Atalaya: desde la tela de araña

Cultura en la red, reflexiones, relatos, tutoriales y paridas diversas

Visitando sitios improbables

2012-02-11 19:47 Frontispicio con palomas
Me voy de vacaciones a Albacete

no es una frase que uno escuche a menudo. Hay algo que tienen los lugares a los que se les coloca la etiqueta de destino turístico, óptimos locales de historia, cultura o simplemente altura (como sucede a los clásicos mar o montaña). Albacete, que ni siquiera es un óptimo alfabético (Álava le precede, aunque no como capital de provincia), podría convertirse por tal razón en el primero de una ruta de capitales de provincia por orden alfabético ruta, de por sí, tan improbable como la frase inicial.
Sin embargo, los sitios sin encanto tienen, por esa misma razón, un encanto paradójico, que comienza por la ausencia de agobios cuando se visita y la naturalidad con que se acoge al turista, sin una pizca de ansiedad en la mirada, sino con curiosidad y una cierta sorna. Madroño y torre de catedral
¿Qué tiene Albacete, pues? Lo primero que me viene a la cabeza es La Tienda del Té, que, situada en una callejuela secundaria y sin una presencia web adecuada, descubrí sólo porque pusieron en la habitación de mi hotel una tetera de barro con dos cuencos y una infusión. Si no eres aficionado al té es posible que te traiga sin cuidado, pero tienes muy cerca la Librería Herso que es lo que uno espera de una buena librería: montones de libros, bien organizados y colocados ahí para ser hojeados y eventualmente comprados.
Angelotes albaceteños¿Qué más? En realidad, todo; cualquier sitio, con la luz adecuada e incluso con temperaturas bajo cero, tiene su belleza. Es simplemente cuestión de buscar el juego de luces y sombras, ir siempre mirando por encima de las caberzas de la gente, y por supuesto dejarse llevar por la entrada a un callejón o por los flujos de gente. ¿Qué lugar no tiene un edificio de los años 20 que se ha librado de la especulación inmobiliaria, una ermita románica con retablo barroco, o una escultura de prócer local, posiblemente a caballo, siendo lentamente destruida por el guano? Albacete tiene todo eso. Y además un gran jamón, queso y vino.
No es que vayáis a dejar de ir a Benidorm las próximas vacaciones, pero mira, no os pilla lejos y se puede echar un buen día allí. Tengo entendido que hay gente que incluso pasa una vida entera.

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://atalaya.blogalia.com//trackbacks/71274

Comentarios

Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.196.47.128 (9844182e45)
Comentario
¿Cuánto es: mil + uno?

Se comenta en...

  • George Windsor en Vuelven los buenos tiempos
  • JJ en [Libro #22] Fantasía, de Emilia Pardo Bazán
  • Palimp en [Libro #22] Fantasía, de Emilia Pardo Bazán
  • marta en [Libro #21] Birchwood, de John Banville
  • JJ en [Libro #10] The son, de Jo Nesbo
  • Anónima en [Libro #11] Prisoners of Geography, de Tim Marshall
  • JJ en [Libro #3] A Christmas Carol, de Charles Dickens
  • PABLO PASCUAL LÓPEZ en [Libro #3] A Christmas Carol, de Charles Dickens
  • JJ en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • Anónima en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • Sobre Atalaya

    Esta es la bitácora o blog de Juan Julián Merelo. Si quieres contactar con el autor, usa su correo electrónico jjmerelo (arroba) gmail.com, o simplemente deja un comentario. Y si quieres leer alguna cosa más de las que escribe, prueba esta novela

    Listas de deseos

    A veces leo

    Otras veces escribo en

    Blogalia Blogalia