Atalaya: desde la tela de araña

Cultura en la red, reflexiones, relatos, tutoriales y paridas diversas

[Libro #13] Maestra, de L. S. Hilton

2016-04-26 07:28 Este es uno de los peores libros que he leído nunca. Y ha leído libros malos. Algunos los he dejado de leer al rato. Pero, con este, simplemente no podía admitir que fuera tan malo, así que lo he aguantado hasta el final, aunque sea sólo para certificar la ausencia de todo tipo de cualidad redentora.
Pero vamos primero con lo que la novela no es. No es un thriller. No tiene nada de thriller. Un thriller no es una novela donde matan a gente. Debe haber thrill, emoción, anticipación. Esa emoción que precede al asesinato y que te hace, como en los títeres de cachiporra, gritarle al personaje "No, por ahí no" o al malo "No, no, vete, vete". No, los crímenes pasan, el asesino o asesina se queda tan pancha y el muerto no puede quedarse otra cosa que muerto. ¿Hay emoción en la persecución del asesinato? No, tampoco. Tras el primero queda claro que todo va a queda impune, así que a pesar de algún intento de la autora de que parezca que hay alguna tensión en la misma, no, no la hay.
¿Es "la novela más sexy que leerás este año"? Desde luego, no pienso leer ninguna novela más de este estilo en una buena cantidad de años, así que es posible que sea la más "sexy", lo que quiera que signifique eso. Que en este caso significa que hay sexo. Pero habrán pensado que meter crímenes y sexo es una fórmula ya un poco trillada. ¿Qué más le podemos meter, dicho sea sin ningún tipo de intención? Ah, sí. Coprofilia. Venga, un toquecito aquí y allá, para que no digan que no innovamos en la literatura. Y arte. Muchos nombres de pintores, así sin ton ni son. Salvo Artemisia Gentileschi, cuyos cuadros parecen darle una especie de hilo conductor (más allá del sexo, asesinato, parte aburrida, sexo, asesinato) y que quizás sea lo único que salve a esta obra del cero patatero.
¿Aparte de esto, qué queda? Demasiados pañuelos Miu Miu y ropa de Prada. Detalles de vestuario que se quedan en eso. Hay ropa cara y ropa barata. Los personajes son intercambiables. Gordos, desaliñados, estúpidas, estúpidos. La autora ha decidido tratar con infinito desprecio a toda la creación, a toda su creación, inclusive a Judith Rashleigh, ¿qué tipo de nombre es ese?. Y ya que hablamos de nombres, "da Silva" no es un nombre italiano. Es portugués. Y el traductor también tiene culpa. Uno no se pasea "por" una Riva. Se pasea "en" una Riva, que es una lancha, una maravilla artesanal, el Rolls Royce del mar. Y hay que informarse un poco sobre los silenciadores subsónicos. Que no silencian tanto. Que viene en la wikipedia. Y vaya lío que se hace con la Ruger y los silenciadores.
En resumen, un perfecto mojón que no me cabe duda que, con los mimbres anteriores, se convertirá en todo un éxito.

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://atalaya.blogalia.com//trackbacks/76307

Comentarios

Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.225.47.94 (8565fe9350)
Comentario

Se comenta en...

  • Cambio de estilo en [libro #19] The burning secret, de Stefan Zweig
  • Linker SEO en La internet invisible
  • pioneerseo en La internet invisible
  • Less Annoying CRM Review en [Libro #21] Birchwood, de John Banville
  • food open near me en [Libro #21] Birchwood, de John Banville
  • cara membesarkan alat vital pria dengan tangan en La internet invisible
  • obat kuat en La internet invisible
  • Linker SEO en La internet invisible
  • Linker SEO en La internet invisible
  • parsa en [Libro #17] American Noir, recopilado por Ellroy & Plezner
  • Sobre Atalaya

    Esta es la bitácora o blog de Juan Julián Merelo. Si quieres contactar con el autor, usa su correo electrónico jjmerelo (arroba) gmail.com, o simplemente deja un comentario. Y si quieres leer alguna cosa más de las que escribe, prueba esta novela

    Listas de deseos

    A veces leo

    Otras veces escribo en

    Blogalia Blogalia