Atalaya: desde la tela de araña

Cultura en la red, reflexiones, relatos, tutoriales y paridas diversas

[Libro #39] Abril Rojo, de Santiago Roncagliolo

2011-09-19 19:19 Los viajes constituyen buenas ocasiones para leer que rara vez se aprovechan, a veces por la propia pereza que te genera el tener que centrar tu atención en algo y otras veces porque simplemente no tienes tiempo. Pero empecé a leer este libro nada más comprarlo en la librería SBS sita en Larcomar, Lima y me enganchó su sarcasmo, su lenguaje, y sobre todo que combinara la investigación de un crimen con la introspección histórica. Por otro lado, me venía recomendado por Juan Arellano (que también lo comentó en su blog), así que tenía todos los mimbres para que me absorbiera y me evitara el tedio de un viaje transatlántico.
La historia comienza con el informe fiscal sobre lo que puede ser un crimen: una persona horriblemente quemada aparece en un pajar cerca de Ayacucho, que fue centro de la violencia durante la guerra contra Sendero Luminoso. El fiscal Chacaltana, un petimetre inocentón, se propone aplicar estrictamente los procedimientos para investigarlo. Se encuentra con todo tipo de inconvenientes por parte de la policía, que cierra el caso prematuramente, e incluso el ejército, el verdadero poder de la zona. Y a partir de ahí comienza el verdadero descenso a los infiernos de Chacaltana, que va encontrando su lugar en el engranaje del país, en la red social local, y finalmente su posición como demonio de ese infierno que fue Perú durante la época senderista.
El autor combina de forma magistral la trama con los ciclos de fiestas católicos, a su vez trasunto de celebraciones paganas anteriores a los españoles, y combina la imaginería de la novela con las diferentes etapas de la historia de Perú, como los huacas peruanos que combinan en su estructura las huellas de las diferentes civilizaciones peruanas.
En resumen, es una novela que te agarra, te pega varias patadas donde más duele, pero que finalmente te enseña lo que quizás nunca quisiste saber, como le sucede al propio protagonista. Para mi, de lo mejorcito que he leído últimamente, aunque descuide en algún momento la motivación de los personajes. No en vano recibió el premio Alfaguara de novela en 2006.
Etiquetas: , ,

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://atalaya.blogalia.com//trackbacks/70428

Comentarios

1
De: Isabel Guerra Fecha: 2011-09-22 15:52

De que es un ejemplo del buen uso de los recursos del género policia, seguramente que lo es. Aunque para la gente de mi generación es un poco extraño ver a los más jóvenes escribiendo sobre cosas que conocen de oídas, por lecturas y por referencias de sus mayores. Personalmente, no puedo evitar sentir que se terminan usando como mera escenografía, banalizando, coyunturas que fueron especialmente trágicas. Aunque esto es una opinión mía sobre algo totalmente extraliterario, claro.



2
De: JJ Fecha: 2011-09-22 16:36

La literatura no creo que banalice, pero sí es cierto que puede tomar prestadas situaciones y elementos y ponerlas en otro contexto con el objetivo de provocar una reacción en el lector... Es inevitable.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.145.64.172 (3501d9ff79)
Comentario

Se comenta en...

  • Jabon Casero en [libro #14] Bad Monkey, de Carl Hiaasen
  • oficinas virtuales en Más fotos de Úbeda
  • marketing sensorial en Más fotos de Úbeda
  • JJ en [Libro #10] The son, de Jo Nesbo
  • Anónima en [Libro #11] Prisoners of Geography, de Tim Marshall
  • JJ en [Libro #3] A Christmas Carol, de Charles Dickens
  • PABLO PASCUAL LÓPEZ en [Libro #3] A Christmas Carol, de Charles Dickens
  • JJ en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • Anónima en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • JJ en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • Sobre Atalaya

    Esta es la bitácora o blog de Juan Julián Merelo. Si quieres contactar con el autor, usa su correo electrónico jjmerelo (arroba) gmail.com, o simplemente deja un comentario. Y si quieres leer alguna cosa más de las que escribe, prueba esta novela

    Listas de deseos

    A veces leo

    Otras veces escribo en

    Blogalia Blogalia