Atalaya: desde la tela de araña

Cultura en la red, reflexiones, relatos, tutoriales y paridas diversas

La misa en la ciudad del pecado

2011-06-07 00:27 Iglesia de la virgen de GuadalupeNo es del tipo de cosas que aparezca en las guías turísticas. "Top things to do en no sé qué sitio: Ir a la misa de San Torcuato, a tal hora". De hecho, no fue así como lo planteamos en la oficina de turismo de Nueva Orleans: estábamos en el sur, en el sur se canta gospel en las iglesias, y queríamos escuchar gospel. Nos plantearon dos posibilidades, la primera de las cuales nos venía mal, y la segunda era el servicio de las 6 de la tarde en el santuario de la Virgen de Guadalupe.
Con ese nombre no podía ser más que católica, claro, y lo del góspel no encajaba bien. Pero acabada la presentación, allí que nos fuimos, sin saber muy bien qué esperar.
Para empezar, fresco. Saliendo de la calle, con más de treinta grados, la iglesia era un verdadero oasis. Para seguir, ninguna mirada de "usted no es de la pirroquia". De hecho, un portugués con coleta y bermudas y un español con gafas no llamaban la atención más que un joven negro con camiseta amarilla ajustada y rastas de dos colores o un señor mayor blanco con camisa hawaiana o una soldado con el uniforme de combate o una señora hispana de edad y gafas de concha.
Porque cuando paseas por Bourbon street y por el barrio francés hay una división racial bastante evidente. Los turistas son los de un color, y los que están a las puertas de los locales, o sirviendo, o bailando con 10 o 12 años por unas monedas son de otro. Juntos, pero no revueltos.
Aquí estaban juntos y revueltos. En el coro había edades, colores de piel, y colores de pelo, todos contrastando con la túnica morada y estola amarilla que es evidente que contrasta con casi todo y que si lo pusiera como colores de una presentación dejaría ciega a la mitad de la audiencia.
Juntos y conjuntados. Yo no entiendo mucho de música, pero el que dirigía el coro tenía un vozarrón y una guitarra eléctrica, y la chica negra que había a la derecha animaba, sonreía, gesticulaba, junto con el resto. Estaban ahí y sentían lo que cantaban, que todo el mundo podía seguir en los libros de himnos que había en la espalda de los bancos.
Y el cura, de Nueva York, de cierta edad, se baja al pasillo de la iglesia para el sermón, gesticulaba, preguntaba, la gente respondía, en un momento determinado, cuando mencionó el Katrina, la gente prorrumpió en aplausos, contaba chistes, y al final, ovación cerrada. Siguieron los himnos, se siguió cantando, nosotros haciendo un poco karaoke porque si apenas me sé el padrenuestro desde que lo cambiaron, imagínate en inglés, que pueden haberlo cambiado también sin habérmelo notificado.
Cuando en Nueva Orleans haz como los nuevaorleanianos: se arrodilla uno cuando tiene que arrodillarse, y se levanta cuando tiene uno que levantarse. Pero llegado el padrenuestro todo el mundo se coge de la mano, los de los bancos de un lado se acercan a los de otro, alzan las manos y lo rezan a gritos (bueno, y algunos hacemos lipdub).
Momento de paz, y también cuando se da la paz, se vuelve uno, aprieta la mano a toda la familia de color de clase media de delante, a los de detrás, a los de al lado. Todas las razas, todos los colores. Buen rollo a espuertas, mucho más auténtico que las declaraciones de amistad a espuertas que surgen después de beberse la octava cerveza americana o la cuarta europea.
Antes de terminar la misa, el cura pide que se levanten aquellos que vayan a cumplir años, aquellos cuyo aniversario de boda sea próximamente, y finalmente el cura, monaguillos (sí, con traje y todo, niño y niña y otro que debía ser presbítero o sacristán o catecúmeno, a saber) salen, cruz por delante, por el pasillo, en procesión; la gente se espera y cuando salen saludan al cura, en la puerta.
Al vernos el corrillo, se nos acerca el cura, nos pregunta, conversa, nos vuelve a contar el chiste del sermón que no habíamos acabado de entender. Ya éramos de la parroquia, y eso que fuimos para escuchar un poco de góspel.

