Atalaya: desde la tela de araña

Cultura en la red, reflexiones, relatos, tutoriales y paridas diversas

Mar Sabbas, en el corazón de Palestina

2010-12-24 09:35 -No podemos entrar - me dice mi amigo Suhail que nos había llevado por esta carretera al Monasterio del Santo Saba el Santificado, o Mar Saba, o Mar Sabbas.
Por el camino habíamos cruzado, en solitario, el desierto, por una carretera provista de innumerables curvas puestas allí, aparentemente, con la única intención de marear al viajante. Pero también de proporcionar, al volver una esquina, paisajes inéditos y derrotados por el sol. Y niños que surgían desde cualquier parte, ofreciéndote no se sabe muy bien qué. Niños que también abarrotaban la carretera que cruzaba Ubadiya corriendo unos detrás de otros, sin mirar a derecha ni a izquierda, sólo hacia adelante. Y aquí debería insertar la metáfora sobre el futuro de esa tierra, pero lo cierto es que en ese momento sólo pensaba uno en andar con mil ojos para que no chocaran con el coche.
En el coche íbamos Suhail y yo, y todas las chicas de mi familia. Ya nos había advertido Suhail que el monasterio no podían visitarlo las mujeres. Usando el método científico, los monjes habían deducido que como la última vez que lo visitó una mujer, allá por el año 800 o así, hubo un terremoto, la correlación entre mujeres y terremotos era uno, por lo que mejor no tentar a la ciencia (que no a la suerte). Vista de Mar Sabbas - Valle de Kidron
Pero la femineidad es contagiosa, según los monjes. A mi amigo le explicaron que al haber venido con mujeres en el coche, tampoco podíamos visitarlo nosotros. Con las reglas del archimandrita de Jerusalén no se juegan, así que ante la perspectiva de volver a la ruta de las mil curvas, resolvimos quedarnos dando un paseo por los alrededores.
Que mereció la pena, claro. Y, en retrospectiva, también el camino. Porque nos mostró una Palestina tranquila y curiosamente plural, donde pueden convivir todo tipo de intolerancias.
Y luego fuimos a Hebrón. Pero esa es otra historia


Etiquetas: , , , , ,

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://atalaya.blogalia.com//trackbacks/68525

Comentarios

1
De: Juan J. Fecha: 2010-12-26 16:52

Impresionante, la verda es que debe ser toda una aventura, yo no me atrevo...



2
De: JJ Fecha: 2010-12-27 12:26

@Juan J: Con un buen GPS (o un buen amigo que te guíe) puede cualquiera, hombre.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.225.16.58 (4d029e7416)
Comentario

Se comenta en...

  • JJ en [Libro #10] The son, de Jo Nesbo
  • Anónima en [Libro #11] Prisoners of Geography, de Tim Marshall
  • JJ en [Libro #3] A Christmas Carol, de Charles Dickens
  • PABLO PASCUAL LÓPEZ en [Libro #3] A Christmas Carol, de Charles Dickens
  • JJ en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • Anónima en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • JJ en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • tripu en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • fernand0 en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • josemaria en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • Sobre Atalaya

    Esta es la bitácora o blog de Juan Julián Merelo. Si quieres contactar con el autor, usa su correo electrónico jjmerelo (arroba) gmail.com, o simplemente deja un comentario. Y si quieres leer alguna cosa más de las que escribe, prueba esta novela

    Listas de deseos

    A veces leo

    Otras veces escribo en

    Blogalia Blogalia