Atalaya: desde la tela de araña

Cultura en la red, reflexiones, relatos, tutoriales y paridas diversas

Vacaciones cuatro: el ritmo

2012-08-06 11:17 La rutina laboral es un ritmo, sí, pero no se lo reconoce como tal, o está uno demasiado inmerso en ella, como el pez en el agua, y simplemente no nos damos cuenta. Pero, en vacaciones, me llaman la atención los múltiples ritmos que te rodean.
Túmbate en la playa, cierra los ojos. Igual te pierdes algo interesante, pero puedes percibir los siguientes ritmos
  1. El de las olas llegando a la playa, uno cada pocos segundos
  2. Los vecinos de sombrilla comiendo pipas, cada uno de la familia con su propio ritmo
  3. El golpeo de la bola en las palas de la pareja que anda jugando un poco más allá
  4. El que pasa vendiendo refrescos "Fantas, coscascolas, acuarios"

Frente de ondas retrógrado
Si abres los ojos, percibirás todavía más. El grupo de amigas que ha pasado hace segundos, y que ahora vuelve; los ritmos visuales de las olas llegando de forma regular y de las huellas que se van dejando sobre la arena mojada... tu propio ritmo de elevación de temperatura hasta que llega al punto insoportable en que te tienes que meter en el agua, y luego te mojas, das vueltas, vuelves a empezar. El ritmo sincopado de pasar las hojas del periódico, de las noticias que vuelven todos los veranos a donde sea que publiquen noticias: muere un famoso, otro se casa, otro se divorcia, récords de temperatura en Antofagasta, y las playas están llenas, o vacías, o más llenas o vacías de lo esperado.
Las vacaciones, además, te permiten escaparte de ese ritmo. Te puedes levantar más temprano, o más tarde, colocarte en una posición privilegiada para ver aquellos que acompasadamente andan, o corren, o montan en bicicleta por las mañanas, y luego vuelven por donde han venido, escuchar el ritmo de su respiración y la caída inevitable de gotas de sudor de su frente mientras tú te zampas una rosca de churros. Que también es una espiral y tiene su propio ritmo.
O leer rítmicamente estas atalayas vacacionales que ayer rompieron su ritmo de una al día. Así que hoy habrá que hacer dos para compensar.

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://atalaya.blogalia.com//trackbacks/72216

Comentarios

1
De: Juan Lupión Fecha: 2012-08-06 13:00

O el ritmo de los corredores matutinos, algunos más curtidos y otros que amenazan con echar la cena del día anterior.



2
De: JJ Fecha: 2012-08-06 18:59

Cansan sólo de verlos, sí...



3
De: Arkangel Fecha: 2012-08-07 18:32

Ostras, ¡estás super Zen! Pero sí, sí... He cerrado los ojos un momento y visto esas escenas rítmicas.



4
De: JJ Fecha: 2012-08-07 22:48

Es que las vacaciones son muy Zen, en general.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.144.57.183 (9bd70b92b9)
Comentario
¿Cuánto es: mil + uno?

Se comenta en...

  • George Windsor en Vuelven los buenos tiempos
  • JJ en [Libro #22] Fantasía, de Emilia Pardo Bazán
  • Palimp en [Libro #22] Fantasía, de Emilia Pardo Bazán
  • marta en [Libro #21] Birchwood, de John Banville
  • JJ en [Libro #10] The son, de Jo Nesbo
  • Anónima en [Libro #11] Prisoners of Geography, de Tim Marshall
  • JJ en [Libro #3] A Christmas Carol, de Charles Dickens
  • PABLO PASCUAL LÓPEZ en [Libro #3] A Christmas Carol, de Charles Dickens
  • JJ en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • Anónima en [Libro #29] El guardián invisible, de Dolores Redondo
  • Sobre Atalaya

    Esta es la bitácora o blog de Juan Julián Merelo. Si quieres contactar con el autor, usa su correo electrónico jjmerelo (arroba) gmail.com, o simplemente deja un comentario. Y si quieres leer alguna cosa más de las que escribe, prueba esta novela

    Listas de deseos

    A veces leo

    Otras veces escribo en

    Blogalia Blogalia