Atalaya: desde la tela de araña

Cultura en la red, reflexiones, relatos, tutoriales y paridas diversas

Canción de Barcelona, primera estrofa

2010-07-24 21:09 Mimos en las RamblasMira, mira malagueña, malagueñita,mira, mira, Barcelona,ay que grande y señorona y que bonita. Antonio Molina habla de la Barcelona de hace muchas décadas, que, para qué nos vamos a engañar, no era nada bonita. Abierta, laboriosa, grande y señorona, sin duda. Pero bonita, no. Eso de la bonitez es algo muy subjetivo, pero hay ciudades que lo son. San Sebastián lo es incluso entre los bloques de viviendas del barrio de Gros. Pero Barcelona entre plazas majestuosas y genialidades en las que vive gente, hay manzanas irregulares, con bloques a veces de la anchura de una cama de matrimonio, diferentes alturas, comercios en liquidación, fachadas desintegrándose y en general un panorama urbano que no invita a dejarse llevar por los propios pasos y vagar de manzana octogonal en manzana octogonal.
Sin embargo, Barcelona tiene algo. Aunque sea lo bonito que es contemplar a las mujeres pasear por la Rambla de las Flores. En realidad, tampoco es eso. Lo que se ve en la Rambla de las Flores son miles de familias de turistas con niños vestidos con la camiseta del Barcelona (y de Messi, normalmente, aunque alguno con Iniesta), gente agarrando su mochila o bolso con nerviosismo e incluso algunos que ya han agarrado el bolso de alguien que no lo sujetaba con la suficiente firmeza y lo dejan, tras expoliar lo interesante (es decir, nada de guías, kleenex y botellitas de agua). Y los mimosplús. Porque estos son al mimo tradicional lo que la Sagrada Familia es al románico: un desarrollo extremo de la actuación, del maquillaje, de la puesta en escena e incluso del espacio ocupado. No sólo eso: en la Rambla está el Ronaldinho que, a pesar de su transferencia al Milan, sigue haciendo malabares con el balón, cerca ya de la plaza de Catalunya, y a su lado el Messi. En las Ramblas hay de todo, y a todas horas. Están sólo un poco menos llenas de gente que la avenida Istiklal de Estambul, pero es que en aquella el tranvía hace que uno se apriete mucho.
Etiquetas: , , ,

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://atalaya.blogalia.com//trackbacks/67408

Comentarios

Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.162.91.86 (067874a541)
Comentario

Se comenta en...

  • JJ en [Libro #3] A Christmas Carol, de Charles Dickens
  • PABLO PASCUAL LÓPEZ en [Libro #3] A Christmas Carol, de Charles Dickens
  • tpeliculas en [Libro #31] Crimen contra reloj, de Frank Launder y Sidney Gilliat
  • JJ en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • Anónima en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • JJ en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • tripu en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • fernand0 en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • josemaria en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • armando en Las olas van y vienen
  • Sobre Atalaya

    Esta es la bitácora o blog de Juan Julián Merelo. Si quieres contactar con el autor, usa su correo electrónico jjmerelo (arroba) gmail.com, o simplemente deja un comentario. Y si quieres leer alguna cosa más de las que escribe, prueba esta novela

    Listas de deseos

    A veces leo

    Otras veces escribo en

    Blogalia Blogalia