Atalaya: desde la tela de araña

Cultura en la red, reflexiones, relatos, tutoriales y paridas diversas

Cultura codificada

2010-09-21 08:13 persianaEn unas declaraciones para Time a cuenta de su último libro, William Gibson habla de cómo la cultura, en forma de códigos de conducta, aparece codificada en los objetos de uso habitual;
... creo que estamos viendo [en ellos] un código cultural

Normalmente uno nada por ese código cultural como pez en el agua, y no se da cuenta; pero un cambio de aires lo hace inmediatamente patente.
Las casas, por ejemplo, donde vive la gente, son una plasmación de ese código cultural, y codifican desde el tamaño de la familia hasta las interacciones de la misma. Si tienes una familia un poco más grande de lo normal te va a ser complicado encontrar una casa que se te ajuste, y si la encuentras va a resultar más cara de lo habitual. Una vez en la casa, por otro lado el tamaño, los revestimientos, la propia grifería te impondrán una conducta determinada: podrás beber del grifo o necesitarás vaso, la cocina estará cerca de otra habitación destinada a la comida o será suficientemente grande para que se coma en ella, tendrás un balcón grande para tender o pequeño sólo para sentarte, una puerta o dos puertas...
O las persianas. En la mayoría de los países al norte de los Pirineos evitan las persianas como los gatos escaldados el agua fría. El mensaje que transmiten está claro: levántate con el sol, gandul, que no son horas de estar tumbado sin hacer nada.
Hasta un libro te impone un código de conducta; un pulp te está diciendo "léeme en cualquier sitio y luego tírame", pero uno gordo de pastas duras te dice "necesitas las dos manos, no me puedes leer de pie; cuídame, por eso tengo un papel encima de la portada, tendrás que guardarme cuando termines y si no me cuidas la solapa reflejará lo que hayas hecho conmigo".
Alguien habló en twitter el otro día de cómo la gente en el metro forraba los libros; hasta eso es un código cultural, un interfaz social que dice o "no te importa lo que esté leyendo" o "soy una persona que cuida los libros que le prestan, por eso los forro". El que el mensaje sea ambiguo no impide que en ese uso cotidiano de los objetos esté codificada una cultura, una forma de hacer las cosas determinada.
Gibson dice que los objetos nos transforman a nosotros tanto como nosotros les damos forma, y es cierto, sólo que uno de los procesos es consciente, y el otro, la mayor parte del tiempo, inconsciente.

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://atalaya.blogalia.com//trackbacks/67764

Comentarios

1
De: Senior citizen Fecha: 2010-09-21 09:07

En tiempos de Franco forrar los libros no era un código cultural, sino una necesidad, una mínima barrera para que los "sociales" no detectaran los libros de Ruedo Ibérico a la primera.



2
De: fernand0 Fecha: 2010-09-21 16:39

Supongo que es importante pensar y decidir hasta qué parte de tu vida te codifican otros y cuál codificas tú. Disfruta la novedad, hombre :)



3
De: JJ Fecha: 2010-09-21 17:02

Hombre, disfrutar se disfruta... faltaría más.



4
De: jose Fecha: 2010-09-22 19:02

Las persianas también dicen "no me apetece que el patio entero se pase la tarde mirando todo lo que hago".



5
De: JJ Fecha: 2010-09-22 19:09

Nunca serán suficientemente bien ponderadas las persianas



6
De: karthur Fecha: 2010-09-23 20:48

En mi caso las persianas solo sirven para bajarlas cuando se me fastidian los cierres de las puertas correderas, para que de este modo los ladrones no se puedan colar [tan fácilmente] en mi casa [caso de interesarles venir a coger algo]. Por lo demás, se usan poco ;)



7
De: Cusca Fecha: 2010-10-12 10:54

Lo mejor es un kindle que te lees los libros que quieres y no gastas papel...



8
De: Roman Fecha: 2010-10-12 10:55

O el que regalan con el periódico.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.197.74.137 (ab6ac1b4cb)
Comentario

Se comenta en...

  • JJ en [Libro #3] A Christmas Carol, de Charles Dickens
  • PABLO PASCUAL LÓPEZ en [Libro #3] A Christmas Carol, de Charles Dickens
  • tpeliculas en [Libro #31] Crimen contra reloj, de Frank Launder y Sidney Gilliat
  • JJ en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • Anónima en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • JJ en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • tripu en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • fernand0 en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • josemaria en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • armando en Las olas van y vienen
  • Sobre Atalaya

    Esta es la bitácora o blog de Juan Julián Merelo. Si quieres contactar con el autor, usa su correo electrónico jjmerelo (arroba) gmail.com, o simplemente deja un comentario. Y si quieres leer alguna cosa más de las que escribe, prueba esta novela

    Listas de deseos

    A veces leo

    Otras veces escribo en

    Blogalia Blogalia