Atalaya: desde la tela de araña

Cultura en la red, reflexiones, relatos, tutoriales y paridas diversas

Las calles de Nueva Orleans

2011-06-12 20:29 Punkies escoceses en la calle BourbonPrimero, la gente.
Llegamos a Nueva Orleans de noche y el conductor del autobús desde el aeropuerto, buscando la propina que hace que su sueldo mísero se convierta en aceptable, nos dio un garbeo por el barrio francés, el French Quarter, que a esas horas, como a cualquier otra, estaba repleto de gente con el uniforme oficial: collares de cuenta de colores, bebida en la mano, y un bamboleo intencionado o no. Un Pedro Antonio de Alarcón en los 80, pero con más putiferio (aunque el putiferio no fue evidente en esa primera aproximación, hacen falta más términos de la serie de Taylor).
Segundo, el olor.
Resultado de una noche locaEl jet lag me despertó a las 6 de la mañana. Media hora más tarde, tras comprobar que los hoteles americanos no dan desayunos (salvo aparte y por precios exhorbitantes), me di un garbeo por la ciudad. A esas horas seguí a un chaval que se fumaba un porro, tranquilamente, mientras escuchaba su iPod con auriculares de tamaño gabinete de tiro, y olí la marihuena; olí también, y oí, a las máquinas que se esforzaban en quitar la mugre de una noche de viernes, y olí también que no se habían esforzado lo suficiente, porque seguía oliendo. Bastante. A cerveza con doble destilación, o quizás triple, tras haber pasado por el estómago en un viaje de ida y vuelta, a sudor, a cuerpos apretujados en una noche casi tropical. Pero eran las seis de la mañana, y sólo se veía al del porro, a algunos recalcitrantes a la puerta de los locales, y a gente tirada por el suelo, generalmente de color, pero también sin él, verbigratia.
Tercero, los niños.
Músicos protegiéndose del calorQué quieren que les diga. Un terceto de niños preadolescentes, también de color, bailando conjuntados en medio de la calle puede parecer expresión de una cultura o búsqueda de un porvenir mejor a través de la música. Pero también parece explotación infantil. Y no era anecdótico. Los había a espuertas, en todas las calles, rodeados de gente, sudando y bailando con los treinta grados de humedad y el 70% de calor, o viceversa. Una pena. Lo que me lleva a la cuarta parte.
La miseria.
Cuando uno piensa en Nueva Orleans, en abstracto, o tras leer un artículo de la Wikipedia, puede que lo asocie con París, con Las Vegas, o, quizás más acertadamente, con el barrio rojo de Amsterdam. Tiene un poco de todos. Pero la ciudad que me venía a las meninges es Jerusalén. La calle Bourbon es la vía dolorosa, donde la gente peregrina su soledad con el vaso de cóctel a cuestas, pero toda la ciudad es un zoco, donde gente trata de vender su miseria, abanicos, cuatro gorras, latas de cerveza fría, te pide dinero con el truco de averiguar de dónde son tus zapatos, simplemente se sienta con un vaso de plástico en la mano y dormita esperando que caiga un quarter, bailan y tocan en grupos más grandes y más pequeños, abren sus tiendas 24 horas esperando que, tarde o temprano, alguien caiga. O simplemente abandonan su casa a su suerte, y la dejan que vaya, poco a poco, decayendo. Como en el zoco de Jerusalén y en sus alrededores, donde lo que más llamaba la atención era la gente buscándose la vida con poco o con nada, y tratando de engañar al turista con trucos. Tengo montones de fotos de casas a mitad de camino hacia el montón de escombros.
Pero claro, ahí está la belleza. "Todo el mundo ve las cosas de forma diferente", me dijo la mujer que manejaba la barbacoa en la puerta del Candlelight Lounge. Pero esa es otra historia

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://atalaya.blogalia.com//trackbacks/69890

Comentarios

1
De: manel Fecha: 2011-06-12 21:29

Suena algo desolador el asunto por no decir triste... la pregunta obliga para mi seria: ¿tan mal sigue new orleans? o ¿es que siempre ha sido asi?



2
De: JJ Fecha: 2011-06-12 21:34

Si ves "Cincinatti kid", una buena peli del año 65, el panorama es bastante similar. Yo creo que es en parte el Katrina, en parte la crisis económica, en parte que es así, simplemente.



3
De: manu Fecha: 2012-10-06 00:25

Acabo de volver de Nueva Orleans y coincido plenamente con tus apreciaciones. Nueva Orleans es una ciudad idealizada hasta que la visitas. Eso no quita que tenga su decadente encanto, pero desde luego está bastante hecha polvo.

Sin ánimo de spameaer, solo enriquecer, aquí resumo mis impresiones...

http://www.cuadernosdejazz.com/component/content/article/2487.html



4
De: JJ Fecha: 2012-10-06 08:20

Muchas gracias, Manu.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.204.252.37 (2ff8ab5101)
Comentario

Se comenta en...

  • JJ en [Libro #3] A Christmas Carol, de Charles Dickens
  • PABLO PASCUAL LÓPEZ en [Libro #3] A Christmas Carol, de Charles Dickens
  • tpeliculas en [Libro #31] Crimen contra reloj, de Frank Launder y Sidney Gilliat
  • JJ en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • Anónima en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • JJ en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • tripu en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • fernand0 en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • josemaria en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • armando en Las olas van y vienen
  • Sobre Atalaya

    Esta es la bitácora o blog de Juan Julián Merelo. Si quieres contactar con el autor, usa su correo electrónico jjmerelo (arroba) gmail.com, o simplemente deja un comentario. Y si quieres leer alguna cosa más de las que escribe, prueba esta novela

    Listas de deseos

    A veces leo

    Otras veces escribo en

    Blogalia Blogalia