por las que cada vez ganas menos dinero con AdSense
  • Jabon casero en [libro #14] Bad Monkey, de Carl Hiaasen
  • JJ en [Libro #10] The son, de Jo Nesbo
  • Anónima en [Libro #11] Prisoners of Geography, de Tim Marshall
  • JJ en [Libro #3] A Christmas Carol, de Charles Dickens
  • PABLO PASCUAL LÓPEZ en [Libro #3] A Christmas Carol, de Charles Dickens
  • JJ en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • Anónima en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • JJ en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • Sobre Atalaya

    Esta es la bitácora o blog de Juan Julián Merelo. Si quieres contactar con el autor, usa su correo electrónico jjmerelo (arroba) gmail.com, o simplemente deja un comentario. Y si quieres leer alguna cosa más de las que escribe, prueba esta novela

    Listas de deseos

    A veces leo

    Otras veces escribo en

    Blogalia Blogalia