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://atalaya.blogalia.com//trackbacks/69843

Comentarios

1
De: Anónima Fecha: 2011-06-07 09:01

:-)



2
De: Rafael Merelo Fecha: 2011-06-07 10:08

Es una curiosa, y bonita, costumbre que en España no tienen los curas,la de salir a la puerta a saludar a la feligresía.

¿cuanto duró?



3
De: David Fecha: 2011-06-07 14:08

Eso sí es un buen marketing. Como se nota que en EEUU hay competencia por los feligreses. Ahí se ve lo que hace un monopolio como el de aquí.



4
De: JJ Fecha: 2011-06-07 15:53

@rafa unos cuarenta minutos, en total. No sólo salen a la puerta,también bajan al pasillo a predicar.
@David los monopolios nunca son buenos...



5
De: Senior citizen Fecha: 2011-06-08 09:10

En Granada, en los últimos años del franquismo y durante la transición, había misas muy parecidas. No en las parroquias, sino de grupos que podían ser muy numerosos como las Comunidades Cristianas Populares o Cristianos por el Socialismo. La diferencia es que en vez de góspel se cantaba "A desalambrar", "Al alba", aquello de "A caminar hasta enterrarlos en el mar", el "Canto a la libertad" de Labordeta y el Credo de la Misa Campesina. El cura o los curas no estaban revestidos y se terminaba con un intento del himno de Andalucía, que no se sabía bien nadie y salía bastante distinto de como es ahora. A todo esto, podían llegar los grises o no, pero ahí estaba la emoción del asunto.

Memoria histórica.



6
De: JJ Fecha: 2011-06-08 17:17

Gracias por compartirlo, Senior. ¿Hay fotos?



7
De: Senior citizen Fecha: 2011-06-09 16:14

No hay fotos. Ni se nos pasaba por la cabeza hacerlas....



8
De: Iker Armentia Fecha: 2011-06-09 23:14

Pero ¿te has convertido o no te has convertido?



9
De: San Fecha: 2011-06-10 11:09

Es cierto que hay mucha diferencia entre diferentes religiones, cada una supongo que tenga su "punto", por eso aunque seas muy religioso, no tienes que despreciar otras, el respeto esta por encima de todo.



10
De: Candela Vizcaíno Fecha: 2011-06-10 12:24

Magnífica entrada!!! Enhorabuena!!!! Hace mucho tiempo que un texto no me enganchaba de esta manera!!!



11
De: JJ Fecha: 2011-06-10 14:58

@Iker; me convertí más todavía dos días más tarde en el Tremé.. lo contaré más adelante
@San: por supuesto. Sobre todo si no quieres salir corriendo por el pasillo a base de collejas
@Candela: gracias!



12
De: Iker Armentia Fecha: 2011-06-10 17:24

Treme!!!! Ya estás tardando en contarlo. :-)



13
De: JJ Fecha: 2011-06-10 17:42

Ya he empezado. A ver a qué me da tiempo entre aquí y Miami. Y a ver si puedo subir algunas fotos.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.198.165.74 (a3c7513acd)
Comentario

Se comenta en...

  • curso manipulador alimentos homologado en [libro #20] Trunk Music, de Michael Connelly
  • Google Adsense en 10 razones (o por ahí) por las que cada vez ganas menos dinero con AdSense
  • Jabon casero en [libro #14] Bad Monkey, de Carl Hiaasen
  • JJ en [Libro #10] The son, de Jo Nesbo
  • Anónima en [Libro #11] Prisoners of Geography, de Tim Marshall
  • JJ en [Libro #3] A Christmas Carol, de Charles Dickens
  • PABLO PASCUAL LÓPEZ en [Libro #3] A Christmas Carol, de Charles Dickens
  • JJ en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • Anónima en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • JJ en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • Sobre Atalaya

    Esta es la bitácora o blog de Juan Julián Merelo. Si quieres contactar con el autor, usa su correo electrónico jjmerelo (arroba) gmail.com, o simplemente deja un comentario. Y si quieres leer alguna cosa más de las que escribe, prueba esta novela

    Listas de deseos

    A veces leo

    Otras veces escribo en

    Blogalia Blogalia