Atalaya: desde la tela de araña

Cultura en la red, reflexiones, relatos, tutoriales y paridas diversas

El derecho a la copia en los tiempos del cólera

2011-12-24 17:33 PE - Printing Press MTA_1039Esto va camino de convertirse en una serie. Empezamos con lo difícil que es ponerle puertas al campo y seguimos con el el síndrome de Bartleby-Sparrow (Jack, por supuesto) a cuento de que la escritora Lucía Etxebarría dejaba la literatura.
Al parecer, nunca se le ha oído quejarse de que sus libros se presten, se lean en bibliotecas o, una vez consumidos (o no) se lleven a una librería de segunda mano para recuperar una parte de su valor. O se vendan en eBay a 1.99 € todas las veces que uno desee. Imagino que habría sido un poco ridículo, después de una visita a una biblioteca municipal y la comprobación de que uno de sus libros está en préstamo, decir
Los paisanos de este pueblo se están aprovechando de mi trabajo, pidiendo prestado mi libro sin que yo vea un duro. Sé de buena tinta, además, que una vez prestado ¡lo leen varios de la misma familia! Intolerable. Dejaré de escribir.

Porque al final, el nombre de las cosas es importante. Una copia es ilegal, porque el derecho a copia de lo reservan los autores (con editores, según el caso). Una lectura, no lo es. De hecho, supone que ha sido escrito y puesto a la venta por ello. Puedes leer un libro infinitas veces, pasarlo de mano en mano, dejarlo para bookcrossing, ¡hasta puede cogerlo un desconocido! Ninguno de esos actos supone el más mínimo beneficio para el autor ni editor. Entre otras cosas, porque no se puede evitar. Un libro es un libro y puedes hacer lo que te dé la gana con él.
Pero un libro electrónico, aparentemente, no lo es. Tienes que mantenerlo encerradito y a buen recaudo, en algunos casos sin tener siquiera derecho a prestarlo. No puedes copiarlo a tu familia o dejarlo en un servidor para que el que pase por ahí lo pueda copiar y leerlo. ¿Por qué?
Vale, el fichero lo puedes copiar todas las veces que te dé la gana y el libro, bueno, es un sólo libro. Pero por mucho que se copie, no se puede leer de forma infinita. En la práctica, un fichero puede tener más difusión que las copias físicas. Un libro lo pueden leer 10, 100 personas y un solo fichero se puede copiar todas las veces que le dé a uno la gana. Pero en la práctica, de los que lo copien, lo leerán sólo unos cuantos, con lo que, realmente, tampoco hay tanta diferencia. En la práctica, también, leer un libro físico gratis es bastante fácil. Biblioteca, colegas, o lo buscas de segunda mano. Si no es un bestseller es posible que no lo encuentres, pero es que tampoco alguien se va a tomar la molestia de hacer un torrent y ponerlo por ahí.
En la práctica, igual que no es posible evitar que un libro se preste aunque se parezca terriblemente a infringir el derecho a copia, es prácticamente imposible proteger el derecho a la copia de los autores. Es jodido, pero es así. Como dice Javi de Ríos el que suceda así no debería ser un problema, sino un reto a superar y a aprovechar desde las editoriales y los propios autores. Así que el espíritu es Vale, copian mis libros. Ya lo superaré.

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://atalaya.blogalia.com//trackbacks/70975

Comentarios

1
De: jose Fecha: 2011-12-24 19:50

¡Novedad! El próximo Kindle estará cubierto con una resina que detecta tus huellas. Si detecta dedos no registrados, se apaga y manda un sms automático a la policía.

Se publicitará como un mecanismo contra el robo.



2
De: JJ Fecha: 2011-12-25 10:35

¿En serio?



3
De: Xabier Villanueva Amadoz Fecha: 2011-12-26 14:15

Un fichero que vuela por el ciberespacio no está muy bien visto por las editoriales. En cuanto a los autores, hay de todo.

Yo, por ejemplo, creo que el hecho de que una obra tuya esté siendo compartida es porque está gustando. Habría que saber aprovechar eso y no poner barreras a un acto que no es ilegal. Que luego ganen publicidad por ello no me parece justo, ni ético, porque quien se ha esforzado porque ese título salga a la luz no recibe ni un "gracias" a cambio.

Al final todos iremos con grilletes, y en vez de compartir la cultura la arrinconarán para tenernos bien dóciles. Esperemos que no acaben poniendo filtros en Internet o prosperen las leyes como SOPA, pues únicamente nos dejarán leer lo que ellos quieran.

Buen artículo. Un saludo.



4
De: JJ Fecha: 2011-12-26 18:52

Gracias por tu aportación, Xabier.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.196.91.84 (b66e25e0c2)
Comentario

Se comenta en...

  • JJ en [Libro #3] A Christmas Carol, de Charles Dickens
  • PABLO PASCUAL LÓPEZ en [Libro #3] A Christmas Carol, de Charles Dickens
  • tpeliculas en [Libro #31] Crimen contra reloj, de Frank Launder y Sidney Gilliat
  • JJ en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • Anónima en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • JJ en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • tripu en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • fernand0 en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • josemaria en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • armando en Las olas van y vienen
  • Sobre Atalaya

    Esta es la bitácora o blog de Juan Julián Merelo. Si quieres contactar con el autor, usa su correo electrónico jjmerelo (arroba) gmail.com, o simplemente deja un comentario. Y si quieres leer alguna cosa más de las que escribe, prueba esta novela

    Listas de deseos

    A veces leo

    Otras veces escribo en

    Blogalia Blogalia